Recorrido de navegación

Derecho del trabajo

¿Qué es el Derecho del trabajo?

El Derecho del trabajo (legislación laboral) establece cuáles son los derechos y obligaciones de los trabajadores y empresarios.

El Derecho europeo del trabajo abarca dos grandes ámbitos:

  • las condiciones de trabajo: horarios, trabajo a tiempo parcial, trabajo de duración determinada, trabajadores desplazados, etc.
  • la información y consulta a los trabajadores: en caso de despido colectivo, traspaso de empresas, etc.

¿Cómo funciona?

La UE y el Derecho del trabajo

En las últimas décadas, las políticas de UE han tenido por objetivos:

  • alcanzar un alto nivel de empleo y una fuerte protección social
  • mejorar las condiciones de vida y de trabajo
  • velar por la cohesión social.

La UE quiere fomentar el progreso social y mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos de Europa: así lo establece el preámbulo de su Tratado de Funcionamiento.

En materia de Derecho del trabajo, las medidas de la UE sirven de complemento a las iniciativas de cada país miembro al establecer normas mínimas. Basándose en el Tratado —concretamente, en su artículo 153—, la UE adopta leyes (las directivas) que establecen requisitos mínimos sobre:

  • condiciones de trabajo y empleo
  • información y consulta a los trabajadores.

Cada país miembro es libre de ofrecer niveles de protección más altos si lo desea. Así, aunque la Directiva europea sobre ordenación del tiempo de trabajo garantice el derecho de los trabajadores a 20 días de vacaciones pagadas al año, muchos países optan por conceder derechos más generosos.

Las autoridades nacionales y el derecho del trabajo

La UE adopta directivas que los países miembros incorporan a su legislación nacional y aplican. Por tanto, son las autoridades nacionales —tribunales, inspecciones, etc.— las responsables de que se cumplan las normas.

El Tribunal Europeo de Justicia y el Derecho del trabajo

Cuando se llevan contenciosos en los que surgen dudas sobre la interpretación de una directiva europea ante los tribunales nacionales, estos pueden remitir la cuestión al Tribunal de Justicia de la UE. El órgano europeo podrá facilitar al nacional las respuestas necesarias para resolver el litigio.

La Comisión Europea y el Derecho del trabajo

La Comisión comprueba que las directivas europeas se incorporen a las legislaciones nacionales y garantiza que las normas se apliquen correctamente mediante un control sistemático.

Si la Comisión considera que un país de la UE no ha incorporado correctamente una directiva a su legislación nacional, puede iniciar un procedimiento de infracción.

De este modo se cerciora de que todos los derechos contemplados en las directivas europeas se reconozcan en el Derecho nacional. En cambio, la Comisión no puede ofrecer vías de recurso — indemnizaciones, reparaciones, etc.— a los particulares: deben dirigirse a las autoridades nacionales competentes.

¿Cuáles son los resultados?

Hay más de 240 millones de trabajadores en la Unión Europea. El Derecho europeo del trabajo permite a un gran número de ciudadanos gozar directamente de sus derechos laborales y tiene efectos positivos en uno de los ámbitos más concretos e importantes de su vida cotidiana.

Pero el Derecho europeo del trabajo también beneficia a los empresarios y a la sociedad en su conjunto:

  • al establecer un marco claro de derechos y obligaciones en el lugar de trabajo
  • al proteger la salud de los trabajadores
  • al fomentar un crecimiento económico sostenible.

Además, el Derecho europeo del trabajo es inseparable del mercado único. La libre circulación de bienes, servicios, capitales y trabajadores debe ir de la mano de una normativa laboral que garantice que países y empresas compitan lealmente, a través de la calidad de sus productos y no reduciendo la de su legislación laboral.

    Compartir

  • Twitter Facebook Compartir en google+