Archive:Estadísticas de educación y formación a nivel regional

This Statistics Explained article is outdated and has been archived - for recent articles on regions and cities see here.

Datos extraídos en marzo y abril de 2016. Datos más recientes: Más información de Eurostat, Tablas principales y Base de datos. Fecha prevista para la actualización del artículo: noviembre de 2017.

Los mapas pueden explorarse de manera interactiva utilizando el Eurostat’s Statistical Atlas (véase el user manual) (en inglés).

Mapa 1: Tasas de participación de niños de cuatro años en educación de la primera infancia y primaria (niveles CINE 0–1), por regiones NUTS 2, 2014 (1)
(% de todos los niños de cuatro años )
Fuente: Eurostat (educ_uoe_enra14)
Mapa 2: Proporción de estudiantes en educación secundaria alta (nivel CINE 3) que siguían programas vocacionales, por regiones NUTS 2, 2014 (1)
(% de todos los estudiantes de nivel CINE 3)
Fuente: Eurostat (educ_uoe_enra13)
Mapa 3: Proporción de jóvenes de 18 a 24 años que abandonaron prematuramente la educación y formación, por regiones NUTS 2, 2015 (1)
(%)
Fuente: Eurostat (edat_lfse_16)
Gráfico 1: Desfase en función del género correspondiente a la proporción de jóvenes de 18 a 24 años que abandonaron prematuramente la educación y formación, regiones NUTS 2 seleccionadas de la UE, 2015 (1)
(diferencia de puntos porcentuales, proporción de hombres – proporción de mujeres)
Fuente: Eurostat (edat_lfse_16)
Mapa 4: Proporción de jóvenes de 18 a 24 años que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis»), por regiones NUTS 2, 2015 (1)
(%)
Fuente: Eurostat (edat_lfse_22)
Gráfico 2: Desfase en función del género correspondiente a la proporción de jóvenes de 18 a 24 años que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis»), regiones NUTS 2 seleccionadas de la UE, 2015 (1)
(diferencia de puntos porcentuales, proporción de hombres - proporción de mujeres)
Fuente: Eurostat (edat_lfse_22)
Mapa 5: Proporción de personas de 30 a 34 años que habían completado la educación terciaria (niveles CINE 5–8), por regiones NUTS 2, 2015 (1)
(%)
Fuente: Eurostat (edat_lfse_12)
Gráfico 3: Desfase en función del género correspondiente a la proporción de personas de 30 a 34 años que habían completado la educación terciaria (niveles CINE 5–8), regiones NUTS 2 seleccionadas de la UE, 2015 (1)
(diferencia de puntos porcentuales, proporción de hombres - proporción de mujeres)
Fuente: Eurostat (edat_lfse_12)

Este artículo forma parte de un conjunto de artículos estadísticos basados en la publicación Eurostat regional yearbook . La educación, la formación profesional y, más en general, el aprendizaje permanente desempeñan un papel vital en las estrategias económicas y sociales de la Unión Europea (UE).

Eurostat elabora y publica estadísticas de educación y formación correspondientes a los Estados miembros de la UE y sus regiones; además, hay información disponible con respecto a la AELC y los países candidatos. Este artículo ofrece datos sobre: tasas de participación entre niños de cuatro años, estudiantes de formación profesional, proporción de abandonos prematuros de la educación y la formación, proporción de jóvenes que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis»), y proporción de personas de 30 a 34 años que han completado la educación terciaria. Estas estadísticas se presentan generalmente con relación a las regiones de nivel NUTS 2, aunque los datos sobre la participación solo están disponibles para las regiones de nivel NUTS 1 en Alemania y el Reino Unido, mientras que para Croacia solo hay disponibles datos nacionales.

Principales resultados estadísticos

En 2014, las cifras para la EU-28 indican que había aproximadamente 107 millones de niños, alumnos y estudiantes matriculados en todo el sistema educativo, desde la educación preescolar hasta los estudios de posgrado (niveles CINE 2–8).

Participación de los niños de cuatro años en la educación

La educación de la primera infancia y la educación primaria juegan un papel esencial en la lucha contra las desigualdades y para aumentar la pericia en las competencias básicas. Los responsables políticos afirman que es necesario promover la participación de los niños de corta edad en la educación preescolar, en lugar de recurrir a cuidados informales no profesionales. El marco estratégico de educación y formación 2020 (ET 2020) ha establecido una meta principal, según la cual al menos el 95 % de los niños entre cuatro años y la edad de iniciar la educación primaria obligatoria deberían participar en la educación de la primera infancia. Cabe señalar que la edad legal para iniciar estudios en los sistemas educativos de los Estados miembros de la UE varía un tanto: la educación obligatoria comienza a la edad de cuatro años en Luxemburgo e Irlanda del Norte (Reino Unido), mientras que en otras regiones de la UE y otros Estados miembros comienza entre los cinco y los siete años. La matriculación en la educación preescolar suele ser voluntaria en la mayoría de los Estados miembros.

En 2014, había poco más de 5 millones de niños de cuatro años matriculados en alguna forma de educación de la primera infancia o primaria (según se definen en los niveles CINE 0-1); solo una proporción muy reducida de estos (52 000) siguieron educación primaria.

Definición de la educación de la primera infancia y primaria

La educación de la primera infancia (nivel CINE 0) normalmente se basa en un enfoque holístico para apoyar a los niños en su temprano desarrollo cognitivo, físico, social y emocional e introducirles a una instrucción organizada fuera del contexto familiar. Hay dos categorías de programas nivel CINE 0: desarrollo educacional de la primera infancia y educación previa a la primaria. La primera tiene un contenido educativo destinado a los niños más pequeños (en el intervalo de 0 a 2 años de edad), mientras que la segunda está diseñada para niños de entre tres años y la edad de inicio de la educación primaria. Ambas categorías se caracterizan por entornos de aprendizaje visualmente estimulantes y ricos en lenguaje, con al menos dos horas de enseñanza por día; en otras palabras, los jardines de infancia, centros de día o guarderías están excluidos, a menos que tengan un componente educativo específico.

Los programas de educación primaria (nivel CINE 1) están principalmente designados para impartir a los alumnos destrezas básicas en lectura, escritura y matemáticas (alfabetización y aritmética elemental) y establecer una base sólida para el aprendizaje y la comprensión en áreas básicas de conocimiento y desarrollo personal y social. La edad suele ser el único requisito de entrada en este nivel de enseñanza.

La gran mayoría de las regiones de Francia y el Reino Unido informaron de que prácticamente todos los niños de cuatro años participaron en educación de la primera infancia o en educación primaria

El tono más claro de naranja en el mapa 1 muestra esas regiones NUTS de nivel 2 donde las tasas de participación de los niños de cuatro años fueron especialmente altas; cabe señalar que los datos de Alemania y el Reino Unido se presentan para las regiones NUTS de nivel 1 y que para Croacia solo se dispone de datos nacionales. Las tasas de participación de niños de cuatro años fueron al menos un 98 % en 63 de las 224 regiones de la UE mostradas (no hay datos disponibles de Mayotte, Francia). Las tasas más altas se centraron en Francia y el Reino Unido, aunque también se registraron tasas altas en varias regiones de la Italia meridional, partes de Alemania, España y Bélgica (principalmente en Flandes), así como en algunas regiones en la parte continental de Dinamarca, Irlanda (Frontera, Centro y Oeste), en el norte de Italia (Trento y Bolzano/Bozen), Austria (Burgenland) y Portugal (Alentejo); las dos regiones más septentrionales de Noruega (Trøndelag y Nord-Norge) también registraron tasas de al menos el 98 %.

Atenas registró la tasa de participación más baja de niños de cuatro años en educación de la primera infancia y educación primaria

Por el contrario, el mapa 1 muestra una muy clara división de este a oeste, ya que las tasas de participación fueron generalmente mucho más bajas en la mayoría de las regiones orientales de la UE, así como de los Estados miembros bálticos (cada uno de los cuales es una sola región en este nivel de desglose). Entre las regiones caracterizadas por bajas tasas de participación (por debajo del 70 %, como muestra el tono más claro de naranja en el mapa 1) estaban Croacia (datos nacionales) y la mayor parte de Polonia y Grecia, mientras que también había regiones de Eslovaquia Oriental y Finlandia Septentrional y Oriental; este fue también el caso en cada región de Turquía (datos de 2013), y todas menos una región (siendo la excepción Ticino) de Suiza, así como Liechtenstein y la ex República Yugoslava de Macedonia (ambos constituyen respectivamente una sola región en este nivel de desglose).

Examinando más detalladamente las regiones especificas, la región de la capital griega (Ática) registró, con mucho, la tasa de participación más baja de niños de cuatro años en educación de la primera infancia y educación primaria, con el 28,3 % en 2014. Esta tasa fue considerablemente más baja que la de cualquier otra región, ya que todas las demás regiones de la UE notificaron una participación mayoritaria de los niños de cuatro años en educación de la primera infancia y educación primaria. La segunda tasa más baja también se registró en Grecia, en la región noreste de Macedonia Oriental-Tracia (50,9 %); fue una de las seis regiones de Grecia donde la tasa de participación de los niños de cuatro años estuvo en el intervalo del 50–60 %.

Estudiantes de educación secundaria alta profesional

Se calcula que 10,6 millones (o el 48,0 %) de los estudiantes de educación secundaria alta (nivel CINE 3) de la UE participaron en un programa de educación profesional en 2014, mientras que el resto siguió programas generales. La educación y formación profesionales (EFP) se consideran claves para reducir las tasas de desempleo juvenil y facilitar la transición de los jóvenes desde la educación al mercado laboral. Los responsables de las políticas de la UE han estado buscando maneras de aumentar el atractivo de los programas de formación profesional y formación de aprendices, de modo que puedan ofrecer una ruta alternativa a las cualificaciones de educación secundaria alta y educación superior y se ajusten mejor a las capacidades que buscan los empleadores.

El mapa 2 muestra que la participación de estudiantes en programas de educación profesional varió considerablemente entre los Estados miembros de la UE, con una especialización particularmente elevada en educación profesional dentro de un grupo de regiones que abarca la República Checa, Eslovaquia, Austria, Eslovenia, Croacia y el norte de Italia, así como Suiza; las proporciones también fueron elevadas en Finlandia, los Países Bajos y las regiones del norte de Bélgica. Algunas de estas diferencias pueden atribuirse a percepciones referentes a la educación y formación profesionales: por ejemplo, en países como la República Checa y Austria, se consideran generalmente una propuesta atractiva que facilita la transición de un individuo al mercado laboral, mientras que en otros Estados miembros de la UE su función está a menudo menos desarrollada, en parte debido a una percepción menos positiva de la sociedad.

La educación profesional representó más de tres cuartas partes de los alumnos de educación secundaria alta en tres regiones checas y una región austríaca

Examinando más detalladamente por regiones de nivel NUTS 2, había 40 regiones de la UE donde la proporción de estudiantes de secundaria alta que siguieron un programa de educación profesional en 2014 fue de al menos el 65 % (como lo muestra el tono más oscuro de naranja en el mapa 2). Había tres regiones donde más de tres cuartas partes de los estudiantes de secundaria alta estaban siguiendo una educación profesional: dos de ellas en la República Checa (Noroeste y Suroeste), y la tercera en Austria (Alta Austria).

Por el contrario, las participaciones más bajas de educación profesional entre aquellos que asisten a las escuelas de educación secundaria alta se registraron en ambas regiones irlandesas de nivel NUTS 2 y en Escocia (en el Reino Unido solo hay disponibles datos de las regiones de nivel NUTS 1), donde en los programas profesionales participaron menos de 1 de cada 10 estudiantes. Hubo tres regiones donde la participación de estudiantes en programas de formación profesional estuvo situada en el intervalo del 10 a 20 %: las regiones insulares de Malta y Chipre (ambas constituyen respectivamente una sola región en este nivel de desglose) y la región de la capital de Hungría (Hungría Central). La proporción de estudiantes de secundaria alta que participaron en programas de educación profesional fue inferior al 35 % (como muestra el tono más claro de naranja en el mapa 2) en 9 de las 13 regiones de Grecia, las seis regiones húngaras restantes (en marcado contraste con las regiones situadas alrededor de Hungría), seis regiones en el sur de España, así como la región de Brandemburgo (una región de nivel NUTS 1 situada alrededor de la región de la capital alemana de Berlín), la región de la capital francesa de la Isla de Francia, las regiones de Irlanda del Norte y Gales (ambas regiones de nivel NUTS 1 en el Reino Unido), Estonia y Lituania (ambas constituyen respectivamente una sola región en este nivel de desglose).

Europa 2020: abandonos prematuros de la educación y formación

Los jóvenes entre los 15 y 17 años de edad a menudo se enfrentan a una elección: permanecer en la educación o formación, o buscar un trabajo. La educación obligatoria a tiempo completo dura, en promedio, 9 o 10 años en la mayoría de los Estados Miembros de la UE y suele completarse al final de la educación secundaria baja (nivel CINE 2).

El principal objetivo es reducir la proporción de abandonos prematuros a menos del 10 % para 2020

La educación es uno de los cinco pilares fundamentales de la estrategia Europa 2020. Dos de los objetivos utilizados para supervisar el progreso de la UE en su conversión en una «economía inteligente, sostenible e integradora» tienen que ver con la educación. Estos parámetros se han establecido para el conjunto de la UE y prevén que:

  • el porcentaje de abandono prematuro de la educación y formación sea inferior al 10 % para 2020; y
  • al menos el 40 % de las personas de entre 30 y 34 años de edad hayan completado una educación terciaria u otra equivalente para 2020.

Cabe señalar que, si bien se han establecido para el conjunto de la UE, estos objetivos no se aplican específicamente a un nivel nacional o regional. De hecho, cada punto de referencia de Europa 2020 se ha traducido en objetivos nacionales (y algunas veces regionales), que reflejan las diferentes situaciones y circunstancias de cada Estado miembro de la UE.

El indicador de abandono prematuro de la educación y la formación se basa en la proporción de personas de entre 18 y 24 años de edad que habían acabado solo la educación secundaria baja, y que ya no seguían ningún tipo de educación o formación (durante las cuatro semanas previas a la encuesta de la que se obtuvieron los datos).

La proporción de jóvenes que abandonaron prematuramente la educación y formación se situó en el 11,0 %

En 2015, un 11,0 % de personas de entre 18 y 24 años de edad en la EU-28 abandonaron prematuramente su educación y formación, 0,1 puntos porcentuales menos que el porcentaje registrado en 2014. En efecto, ha habido reducciones constantes de la proporción de personas de entre 18 y 24 años de edad que abandonaron de forma prematura la educación y formación a lo largo de la última década o incluso antes. Si se mantienen estas tendencias, el principal objetivo de Europa 2020 de reducir la proporción por debajo del 10 % parece alcanzable.

Dicho esto, siguen existiendo disparidades considerables entre Estados miembros de la UE y dentro de ellos, que se reflejan, hasta cierto punto, en los objetivos nacionales –acordados como parte de la Estrategia Europa 2020–, que oscilan desde un mínimo de solo 4 % en Croacia hasta un máximo de 16 % en Italia; no hay ningún objetivo para el Reino Unido.

Las proporciones de abandono prematuro de la educación y formación más altas se registran a menudo en el sur de Europa, en particular en las regiones insulares

En 2015, la proporción de jóvenes que abandonaron prematuramente la educación y formación fue inferior al objetivo de Europa 2020 del 10 % en 130 de las 266 regiones para las cuales hay datos disponibles. El mapa 3 muestra que había un patrón mixto en la distribución de abandonos prematuros en las regiones de nivel NUTS 2, con las proporciones más bajas centradas en una franja que se extiende desde Polonia, pasando por la República Checa y Eslovaquia, hasta el sureste de Austria, Eslovenia y Croacia. En cambio, las mayores proporciones de abandono prematuro de la educación y formación se centraron en el sur de España y las Islas Baleares, tres regiones rumanas, las regiones autónomas portuguesas de las Azores y Madeira, y las islas italianas de Cerdeña y Sicilia; también se registraron proporciones muy altas de abandono prematuro en todo el territorio de Turquía. Muchas de las regiones de la UE con las proporciones más altas de abandono prematuro de la educación y formación se caracterizaron por estar relativamente alejadas o escasamente pobladas, y puede darse el caso de que los estudiantes que viven en estas regiones tengan que abandonar su hogar si desean seguir una especialización particular, mientras que aquellos que permanecen tienen relativamente pocas posibilidades de una educación complementaria o superior.

Las regiones orientales registraron algunas de las proporciones más bajas de abandono prematuro de la educación y formación

En 2015, la proporción más baja de jóvenes que abandonaron prematuramente la educación y formación se registró en la región croata de Croacia Adriática (0,9 %). En otras 14 regiones la proporción de abandonos prematuros fue inferior al 5 % (como muestra el tono más claro de naranja en el mapa 3) y estas estaban situadas principalmente en Europa oriental: cinco regiones polacas, tres regiones de la República Checa, ambas regiones de Croacia, dos regiones de Eslovaquia, y una sola región, respectivamente,de Bélgica, Eslovenia y Suecia.

INFORMACIÓN SOBRE LAS REGIONES

Croacia Adriática, Croacia

Old town of Rovinj Croatia 2005-09-15.jpg

En 2015, la proporción de jóvenes (de 18 a 24 años) en la EU-28 que abandonaron prematuramente la educación y formación se situó en el 11,0 %. En Croacia se registró una proporción mucho más baja de jóvenes que abandonaron prematuramente la educación y formación, y este fue particularmente el caso en toda la costa del Adriático y las islas de Croacia, donde la proporción de abandono prematuro de la educación y formación fue del 0,9 % en Croacia Adriática.

©: Nicolas Brignol

Las regiones de las capitales de la República Checa, Croacia, Polonia, Eslovenia y Eslovaquia estuvieron todas presentes entre las 15 regiones con los porcentajes más bajos de abandono prematuro. Proporciones relativamente bajas de abandono prematuro de la educación y formación también se registraron en algunas otras regiones que se caracterizan por ser predominantemente urbanas, por ejemplo: las regiones de la capital del Área Metropolitana de Lisboa (10,7 %) y Londres-Centro – Este (5,5 %) registraron las proporciones más bajas de abandonos prematuros en Portugal y el Reino Unido; esto quizá no sea sorprendente si se considera que es más probable que las instalaciones de educación superior y formación estén establecidas en las capitales y otras ciudades relativamente grandes. En cambio, la proporción de jóvenes que abandonaron prematuramente la educación y formación fue relativamente alta (en comparación con los promedios nacionales) en las regiones de las capitales de Bélgica, Alemania y Austria (Bruselas-Capital, Berlín y Viena).

Los hombres jóvenes fueron, en promedio, más propensos que las mujeres jóvenes al abandono prematuro de la educación y formación

La información relativa a la proporción de abandono prematuro de la educación y formación puede analizarse por sexo (véase en el gráfico 1 un análisis regional del desfase en función del género para este indicador). En 2015, la proporción de abandono prematuro de la educación y formación entre hombres jóvenes de 18 a 24 años fue un 12,4 %, unos 2,9 puntos porcentuales, más alta que la proporción registrada entre las mujeres jóvenes (9,5 %). Cabe señalar, no obstante, que la tasa de abandono prematuro femenina de la educación y formación en la EU-28 se mantuvo prácticamente invariable entre 2014 y 2015 (0,1 puntos porcentuales), mientras que la tasa de los hombres disminuyó a un ritmo más rápido (0,4 puntos porcentuales). Por ello, el desfase en función del género se redujo un tanto, siguiendo una tendencia que ha sido evidente desde el inicio de la crisis financiera y económica mundial de 2008, cuando en la EU-28 la proporción de abandono prematuro de los hombres jóvenes fue 4,0 puntos porcentuales más alta que la de las mujeres jóvenes.

Entre los hombres jóvenes, la tasas de abandono prematuro relativamente altas se registraron a menudo en regiones caracterizadas como agrícolas y rurales ...

La tasa de abandono prematuro de la educación y formación de las mujeres jóvenes fue inferior a la de los hombres jóvenes en 164 de las 212 regiones para las que había datos disponibles en 2015. En ocho regiones –todas en el sur de Europa– se registró una desfase en función del género de dos dígitos; en cada caso, la proporción de hombres jóvenes que abandonaron prematuramente fue mayor que la proporción de mujeres jóvenes. El mayor desfase en función del género se registró en la región española de La Rioja, donde casi un tercio (32,4 %) de hombres jóvenes abandonaron prematuramente la educación y formación, en comparación con el 10,8 % de mujeres jóvenes. Entre las ocho regiones que registraron un desfase en función del género de dos dígitos hubo otras cuatro españolas, a saber, la Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia y las Islas Baleares. Se les unieron dos regiones de Italia (Cerdeña y Abruzos) y la región insular griega de Egeo Meridional.

... por el contrario, tasas relativamente altas de abandono prematuro entre mujeres jóvenes se registraron a menudo en regiones metropolitanas o caracterizadas por la industria pesada

En las 43 regiones donde las tasas de abandono prematuro entre los hombres jóvenes fueron inferiores a las registradas entre las mujeres jóvenes, el desfase en función del género fue, por lo general, bastante limitado (a menudo inferior a 2,0 puntos porcentuales). Sin embargo, la mayor diferencia se registró en la región holandesa de Zelanda, donde la tasa de abandono prematuro para las mujeres jóvenes fue del 18,4 %, unos 6,3 puntos porcentuales más alta que la de los hombres jóvenes (12,1 %). Entre las 10 regiones que registraron el mayor desfase en función del género con tasas más bajas para los hombres había tres regiones del Reino Unido (Merseyside, Londres-Centro – Este y Berkshire, Buckinghamshire y Oxfordshire), dos regiones de la República Checa (Bohemia Central y Moravia-Silesia), y una región, respectivamente, de Bulgaria (Centro Norte), España (Ciudad Autónoma de Melilla), Alemania (Coblenza) y Rumanía (Suroeste-Pequeña Valaquia).

Jóvenes que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis»)

En 2015, había 6,2 millones de personas de 18 a 24 años de edad en la EU-28 que no trabajaban ni seguían estudios ni formación («ninis»); expresado en relación a la población de la misma edad, la tasa de «ninis» para los jóvenes fue de un 15,8 %. Uno de los factores clave que explica las diferencias en tasas de «ninis» es el bajo nivel de estudios alcanzado; como tales, aquellas regiones caracterizadas por tasas relativamente altas de abandono prematuro de la educación y formación también puede esperarse que muestren tasas de «ninis» relativamente altas.

Comparando el desempleo juvenil y los «ninis»

El desempleo juvenil (para más información véase un artículo sobre estadísticas del mercado laboral a nivel regional) y la proporción de jóvenes que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis») son conceptos complementarios. La tasa de desempleo es una medida de los que están sin trabajo (pero que lo han buscado activamente y que son capaces de comenzar a trabajar); su denominador es la población económicamente activa, es decir, aquellos que están empleados o desempleados.

Por el contrario, la definición de los que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis») excluye a aquellos que están empleados y que siguen estudios o formación, pero puede incluir a algunos de los económicamente inactivos; se basa en un denominador que abarca la totalidad de la cohorte de entre 18 y 24 años de edad.

Desde un máximo del 16,9 % en 2003, la tasa de «ninis» de la EU-28 descendió en años consecutivos hasta el 14,0 % en 2008 (al comienzo de la crisis financiera y económica global). Posteriormente, hubo cuatro aumentos consecutivos hasta que la tasa alcanzó el 17,2 % en 2012, antes de volver a disminuir al 15,8 % en 2015. Durante la última década, la tasa de «ninis» de la EU-28 fue en gran medida determinada o influenciada por cambios en el desempleo juvenil, ya que la proporción de personas de entre 18 y 24 años de edad que estaban inactivas se mantuvo relativamente estable (algo menos del 8 %).

Un análisis en todos los Estados miembros de la UE muestra que la mayor proporción de jóvenes que no tenían empleo ni seguían estudios ni formación en 2015 se registró en Italia (27,9 %), mientras que la tasa de «ninis» se mantuvo dentro del intervalo del 20–25 % en España, Chipre, Rumanía, Bulgaria, Grecia y Croacia. Por el contrario, la proporción de jóvenes que no trabajaban ni seguían estudios ni formación fue tan bajo como un 6,2 % en los Países Bajos, y fue inferior al 10 % en Luxemburgo, Dinamarca, Alemania, Suecia, Austria y la República Checa.

En cuatro regiones de la UE, la proporción de jóvenes que no trabajaban ni seguían estudios ni formación ascendió por encima del 40 %

Un análisis más detallado por regiones de nivel NUTS 2 confirma que en 2015 la más alta proporción de jóvenes que no trabajaban ni seguían estudios ni formación se registró en la región búlgara de Noroeste, donde la tasa de «ninis» ascendió al 45,7 %. En otras cuatro regiones, esta tasa fue superior al 40 %: la región francesa de ultramar de Guayana, la región griega de Grecia Continental, así como las dos regiones italianas meridionales de Calabria y Sicilia.

Las cinco regiones con las tasas de «ninis» más altas eran, en general, representativas de patrones más generales observados en toda la UE, en la medida en que algunas de las tasas de «ninis» más altas se registraron en el sur de Italia, la Grecia continental, partes de Bulgaria y Rumanía, así como los departamentos y territorios franceses de ultramar (como muestra el tono más oscuro de naranja en el mapa 4). De hecho, de las 30 regiones de nivel NUTS 2 en las que se registró una tasa de «ninis» superior al 25 %, solo cinco regiones estaban fuera de las áreas mencionadas; tres de ellas en España (Andalucía y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla), mientras que las otras dos regiones eran la Región Autónoma de las Azores (Portugal) y Valle del Tees y Durham (Reino Unido).

La tasa de «ninis» más baja de la UE se registró en la región bávara suroccidental de Suabia (4,3 %), mientras que Alta Baviera (otra región bávara) y Overijssel (Países Bajos) fueron las únicas otras regiones que registraron tasas de «ninis» inferiores al 5 %. De las 271 regiones de nivel NUTS 2 para las cuales hay datos disponibles en 2015, 61 de ellas registraron una tasa de «ninis» inferior al 10 % (como muestra el tono más claro de naranja en el mapa 4). Estas regiones se centraron principalmente en los Países Bajos, Luxemburgo (una sola región en este nivel de desglose), Alemania, Austria, la República Checa, Dinamarca y Suecia, aunque hubo otras dos regiones con tasas inferiores al 10 %, a saber, Transdanubio Central (Hungría) y Londres-Centro – Oeste (Reino Unido).

Se registró un desfase en función del género relativamente reducido en relación con las tasas de «ninis» entre las edades de 18 a 24 años: en 2015, la proporción de hombres jóvenes que no tenían empleo ni seguían estudios ni formación se situó en el 15,4 %, mientras que la tasa correspondiente a las mujeres jóvenes fue 0,9 puntos porcentuales más alta. Una década antes, el desfase en función del género había sido mucho más alto, con una tasa de mujeres jóvenes en 2005 cerca de 3,3 puntos porcentuales superior a la de los hombres jóvenes.

El gráfico 2 muestra las 10 regiones con el mayor desfase en función del género, con tasas más altas para hombres jóvenes o para mujeres jóvenes. Un análisis de 238 regiones de nivel NUTS 2 muestra que había 146 regiones donde la tasa de hombres jóvenes «ninis» en 2015 fue inferior a la tasa correspondiente a las mujeres jóvenes, mientras que lo opuesto era cierto en 90 regiones, y había dos regiones –Turingia (Alemania) y Londres-Centro – Oeste (Reino Unido)– sin diferencias entre los sexos. El mayor desfase en función del género se registró en la región griega de Egeo Septentrional, donde la tasa de hombres jóvenes «ninis» (21,5 %) fue 18,4 puntos porcentuales inferior a la tasa correspondiente a las mujeres jóvenes. Por el contrario, el mayor desfase en función del género a favor de las mujeres jóvenes también se registró en una región griega, ya que la tasa de mujeres jóvenes «ninis» en Macedonia Occidental fue del 16,7 %, unos 13,5 puntos porcentuales inferior a la tasa de los hombres jóvenes. Este patrón divergente entre regiones registrado en Grecia se reproduce entre las regiones de España y el Reino Unido, en la medida en que las regiones de estos dos Estados miembros de la UE figuraron en ambas clasificaciones del mayor desfase en función del género.

Europa 2020: nivel de educación terciaria

La educación terciaria es el nivel de la enseñanza impartida por universidades, centros superiores de formación profesional, institutos de tecnología y otras instituciones que otorgan títulos académicos o certificados de profesionalidad superiores. Los Estados miembros de la UE se enfrentan a cuatro retos principales: ampliar el acceso a la educación superior aumentando la participación (especialmente entre los grupos desfavorecidos); reducir el número de estudiantes que abandonan la educación terciaria sin títulos; reducir el tiempo que lleva a algunas personas completar sus estudios; mejorar la calidad de la educación superior preparando cursos de grado más relevantes para el mercado de trabajo.

El principal objetivo es que al menos el 40 % de las personas de 30 a 34 años completen la educación terciaria

Como ya se ha señalado, la Estrategia Europa 2020 tiene el objetivo clave sobre el logro educativo terciario de que al menos el 40 % de las personas de 30 a 34 años de edad completen una educación terciaria u otra equivalente en 2020.

El logro educativo terciario en la EU-28 aumentó rápidamente del 23,6 % en 2002 (inicio de las series cronológicas para la EU-28), con aumentos registrados cada año. En 2015, el 38,7 % de la población comprendida entre los 30 y los 34 años había alcanzado un nivel terciario de educación, 0,8 puntos porcentuales más que en 2014.

Una alta proporción de gente joven altamente cualificada se traslada a las regiones de las capitales

Las ciudades de las capitales a menudo son elegidas por las grandes organizaciones (tanto en el sector público como en el privado) para establecer su sede, ya sea como una cuestión de prestigio o bien para beneficiarse de las economías de escala que pueden ofrecerse en algunas de las mayores ciudades de la UE. Esta concentración relativamente elevada de actividad empresarial, con sus correspondientes ofertas de trabajo, puede explicar, al menos en parte, el considerable número de graduados que viven en las regiones de las capitales.

INFORMACIÓN SOBRE LAS REGIONES

Londres-Centro – Oeste, Reino Unido

Tanaka Business School - Imperial College 24-06-2004.jpeg

La alta concentración de actividad económica y las oportunidades de empleo pueden explicar, al menos en parte, el considerable número de graduados que viven en las regiones de las capitales. Este hecho fue particularmente evidente en Londres-Centro – Oeste, donde más de cuatro quintas partes de su población de 30 a 34 años de edad tenía un nivel terciario (niveles CINE 5-8) de estudios en 2015.

©: Kevin Judson

Dado que la mayoría de las personas de 30 a 34 años habrán completado su educación terciaria antes de cumplir los 30, podrá utilizarse este indicador para evaluar el atractivo (o «efecto llamada») de las regiones. El mapa 5 muestra el logro educativo terciario por región de nivel NUTS 2 en 2015: el tono más oscuro de naranja destaca las regiones donde al menos la mitad de la población de 30 a 34 años de edad había alcanzado un nivel de educación terciaria. La proporción más alta se registró en una de las dos regiones de la capital del Reino Unido, Londres-Centro – Oeste, donde más de cuatro quintas partes (80,8 %) de su población de 30 a 34 años de edad tenía un nivel terciario. La segunda, tercera y cuarta proporciones más altas se registraron también en el Reino Unido, a saber en: Londres-Periferia – Sur (69,3 %), la otra región de la capital de Londres-Centro – Este (68,2 %), y Escocia Nororiental (66,1 %); cabe señalar que las cuatro regiones de Escocia registraron proporciones superiores al 50 %.

Una gran proporción de las restantes regiones de la UE con niveles relativamente altos de educación terciaria eran regiones de capitales, incluidas: Capital (Dinamarca), Sur y Este (Irlanda), Isla de Francia (Francia), Holanda Septentrional (Países Bajos), Mazovia (Polonia), Helsinki-Uusimaa (Finlandia) y Estocolmo (Suecia), así como Chipre, Lituania y Luxemburgo (las tres constituyen, respectivamente, una sola región en este nivel de desglose). En otras partes, las regiones con las mayores proporciones de personas de 30 a 34 años de edad que lograron un nivel de educación terciaria se caracterizaron a menudo como regiones relacionadas con la investigación y/o la tecnología, por ejemplo: Brabante Valón y Brabante Flamenco en Bélgica, la región del País Vasco en España, la región de Ródano-Alpes en Francia, Utrecht en los Países Bajos, Suecia Occidental en Suecia, o Berkshire, Buckinghamshire y Oxfordshire en el Reino Unido.

El descenso de los niveles de logro educativo terciario puede vincularse a un énfasis en la educación profesional

La proporción de logro educativo terciario estuvo por debajo del 20 % (como muestra el tono más claro de naranja en el mapa 5) en ocho regiones ubicadas en el sur o el este de la UE. Estas se caracterizaban por su tradicional dependencia de las actividades primarias –industrias pesadas (por ejemplo, minería o siderurgia) o agricultura– dentro de su entramado económico. Cuatro de las ocho regiones estaban distribuidas por el sur de Italia (Apulia, Cerdeña, Campania y Sicilia), tres eran del este de Rumanía (Sureste, Sur-Gran Valaquia y Noreste), y la última era Noroeste de la República Checa, donde se registró el logro educativo terciario más bajo, el 15,4 %; ademas, en Turquía había 11 regiones de nivel 2 donde menos de una de cada cinco personas de 30 a 34 años de edad había alcanzado un nivel de educación terciaria.

Aparte de estas regiones, el nivel de educación terciaria fue también relativamente bajo en muchas regiones de Austria y la República Checa. Esto puede atribuirse, al menos en parte, a un particular énfasis en la formación profesional en estos Estados miembros de la UE (véase más información en el mapa 2), donde se hace hincapié en títulos profesionales en lugar de académicos.

La proporción de mujeres jóvenes de 30 a 34 años de edad con un nivel de educación terciaria fue 9,4 puntos porcentuales más alta que la de los hombres jóvenes

En 2015, la proporción de mujeres jóvenes de 30 a 34 años que vivían en la EU-28 y habían alcanzado un nivel de educación terciaria fue del 43,4 %; esta proporción fue considerablemente mayor que la alcanzada por los hombres jóvenes de la misma edad, que era algo más de un tercio (34,0 %). Durante la última década, la proporción de mujeres de 30 a 34 años con un nivel de educación terciaria aumentó a un ritmo más rápido que la de los hombres jóvenes, con un creciente desfase en función del género para este indicador.

Una gran mayoría (230 de 261) de regiones de nivel NUTS 2 para las cuales hay datos disponibles registraron una mayor proporción de mujeres de 30 a 34 años que habían alcanzado un nivel de educación terciaria en 2015. Había 29 regiones en las que la proporción de hombres jóvenes con educación terciaria fue mayor, y dos regiones, Münster en Alemania y la región de la capital austriaca de Viena, donde no había ninguna diferencia entre los sexos.

Las mujeres tuvieron una educación terciaria más alta donde los desfases en función del género fueron mayores

El mayor desfase en función del género se dio en Letonia (una sola región en este nivel de desglose), donde la proporción de mujeres fue 29,7 puntos porcentuales más alta que la de los hombres. En términos más generales, algunos de los mayores desfases en función del género se registraron en los Estados miembros del Báltico, Bélgica, Dinamarca, España, Italia, Suecia y el Reino Unido, donde entre los Estados miembros de la UE con múltiples regiones, al menos dos regiones registraron un desfase en función del género de al menos 20,0 puntos porcentuales, con mayores proporciones para las mujeres. Algunas de estas regiones se caracterizaban por ser relativamente rurales o estar escasamente pobladas, y en las que el desfase en función del género con frecuencia es más un reflejo de los niveles de logro educativo terciario más bajos entre los hombres jóvenes que de los niveles de estudios más altos logrados entre las mujeres jóvenes. Ejemplos de tales regiones relativamente rurales o con baja densidad de población incluyen Limburgo en Bélgica, Selandia en Dinamarca, Molise en Italia, Norrland Septentrional y Norrland Central en Suecia, y Yorkshire Septentrional o Highlands e Islas en el Reino Unido. Este patrón podría deberse a una serie de razones, entre ellas: una mayor tendencia de los hombres jóvenes con un nivel de educación terciaria a abandonar las zonas rurales para buscar trabajo en otros lugares, o una mayor proporción de hombres que deciden abandonar el sistema educativo relativamente pronto (tal vez para trabajar en la agricultura).

Entre las 29 regiones donde la proporción de hombres jóvenes con un nivel de educación terciaria era superior a la registrada entre las mujeres jóvenes, 19 estaban ubicadas en Alemania. Entre estas se encuentra la región bávara oriental de Alto Palatinado, que tenía el mayor desfase en función del género en el que la proporción de hombres era mayor que la de mujeres. La mitad de las restantes 10 regiones con mayores proporciones de logro educativo terciario entre hombres jóvenes estaban ubicadas en el Reino Unido, con dos regiones de los Países Bajos y una, respectivamente, de España, Francia y Rumanía

Fuentes y disponibilidad de datos

Las estadísticas sobre la educación aportan, entre otras cosas, datos sobre la participación en educación y formación, la movilidad en el aprendizaje, el personal educativo, la financiación de la educación y el conocimiento de idiomas (extranjeros). Este ámbito también aporta información sobre los resultados en materia de educación y formación, tal como el número de graduados, los niveles educativos alcanzados y la transición de la educación al trabajo.

Fuentes principales

Estadísticas de la UNESCO/OCDE/Eurostat (UOE)

La mayoría de las estadísticas europeas sobre la educación se recopilan como parte de un ejercicio administrado conjuntamente en el que participan el Instituto de Estadística de la Unesco (UNESCO-UIS), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y Eurostat; a este ejercicio se hace referencia a menudo como el ejercicio de recopilación de datos UOE. Eurostat recaba por separado los datos sobre las matriculaciones regionales y el aprendizaje de lenguas extranjeras.

La recopilación de datos UOE se basa principalmente en fuentes administrativas proporcionadas por los ministerios de educación o las autoridades estadísticas nacionales conforme a definiciones acordadas de manera conjunta. La unidad estadística a efectos de las estadísticas educativas regionales es el alumno. Los períodos de referencia son el año natural para los datos de graduados y el año académico/escolar para todos los demás datos no monetarios (por ejemplo, los datos publicados de 2014 abarcan el año académico de 2013/14).

Como la estructura de los sistemas educativos varía de un país a otro, un marco para el acopio, compilación y presentación a nivel regional, nacional e internacional de estadísticas e indicadores de la educación es un requisito previo para la comparabilidad de los datos. Esto lo proporciona la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (CINE).

La Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (CINE)

El marco de la CINE se actualiza con carácter ocasional para tener en cuenta los nuevos avances de los sistemas educativos a escala mundial. La CINE 2011 fue aprobada por la Conferencia General de la UNESCO en noviembre de 2011 y forma la base de las estadísticas presentadas en este artículo, a pesar de que los datos correspondientes a años de referencia anteriores a 2014 fueron recopilados utilizando la versión anterior, CINE-97.

En la versión de 2011 de esta clasificación, se han incorporado nuevas categorías para reconocer la expansión de la educación de la primera infancia y la reestructuración de la educación terciaria. La CINE clasifica todos los programas educativos y las cualificaciones por niveles:

  • educación de la primera infancia / inferior a la educación primaria (nivel 0;.
  • educación primaria (nivel 1);
  • educación secundaria baja (nivel 2);
  • educación secundaria alta (nivel 3);
  • educación postsecundaria no terciaria (nivel 4);
  • educación terciaria de ciclo corto (nivel 5);
  • grado en educación terciaria o nivel equivalente (nivel 6);
  • nivel de maestría, especialización o equivalente (nivel 7);
  • nivel de doctorado o equivalente (nivel 8).

Una descripción completa está disponible en el sitio web de UNESCO-UIS.

Encuesta de población activa

Los datos acerca del abandono prematuro de la educación y formación, los «ninis» y el logro educativo terciario presentados en este artículo provienen de la encuesta de población activa (EPA) de la UE. La EPA se basa en una encuesta a personas que viven en hogares privados. Abarca a toda la población que tiene su residencia habitual en los Estados miembros de la UE, salvo a las personas que viven en hogares colectivos o institucionales. Los datos educativos de la EPA se actualizan dos veces al año, en primavera (incluidos los datos para un nuevo año de referencia) y en otoño.

Téngase en cuenta que hasta el año de referencia 2013, inclusive, estos datos se clasifican según la CINE-97, mientras que los datos a partir de 2014 se clasifican de acuerdo con la CINE 2011. Las tablas y bases de datos en línea de Eurostat presentan datos actuales sobre el logro educativo para tres agregados (niveles de educación bajo, mediano y alto), y a este nivel de agregación las estadísticas son comparables a lo largo del tiempo para cada uno de los Estados miembros de la UE (con la excepción de los datos correspondientes a Austria). En Austria hay una ruptura en el cambio de nivel, debido a la reclasificación de un programa que abarca distintos niveles de logro educativo: la cualificación adquirida con la culminación exitosa de los estudios en escuelas técnicas y profesionales superiores se asigna en la CINE 2011 al nivel CINE 5, mientras que, en la CINE-97, la misma cualificación se asignaba al nivel CINE 4, pero con una nota a pie de página que la equiparaba a la educación terciaria. En las tablas y bases de datos en línea, las series cronológicas para la CINE-97 y la CINE 2011 se presentan en una sola tabla con etiquetas basadas en la clasificación CINE 2011; el cambio de clasificación entre 2013 y 2014 se indica mediante la letra «b» (para indicar una ruptura en las series cronológicas).

NUTS

Los datos presentados en este artículo se basan exclusivamente en la versión NUTS de 2013.

Definiciones de indicadores

Las estadísticas sobre la proporción de niños de cuatro años matriculados en educación de la primera infancia y primaria (CINE 2011 niveles 0-1) abarcan aquellas instituciones que proporcionan cuidados centrados en la educación de niños de corta edad; estas deben tener personal con cualificaciones especializadas en educación. Cabe señalar que esta proporción se calcula sobre la base de datos de dos fuentes distintas (estadísticas de educación y demografía) y que algunos alumnos matriculados en instituciones educativas podrían no estar registrados como residentes en los datos demográficos (por ello, los coeficientes pueden superar potencialmente el 100 %).

La educación profesional está diseñada para que los estudiante adquieran conocimientos, capacidades y competencias específicos para una ocupación o un oficio concretos. La educación profesional puede tener componentes laborales (por ejemplo, programas de aprendices o programas educativos duales). El indicador de educación profesional presentado en este artículo muestra la proporción de estudiantes que siguen programas de formación profesional entre el número total de estudiantes matriculados en el nivel de educación secundaria alta (según se define en la CINE 2011 nivel 3).

El indicador de abandono prematuro de la educación y formación se define como la proporción de personas de 18 a 24 años que cuentan, a lo sumo, con un nivel de educación secundaria baja (niveles 0, 1, 2 o 3c corto de la CINE-97 para el período hasta 2013, inclusive, y niveles 0-2 de la CINE 2011 para 2014 y 2015), y que no siguen ninguna educación o formación complementarias (durante las cuatro semanas anteriores a la encuesta de población activa). Este indicador es la base para uno de los objetivos de Europa 2020, a saber, el de reducir la proporción de abandonos prematuros en la UE por debajo del 10 %.

El indicador de los jóvenes que no trabajan ni siguen estudios ni formación («ninis») corresponde al porcentaje de la población de 18 a 24 años que no tienen empleo ni participan en ninguna educación o formación complementarias.

El indicador de educación terciaria se define como el porcentaje de personas de entre 30 y 34 años que han completado la educación terciaria satisfactoriamente (por ejemplo, en universidades o escuelas técnicas superiores). Se usa el intervalo de edad de entre 30 y 34 años, ya que hace referencia a los primeros cinco años en que la gran mayoría de los estudiantes ya han completado sus estudios. La educación terciaria se refiere a los niveles 5-6 de la a CINE 1997 para los datos hasta 2013 y a los niveles 5-8 de la CINE-2011 para 2014 y 2015. Este indicador es la base para uno de los objetivos de Europa 2020, a saber, el de garantizar que, para 2020, al menos el 40 % de las personas de entre 30 y 34 años hayan completado un nivel de educación terciaria.

Contexto

La educación y la formación son fundamentales para el progreso económico y social, y la consonancia entre las capacidades de las personas y las necesidades del mercado de trabajo desempeña un papel clave en este sentido. Esto adquiere cada vez mayor importancia en una economía globalizada e impulsada por el conocimiento, donde se precisa de mano de obra capacitada para competir en términos de productividad, calidad e innovación.

Cada Estado miembro de la UE es responsable en gran medida de sus propios sistemas de educación y formación así como del contenido de los programas de enseñanza (currículos). La UE apoya las acciones nacionales y ayuda a los Estados miembros a abordar los desafíos comunes a través de lo que se conoce como el «método abierto de coordinación»: ofrece un foro de actuación para el debate de cuestiones de actualidad (por ejemplo, el envejecimiento de las sociedades, el déficit de capacidades o la competencia global) y ofrece a los Estados miembros la oportunidad de intercambiar las mejores prácticas.

Educación y formación en 2020 (ET 2020)

Las Conclusiones del Consejo (2009/C 119/02) sobre un marco estratégico para la cooperación europea en materia de educación y formación (ET 2020) fueron adoptadas en mayo de 2009. Dicho marco establece cuatro objetivos estratégicos para la educación y la formación en la UE: hacer que el aprendizaje permanente y la movilidad sean una realidad; mejorar la calidad y la eficiencia de la educación y la formación; promover la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa; e incrementar la creatividad y la innovación (incluido el espíritu empresarial) en todos los niveles de la educación y la formación. Para alcanzar estos objetivos, ET 2020 establece una serie de valores de referencia que están sujetos a supervisión e información estadísticas periódicas, con las siguientes metas que alcanzar para 2020, a saber, que:

  • al menos el 95 % de los niños entre los cuatro años y la edad de iniciar la educación primaria obligatoria participen en la educación de la primera infancia;
  • la proporción de jóvenes de 15 años con insuficiencia de habilidades en lectura, matemáticas y ciencia sea inferior al 15 %;
  • la proporción de los que abandonan prematuramente la educación y formación sea inferior al 10 %;
  • la proporción de personas de 30 a 34 años con educación terciaria sea de al menos el 40 %;
  • al menos el 15 % de adultos entre 25 y 64 años participen en aprendizaje permanente;
  • al menos el 20 % de los graduados en educación superior hayan realizado un período de estudio o formación relacionado con la educación terciaria (incluidas prácticas laborales) en el extranjero, que represente un mínimo de 15 créditos del sistema europeo de transferencia y acumulación de créditos (ECTS) o que tenga una duración mínima de tres meses;
  • al menos el 6 % de los jóvenes de 18 a 34 años con una cualificación de educación y formación profesionales iniciales hayan realizado un período de estudio o formación relacionado con una educación y formación profesionales iniciales (incluidas prácticas laborales) en el extranjero, que tenga una duración mínima de dos semanas;
  • al menos el 82 % de los graduados (de 20 a 34 años) que hayan dejado la educación y formación a más tardar tres años antes del año de referencia ya se encuentren empleados.

En 2014, la Comisión Europea y los Estados miembros de la UE iniciaron un ejercicio de inventario para evaluar el progreso realizado y estudiar nuevas prioridades para la cooperación a escala de la UE en el ámbito de la educación. Basándose en este trabajo, la Comisión Europea presentó una propuesta de seis nuevas prioridades que abarca el período 2016-20, y que fue aprobada en noviembre de 2015 bajo el título Informe conjunto de 2015 del Consejo y la Comisión sobre la aplicación del marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación (ET 2020) — Nuevas prioridades para la cooperación europea en educación y formación. Las seis nuevos ámbitos prioritarios se refieren a lo siguiente:

  • conocimientos, capacidades y competencias pertinentes y de alta calidad, obtenidos mediante el aprendizaje permanente, centrados en los resultados del aprendizaje en favor de la empleabilidad, la innovación, la ciudadanía activa y el bienestar;
  • educación inclusiva, igualdad, equidad, no discriminación y promoción de las competencias cívicas;
  • educación y formación abiertas e innovadoras, con una plena incorporación a la era digital;
  • fuerte apoyo para los profesores, formadores, directores de centros de enseñanza y demás personal educativo;
  • transparencia y reconocimiento de las capacidades y cualificaciones para facilitar el aprendizaje y la movilidad laboral;
  • inversión sostenible, calidad y eficiencia de los sistemas de educación y formación.

Véase también

Más información de Eurostat

Visualización de datos

Publicaciones

Tablas principales

Regional education statistics (t_reg_educ)
Participation in education and training (t_educ_part)
Participation rates of 4-years-olds in education by NUTS 2 regions (tgs00092)
Education and training outcomes (t_educ_outc)
Tertiary educational attainment, age group 30-34 by sex and NUTS 1 regions (tgs00105)
Tertiary educational attainment, age group 25-64 by sex and NUTS 2 regions (tgs00109)
Early leavers from education and training (tsdsc410)
Early leavers from education and training by sex and NUTS 1 regions (tgs00106)

Base de datos

Regional education statistics (reg_educ)
Participation in education and training (educ_part)
Pupils and students - enrolments (educ_uoe_enr)
All education levels (educ_uoe_enra)
Education and training outcomes (educ_outc)
Educational attainment level (edat)
Population by educational attainment level (edat1)
Transition from education to work (edatt)
Young people by educational and labour status (incl. neither in employment nor in education and training - NEET) (edatt0)
Early leavers from education and training (edatt1)

Sección especializada

Metodología/Metadatos

Fuente de los datos de las tablas, los gráficos y los mapas (MS Excel)

Enlaces externos