Representación en España

El imán más sofisticado de la historia tiene sello español

/spain/file/news-f4e-cadarachejpg_esnews-f4e-cadarache.jpg

Imán en fusion for energy
Imán en fusion for energy

Ya está listo el imán más sofisticado del mundo que formará parte del equipo que se instalará en el ITER, un macro-experimento científico a escala mundial que intenta demostrar la viabilidad de producir energía de forma comercial mediante fusión nuclear, el mismo proceso que proporciona energía al sol y las estrellas. La investigación en materia de fusión se encamina al desarrollo de una fuente de energía segura, ilimitada y limpia.

19/05/2017

La fusión nuclear se produce cuando, bajo temperaturas extremas, se separan los electrones de los núcleos y como resultado se forma un plasma (el llamado "cuarto estado de la materia") propicio para producir energía.  Este plasma, debido a sus condiciones extremas, sólo puede contenerse gracias al campo magnético que producirán una serie de imanes gigantes. Los imanes, en forma de bobinas (conocidas como bobinas de campo toroidal) de 13 metros de alto y 9 metros de ancho, pesan aproximadamente 300 toneladas, tanto como un Boeing 747, y serán los encargados de confinar el plasma del ITER, que se espera alcance una temperatura de 150 millones de grados centígrados. Cuando sean propulsadas, las bobinas del ITER generarán un campo magnético que alcanzará 11,8 Teslas, aproximadamente un millón de veces más poderoso que el campo magnético de la Tierra, lo que las convierte en piezas fundamentales para desarrollar este experimento sin precedentes. En total, el ITER funcionará con 18 bobinas, de las cuales 10 se fabricarán en Europa (9 más 1 de recambio) y 9 en Japón.

 

 Además, la industria española está jugando un papel central en el proyecto, pues son dos empresas españolas, Iberdrola Ingeniería y Construcción y la pyme Elytt, junto a la italiana ASG Superconductors, las ganadoras de un contrato por valor de unos 150 millones EUR para la fabricación de los 10 imanes europeos.  

La consecución de este hito está siendo posible gracias a la financiación de la Unión Europea, la cual coordina la contribución europea a través de la empresa conjunta Fusion for Energy (F4E), con sede en Barcelona. Europa contribuirá al proyecto sufragando casi la mitad de los costes de producción, mientras que los otros seis miembros de esta empresa conjunta internacional (China, Japón, la India Corea del Sur, Rusia y Estados Unidos) cubrirán el resto a partes iguales. EL ITER está siendo construido desde 2010 en un terreno despejado de 42 hectáreas en Cadarache, al sur de Francia.

/spain/file/news-f4e-cadarache2jpg_esnews-f4e-cadarache2.jpg

Fusion for energy en Cadarache
Fusion for energy en Cadarache
Desde 2008, la F4E ha firmado contratos por un valor aproximado de 5 000 millones EUR con distintas empresas y organizaciones de I+D europeas. Gracias a la investigación en el campo de la fusión se han conseguido numerosos avances científicos de gran relevancia para este proyecto. Operadores económicos, grandes y pequeños, han visto en el ITER un amplio abanico de oportunidades de negocio y beneficios ya que han aumentado su volumen de negocio, creado empleo y ganado confianza en el plano internacional.