Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión

Lucha contra la discriminación en el lugar de trabajo

Lucha contra la discriminación en el lugar de trabajo

Tu derecho a la igualdad de trato

La legislación de la UE prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo por motivos de edad, sexo, discapacidad, origen étnico o racial, religión o creencias y orientación sexual. La legislación de igualdad de trato a escala de la UE establece unos niveles mínimos de protección para todas las personas que trabajan en la UE.

Tienes derecho a la igualdad de trato en cuanto a contratación, condiciones de trabajo, promoción, remuneración, acceso a la formación profesional, pensiones de jubilación y despido.

La legislación de la UE implica que las empresas no deben discriminar en el trabajo, y los empleados tienen derecho a no ser discriminados.

¿Qué tipo de discriminación puede darse en el lugar de trabajo?

La legislación de la UE contempla varias situaciones:

La discriminación directa se produce cuando una empresa trata a una persona peor que a otra en una situación comparable, en relación con los seis motivos mencionados anteriormente. Un ejemplo sería negarse a contratar a alguien porque tiene más de 35 años.

La discriminación indirecta se da cuando una práctica, política o norma que se aplica a todas las personas tiene un efecto negativo en algunas de ellas. Estas medidas, que a primera vista parecen neutras, discriminan en realidad a determinadas personas. Por ejemplo, las normas de aplicación desfavorables para los trabajadores a tiempo parcial pueden discriminar indirectamente a las mujeres, ya que la mayoría de los trabajadores a tiempo parcial son mujeres.

El acoso es otra forma de discriminación en el lugar de trabajo. Se trata de comportamientos no deseados, hostigamiento u otras conductas que tienen por objeto o por efecto crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo. Por ejemplo, si el jefe o los compañeros de trabajo cuentan chistes sobre la orientación sexual a un compañero homosexual o a una compañera lesbiana.

La instrucción de discriminar se produce cuando una persona incita a otra a discriminar a un tercero. Por ejemplo, si un empleador pide a una empresa de trabajo temporal que le busque solo a trabajadores menores de 40 años.

La victimización se produce cuando las personas sufren consecuencias negativas en respuesta a una denuncia de discriminación. Por ejemplo, cuando se despide a alguien o se bloquea su promoción porque presentó una denuncia por discriminación contra su jefe.

Sin noticias en los últimos seis meses.

Compartir esta página