Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión

Lucha contra la discriminación en el trabajo

Todos tenemos derecho a contar con las mismas oportunidades. Recibir un trato justo es un derecho básico en la Unión Europea. Es ilegal discriminar a una persona por motivos de sexo, edad, discapacidad, origen étnico o racial, religión, creencias u orientación sexual. 

Igualdad de trato entre hombres y mujeres

Las leyes para los derechos de igualdad entre hombres y mujeres han existido desde el nacimiento de la Comunidad Europea. 

Desde 1970 se han adoptado un total de 13 documentos legislativos que pretenden garantizar que hombres y mujeres obtengan un trato justo e igualitario en el trabajo. 

Estas leyes cubren distintas áreas, entre las que se incluye el trato igualitario al solicitar un puesto de trabajo, el trato igualitario en el lugar de trabajo, la protección de las empleadas embarazadas y en periodo de lactancia, y los derechos a disfrutar de la baja por maternidad o paternidad. 

Millones de mujeres y hombres en toda Europa disfrutan de estos derechos a diario; pero pocos saben que la artífice de estas leyes es la Unión Europea. 

Lucha contra otras formas de discriminación laboral

Las leyes para los derechos igualitarios entre hombres y mujeres se sumaron a la nueva legislación de la UE en el año 2000, que prohíbe la discriminación en otros ámbitos. De acuerdo con estas nuevas leyes es ilegal discriminar a alguien por su: 

  • Origen racial y étnico
  • Religión y creencia
  • Discapacidad
  • Orientación sexual
  • Edad 

Estos cinco ámbitos de discriminación, junto con la discriminación de sexo, se incluyen en el Tratado de Ámsterdam de la Unión Europea como áreas en las que puede actuar la UE para evitar la discriminación. 

Es evidente que pueden producirse conductas discriminatorias por otros motivos, como por el hecho de que una persona esté o no casada, por su nivel de ingresos o por el lugar donde resida. La discriminación también puede producirse por un cúmulo de razones, por ejemplo, por la edad y el sexo de una persona (por ejemplo, una mujer mayor puede ser especialmente vulnerable a un trato injusto en el mercado laboral). Si desea obtener más información sobre el fenómeno de la discriminación múltiple, le interesará leer este informe.  

Las leyes para proteger a las personas contra la discriminación como consecuencia de su origen racial y étnico (por ejemplo, porque sea negra o gitana) abarcan no solo al empleo, sino también a otras áreas de la vida diaria en las que se puede producir un trato injusto, por ejemplo, en los centros educativos, en el hogar, en la asistencia sanitaria o al intentar acceder a bienes o servicios, por ejemplo, un trato injusto en tiendas, restaurantes, hoteles, etc. 

Todos los países de la UE están obligados a incorporar estas normas para la igualdad en su legislación. Asimismo, los países que se incorporen a la Unión Europea deberán cumplir estas normas. 

La legislación que regula el trato igualitario en la Unión Europea establece los niveles mínimos que se aplican a todo ser vivo que trabaje en la Unión Europea. Los países pueden dar un paso más y adoptar medidas legales aún más estrictas. 

Cómo obtener ayuda

Para más información sobre sus derechos y obligaciones según la normativa europea sobre igualdad de trato o saber dónde obtener información y asesoramiento en su país, consulte los enlaces relacionados de esta página. 

La legislación es fundamental a la hora de luchar por la igualdad, pero somos conscientes de que debemos hacer algo más. Por eso la Unión Europea apoya una serie de medidas para combatir la discriminación, desde la financiación de proyectos a la realización de investigaciones para apoyar campañas de concienciación e información.

Sin noticias en los últimos seis meses.

Compartir esta página