Representación en España

No más brecha salarial: así trabaja la Comisión para conseguir la igualdad de género

/spain/file/181107women-jourovajpg_es181107_women-jourova.jpg

igualdad entre mujeres y hombres, igualdad de género, brecha salarial, pobreza, conciliación, Comisaria Jourová en una reunión con mujeres sobre la igualdad de género
La comisaria Věra Jourová trabaja por la igualdad entre mujeres y hombres en la Unión Europea y en todo el mundo

La Unión Europea es una de las regiones más avanzadas del mundo en igualdad entre hombres y mujeres, pero todavía queda mucho por mejorar. Aún hoy, las mujeres en España cobran un 14.2 % menos que los hombres. Estas son nuestras medidas para acabar con la brecha salarial. 

07/11/2018

«Que las mujeres cobren menos que los hombres es injusto, porque una mujer tiene derecho a recibir el mismo salario que un hombre». Con estas palabras Vera Jourová, Comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, resume la posición de la Comisión Europea ante la brecha salarial. Y las soluciones para acabar con esta diferencia  serán protagonistas de las reuniones de esta semana con representantes del Gobierno y el Diálogo Ciudadano junto a Albert Rivera en Madrid.  

¿Cómo es la brecha salarial en la UE? ¿Qué propone la Comisión Europea como solución?

Te explicamos.

Más formadas pero con menos salario y empleo

El cálculo de la brecha salarial tiene en cuenta la diferencia en remuneración por hora, horas de trabajo remunerado y tasa de empleo.

En la UE, es del 16.2 %, mientras que en España es apenas mejor, un 14.2 %. Las mujeres en Europa tienen una menor tasa de empleo debido, entre otras razones, a que son ellas quienes suelen interrumpir su carrera profesional para cuidar de niños o familiares -un trabajo que no es remunerado.

Pero esta brecha no solo atenta contra los derechos de las mujeres. También es un lastre para nuestra economía, dada la elevada capacitación de las europeas: ellas representan más del 60 % de los graduados universitarios en la UE. Con esta lógica, una proporción mayor de mujeres deberían conseguir mejores puestos de trabajo y mejores salarios. Pero esta aún no es la realidad en la UE. «Es una pérdida de talento y de inversión», enfatiza la comisaria.

Además de ser una injusticia en sí misma, la brecha salarial de género incrementa el riesgo de pobreza en mujeres, en especial en la época de jubilación. Un menor salario implica una pensión menor: la diferencia puede llegar a un 36%.

Primer paso: conciliación de vida familiar y laboral

Ante esta situación, hay que impulsar la conciliación entre familia y trabajo. Así se evita que sean casi siempre las mujeres quienes dejan de lado sus carreras por cuidar a hijos y familiares, uno de los asuntos que más pesan en la brecha salarial de género.

La Comisión tiene un paquete de propuestas para acabar con ello que espera que se aprueben antes de fin de año. Entre ellas:

  • 10 días de permiso para padres después del nacimiento de un niño;
  • Un mínimo de 4 meses de permiso no transferible para cada progenitor;
  • Nuevos patrones flexibles de trabajo.

Las cifras hablan por sí solas: según el último eurobarómetro sobre conciliación familiar y laboral, uno de cada cuatro europeos dice que es difícil acogerse al permiso de paternidad, y una misma proporción admite que se les recomienda no hacerlo.

Además de estas medidas, la Comisión incluye una serie de recomendaciones a los países de la UE. Entre ellas, que sus sistemas impositivos no penalicen la paternidad, que inviertan más en ayudas a progenitores como guarderías –incluso acudiendo a fondos europeos-, o que se garantice la protección contra la discriminación y el despido de cuidadores y progenitores, incluyendo embarazadas y trabajadores que vuelven tras una baja por paternidad.

Otros factores que influyen en la brecha salarial son:

  • Las mujeres trabajan más frecuentemente a tiempo parcial –otra vez, en gran parte debido a que dedican más tiempo a cuidar de hijos y familiares-
  • No consiguen romper el «techo de cristal» en las empresas. Por eso, la Comisión pide más transparencia a las empresas en sus políticas de remuneración, ya que, en palabras de la comisaria Jourová: «Cobrar menos por igual trabajo es pura discriminación».
  • Ellas suelen trabajar en sectores menos remunerados, como el sanitario, los servicios sociales y la educación, frente a otros sectores como la tecnología, donde los salarios son más altos. En este último punto, la Comisión tiene un plan para elevar la tasa de empleo femenino en el sector tecnológico.

Hay que cerrar esta brecha. La Comisión ha puesto sus propuestas encima de la mesa. Es el turno de que el Parlamento y el Consejo las evalúen y aprueben. El tiempo apremia.


Prioridades de la Comisión en su estrategia para la igualdad entre hombres y mujeres 2016-2019

  1. Incrementar la participación de la mujer en el mercado laboral y la igualdad económica entre mujeres y hombres;
  2. Reducir la brecha entre mujeres y hombres en salario y pensiones, reduciendo el riesgo de la pobreza femenina;
  3. Promover la igualdad en la toma de decisiones;
  4. Luchar contra la violencia contras las mujeres y proteger y apoyar a las víctimas;
  5. Promover la igualdad de género y los derechos de las mujeres en todo el mundo.