Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión

Capacidades y cualificaciones

El modo en que trabajamos, aprendemos, participamos en la sociedad y llevamos a cabo nuestra vida cotidiana cambia constantemente en función de los avances tecnológicos así como de los retos mundiales y demográficos. Las competencias adecuadas ayudan a las personas a adaptarse a dichos cambios y garantizan su bienestar al tiempo que contribuyen a la sociedad, productividad y crecimiento económico.

En la actualidad, las personas necesitan estar provistas de una serie de habilidades que abarcan desde las competencias básicas, como la capacidad de leer y escribir, la de cálculo y las digitales, hasta las profesionales o técnicas, e igualmente, las competencias empresariales y las transversales, entre otras, las lenguas extranjeras o la capacidad de aprender y tener iniciativa.

En el momento presente, Europa afronta diversos desafíos:

  • Una proporción tan elevada como inaceptable de europeos, a saber, uno de cada cinco, todavía tienen problemas con la lectura y la escritura, y son muchos los que carecen de competencias aritméticas y digitales. Un porcentaje significativo de migrantes y solicitantes de asilo carecen de las destrezas básicas y tienen un conocimiento deficiente de la lengua del país de acogida, por lo que corren riesgo de quedarse desempleados, padecer pobreza y exclusión social.
  • Son numerosos los europeos que no pueden encontrar un empleo dado que no poseen las aptitudes pertinentes o bien porque la labor que desempeñan no se corresponde con su talento. De hecho, el 30 % de diplomados de la enseñanza superior ocupan puestos de trabajo para los que no se requieren títulos universitarios.
  • Al mismo tiempo, el 40 % de los empleadores no pueden encontrar personal con las capacidades apropiadas para cubrir sus vacantes y una cifra muy reducida de trabajadores cuenta con la preparación, actitudes y competencias para establecer sus propios negocios o buscar nuevas oportunidades.

La educación y formación son competencia de los Estados miembros. Los mercados de trabajo nacionales y regionales, así como los sistemas educativos, hacen frente a sus retos particulares, si bien los Estados miembros arrostran los mismos problemas y asisten a las mismas oportunidades.

Por dicho motivo, las iniciativas europeas en materia de aptitudes pretenden movilizar a todas las partes interesadas europeas a través de los siguientes ejes de acción:

Las recomendaciones específicas por países relacionadas con el desarrollo de destrezas se orientan cada año a un alto número de Estados miembros para guiar la formulación de sus políticas nacionales.

Se dispone de asistencia para el desarrollo de estrategias nacionales relativas a las cualificaciones en colaboración con la OCDE con el fin de ayudar a los Estados miembros a producir respuestas políticas concretas mientras que la financiación de la UE fomenta la aplicación práctica de la elaboración de políticas:

En el pasado, la Comisión planteó una serie de acciones políticas para atajar desafíos y temas importantes ligados a las aptitudes, por ejemplo, las Nuevas cualificaciones para nuevos empleos y  Un nuevo concepto de educación.

El 10 de junio de 2016, adoptó una Nueva agenda de capacidades para Europa de carácter holístico que enunciaba diez acciones para promover la inculcación de mejores destrezas a los europeos.

Compartir esta página