Fondo de Solidaridad de la UE

Otras herramientas

 

El Fondo de Solidaridad de la Unión Europea (FSUE) se creó para intervenir en caso de catástrofes naturales graves y aportar la solidaridad europea a las regiones siniestradas de Europa. Se creó como respuesta a las grandes inundaciones del verano de 2002 en Europa central. Desde entonces, se ha utilizado en 80 catástrofes de muy diversos tipos, como inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías. Se ha ayudado a 24 países europeos con más de 500 millones de euros. Lista de todas las intervenciones PDF en

En respuesta a la pandemia de COVID-19, el 1 de abril de 2020 se amplió el ámbito de aplicación del Fondo de Solidaridad de la Unión Europea (FSUE) con el fin de dar cobertura a las emergencias graves de salud pública. Más información aquí.

Las solicitudes deben llegar a la Comisión en un plazo de 12 semanas a partir de la fecha del primer daño causado por la catástrofe. Cuando se trata de catástrofes de desarrollo lento, como sequías o emergencias sanitarias, el plazo se establece en 12 semanas a partir de la primera actuación oficial para hacer frente a la emergencia. En el caso de la pandemia de COVID-19 se aplican condiciones especiales.

Para agilizar la tramitación de la solicitud, se recomienda encarecidamente que el organismo encargado de elaborar la solicitud se ponga directamente en contacto lo más rápidamente posible con la unidad competente de la DG de Política Regional, que le ofrecerá su asesoramiento a tal efecto.

Esta página se actualiza periódicamente. Descargue la última versión del formulario de solicitud.

  • Formulario de solicitud (Última actualización: 16-11-2017) Word en
  • Notas orientativas (Última actualización: 16-11-2017)Word en
  • Umbrales para catástrofes graves PDF en
  • Umbrales para catástrofes regionales PDF en
  • Cálculo del umbral para las catástrofes que afectan a varias regiones (basado en el PIB medio ponderado) xls en
  • Cuánto dinero puede obtener? PDF en
  • Guidance on implementation, closure and auditing processes PDF en

La Comisión revisa la solicitud y, si es aceptada, propone un importe de ayuda al Parlamento Europeo y el Consejo, quienes deberán aprobarlo antes de poder ser abonado. Cuando los créditos están disponibles en el presupuesto de la UE, la Comisión adopta la decisión de conceder la ayuda al Estado afectado, tras lo cual esta se abona de inmediato y en un solo pago. Una vez pagada la ayuda, el Estado afectado es el responsable de su ejecución, incluida la selección de las operaciones y su auditoría y control. Las medidas de urgencia pueden financiarse con carácter retroactivo a partir del día de la catástrofe.

Cabe señalar que el FSUE no es un instrumento de respuesta rápida para atajar las consecuencias de un desastre natural. La ayuda financiera solo puede concederse al país solicitante tras la presentación de una solicitud y un procedimiento presupuestario cuya ejecución puede llevar varios meses.

En mayo de 2019, la Comisión hizo pública una importante evaluación de las actuaciones del Fondo desde su creación en 2002, en la que se formulaban recomendaciones para el futuro. La evaluación pone de relieve el elevado valor añadido del Fondo a la hora de apoyar los esfuerzos de emergencia y recuperación, con el consiguiente alivio de la carga financiera para las autoridades nacionales y regionales. Entre las aportaciones del Fondo, que totalizan 5.200 millones de euros, destacan los 1.200 millones de euros que se destinaron a los terremotos del centro de Italia en el periodo 2016-2017.
El informe también señala la existencia de un margen de mejora en cuanto a la rapidez, coherencia, eficacia y difusión pública de las intervenciones.
Más sobre la evaluación

Comisión Europea
DG Política Regional y Urbana
Unidad E1/EUSF
B - 1049 Bruselas
Bélgica
Johannes Wachter
teléfono: +32 2 296 65 15


Inguna Kramina
Inguna.KRAMINA@ec.europa.eu
teléfono: +32 229-66062
Nyla Cruz
Nyla.Cruz@ec.europa.eu
teléfono: +32 2 295 36 09

¿En qué casos interviene el FSUE?

The EUSF El FSUE puede proporcionar ayuda financiera a los Estados miembros y a los países que mantienen negociaciones de adhesión en caso de «catástrofe grave»:

  •  daños directos totales superiores a 3.000 millones de euros, a precios de 2011, o al 0,6% de la RNB del Estado afectado (de ambos, el que sea menor)
  • en catástrofes menores («catástrofes regionales»): daños directos totales superiores al 1,5% del PIB regional en una región de nivel NUTS 2 (para las regiones ultraperiféricas, el umbral de intervención es el 1% del PIB regional)
  • cuando un Estado que puede optar a una ayuda se vea afectado por la misma catástrofe grave que un Estado vecino que puede optar a una ayuda
  • en «emergencias graves de salud»: cuando el coste total de las medidas de respuesta de emergencia se estime en más de 1.500 millones de euros, a precios de 2011, o en más del 0,3% de la RNB.

¿Con qué presupuesto?

La ayuda del Fondo de Solidaridad puede ascender hasta un máximo total anual de 500 millones de euros (a precios de 2011) y supone un gasto extra del presupuesto de la UE. A esa cifra puede añadirse la asignación no utilizada del ejercicio anterior. Cada subvención debe ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo, a propuesta de la Comisión. Una cuarta parte de este importe tiene que seguir disponible el 1 de octubre de cada año para cubrir necesidades eventuales hasta el final del año. En casos excepcionales, y si los recursos hasta el final del año son insuficientes, la diferencia puede cubrirse con el presupuesto del año siguiente.

¿A qué actuaciones se dirige?

The EUSF El objetivo del FSUE es complementar el gasto público destinado por los Estados miembros a las operaciones esenciales de emergencia siguientes:

  • restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras y el equipamiento en los sectores de la energía, el agua y las aguas residuales, las telecomunicaciones, los transportes, la sanidad y la enseñanza
  • puesta a disposición de alojamientos provisionales y financiación de servicios de auxilio destinados a las necesidades de la población afectada
  • aseguramiento de las infraestructuras de prevención y medidas de protección del patrimonio cultural
  • limpieza de las zonas siniestradas, incluidas las zonas naturales, en consonancia, según proceda, con planteamientos ecosistémicos, así como restauración inmediata de las zonas naturales afectadas para evitar efectos inmediatos de erosión del suelo
  • prestación de asistencia rápida, incluida atención médica, a la población afectada por una emergencia grave de salud pública
  • protección de la población frente al riesgo de verse afectada, a través de medidas de prevención, seguimiento o control de la propagación de enfermedades, de lucha contra los riesgos graves para la salud pública o de reducción de su impacto en la salud pública.

El FSUE no se creó para hacer frente a todos los gastos ocasionados por las catástrofes naturales. En principio, su intervención está limitada a los daños no asegurables y no compensa los daños privados. La ayuda del FSUE no cubre actuaciones a largo plazo, como las orientadas a la recuperación económica y la prevención. Sin embargo, esas actuaciones pueden recibir ayudas procedentes de otros instrumentos y, en particular, de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos.

Ejemplo

Inundaciones de agosto de 2005 en Austria (catástrofe regional)

En agosto de 2005, se produjeron graves inundaciones en zonas de dos Estados federados austriacos, Voralberg y Tirol. Las inundaciones causaron importantes daños en la agricultura, el turismo, viviendas, empresas, las redes de transporte y otras infraestructuras. Los daños totales directos, estimados en 591,94 millones de euros, representan aproximadamente el 0,27% de la RNB de Austria. Como esta cifra es inferior al umbral aplicable para la intervención del Fondo de Solidaridad para catástrofes graves (0,6% de la RNB de Austria, es decir, 1.336,3 millones de euros), la solicitud se examinó de acuerdo con los criterios excepcionales para las denominadas catástrofes extraordinarias de escala regional. La Comisión llegó a la conclusión de que la solicitud presentaba pruebas suficientes para permitir una intervención con carácter excepcional del Fondo de Solidaridad y conceder una ayuda financiera por 14,79 millones de euros. Las ayudas se utilizaron para:

  • el restablecimiento inmediato de infraestructuras y, en especial, la reparación de carreteras (contribución total del FSUE: 9,86 millones de euros)
  • el refuerzo inmediato de la seguridad de las infraestructuras de prevención, en particular mediante la reparación de los diques dañados en la red hidrográfica, con actuaciones como la retirada de árboles y escombros, la construcción de embalses y la estabilización y restablecimiento de los lechos de los ríos (contribución total del FSUE: 4,93 millones de euros).

Documentos

Ficha informativa

Informes

Panorama (revista)

Comunicados de prensa