Navigation path

Nuevas vías de acceso al trabajo

El FSE financia proyectos que están ayudando a millones de personas a encontrar trabajo. Además, esta ayuda se centra de manera especial en las personas a las que les resulta más difícil encontrarlo, ya sea porque sus habilidades han quedado obsoletas o porque carecen de cualificación.

Todo el mundo se enfrenta al reto de encontrar trabajo, normalmente más de una vez a lo largo de la vida. La búsqueda de empleo puede ser muy distinta según las circunstancias individuales. Dar a las personas el apoyo necesario en ese momento requiere un enfoque adecuado, adaptado a las necesidades de cada individuo.

  • El FSE financia la orientación de los grupos de trabajadores cualificados amenazados por el desempleo porque su sector está en declive. En caso necesario, se reciclan y adquieren nuevas cualificaciones para los puestos que demanda el mercado. A menudo, esas nuevas cualificaciones se deben a que las distintas industrias se adaptan progresivamente a una economía de bajas emisiones de carbono. El FSE también apoya la movilidad laboral y ayuda a quienes deseen encontrar trabajo en otros países de Europa a dominar el idioma local y realizar prácticas.
  • Los programas del FSE ofrecen formación y cualificación a quienes carecen de éstas, para mejorar sus perspectivas laborales. Asimismo, se proporciona orientación y cualificación a desempleados de larga duración —a menudo desanimados e inactivos—, para que se reincorporen a la vida laboral y disfruten de independencia económica.
  • En toda Europa, muchos padres, sobre todo madres, interrumpen su carrera profesional para cuidar de sus hijos. Cuando intentan reincorporarse al mundo laboral, pueden encontrarse con que sus habilidades han quedado obsoletas o con que no existe una oferta adecuada de servicios de guardería. El FSE les ayuda a poner al día dichas habilidades y a conciliar la vida personal y profesional.
Shutterstock/84634720
  • El FSE también fomenta el espíritu empresarial como una vía para introducirse en el mundo laboral. Las mujeres de los entornos rurales reciben apoyo para trabajar por cuenta propia y atender los mercados locales y turísticos. Artistas y profesionales creativos obtienen asesoramiento y formación profesionales para ofrecer servicios innovadores a las empresas. A los padres que tienen que cuidar de sus hijos se les ofrece formación en herramientas informáticas, para que puedan trabajar a través de Internet o desde casa.
  • Otros proyectos del FSE combaten prejuicios tradicionales en la elección de carreras, con lo que amplían las oportunidades profesionales. Por ejemplo, numerosas empresas y organizaciones con base científica y tecnológica celebran jornadas nacionales de puertas abiertas dirigidas a mujeres jóvenes, para mostrar los atractivos de una carrera técnica. Del mismo modo, se muestra a los hombres el potencial de las profesiones del sector asistencial, como los servicios sanitarios y enseñanza en guarderías.

En toda Europa, los proyectos del FSE ayudan a millones de personas que se enfrentan a desafíos muy variados a acceder mejor al empleo. El FSE contribuye a mejorar el equilibrio de género en el trabajo; ayuda a las personas a adoptar una visión a largo plazo de sus carreras profesionales y de las habilidades que necesitarán; dedica ingentes recursos a reducir el número de desempleados de larga duración; y apoya a quienes tienen dificultades para encontrar empleo a superar los obstáculos, formarse y encontrar trabajo.