Representación en España

8 de septiembre: Día Europeo de la Donación y el Trasplante de Órganos

/spain/file/newsorgans-donationjpg_esnews_organs-donation.jpg

organs donation
organs donation

«Devolver la esperanza a los pacientes en lista de espera en toda Europa». Mensaje de Vytenis Andriukaitis, Comisario Europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, con motivo del 8 de septiembre: Día Europeo de la Donación.

08/09/2017

Día Europeo de la Donación y el Trasplante de Órganos, 8 de septiembre de 2017

«Devolver la esperanza a los pacientes en lista de espera en toda Europa»

Mensaje de Vytenis Andriukaitis, Comisario Europeo de Salud y Seguridad Alimentaria

Hoy se celebra el 18.º Día Europeo de la Donación y el Trasplante de Órganos. Me encuentro en Lituania, y precisamente acabo de regresar de una conferencia conmemorativa del 30.º aniversario del primer trasplante de corazón realizado aquí, en mi país. Para mí es un acto muy especial. Como sabrán algunos lectores, yo era cardiocirujano antes de entrar en política, y tuve el privilegio de participar en ese primer trasplante cardíaco en Lituania. Ese momento me dejó una impresión tan fuerte que aún recuerdo todo como si hubiera ocurrido ayer. Por supuesto, también marcó un punto de inflexión en la medicina y fue, por tanto, uno de los hechos más destacados de mi carrera profesional.

El momento decisivo para la donación de órganos llegó un poco antes, en 1954, cuando se efectuó el primer trasplante de riñón con éxito. Desde entonces, el trasplante de diversos órganos ha ido en constante aumento en la UE merced a una combinación de avances quirúrgicos, equipos clínicos mejor coordinados, mejoras del transporte y de las normas de seguridad de los órganos y un mayor intercambio transfronterizo de órganos.

Sobre todo, se han hecho progresos gracias al aumento de los índices de donación, porque ningún trasplante puede hacerse sin un donante. Por eso, en primer lugar y ante todo, quisiera aprovechar la ocasión para rendir homenaje a los innumerables héroes cotidianos que, en la UE, han ayudado a prolongar y salvar cientos de miles de vidas. Su contribución es impagable.

A pesar de que los trasplantes de órganos han aumentado un 14 % entre 2010 y 2015 en la UE (según el Consejo de Europa), cada día mueren dieciséis pacientes que esperan recibir los órganos que necesitan. Si queremos devolver la esperanza a los pacientes que están en las listas de espera en toda Europa, la necesidad de seguir avanzando es evidente; reitero mi compromiso a utilizar todos los instrumentos de que dispone la UE para alcanzar este objetivo.

Ante todo, me gustaría aprovechar los progresos realizados gracias a la Directiva de 2010 sobre normas de calidad y seguridad de los órganos para el trasplante y el plan de acción paralelo para apoyar la puesta en común de experiencias y conocimientos entre los países de la UE. En breve se publicará un informe de evaluación sobre el plan de acción para 2008-2015, en el que se demuestra claramente que la puesta en común de recursos y conocimientos en toda la Unión puede contribuir significativamente a mejorar los resultados clínicos.

Un ejemplo de nuestro esfuerzo por aprovechar el impulso del plan de acción es la donación de órganos entre países de la UE, que ha demostrado su eficacia para ayudar a los pacientes en lista de espera. La herramienta informática recientemente desarrollada por la Acción Común Foedus tiene por objeto encontrar órganos adecuados en un país distinto al del receptor. En solo dos años se han podido efectuar cerca de noventa trasplantes de órganos, principalmente en niños, lo que no habría sido posible de otro modo.

También quisiera aprovechar el potencial de una nueva y prometedora iniciativa: las redes europeas de referencia (RER), iniciadas a principios de este año. Se trata de redes virtuales en las que participan proveedores de asistencia sanitaria de toda Europa, con el objetivo de hacer frente a enfermedades y condiciones complejas o raras que exigen tratamientos altamente especializados y una concentración de conocimientos y recursos. Como ningún país por sí solo dispone de los conocimientos y la capacidad para tratar todas las enfermedades complejas y raras, considero que las RER son una de las iniciativas de cooperación transeuropea más importantes e innovadoras en el ámbito de la asistencia sanitaria.

Una de las veinticuatro RER que funcionan actualmente, denominada «Transplant-Child», se centra en los trasplantes pediátricos. Esta red reúne a expertos en trasplantes y tratamientos posteriores a fin de mejorar los resultados para los niños y sus familias. Su objetivo es reducir el tiempo de hospitalización y los costes derivados de los trasplantes y armonizar los cuidados asociados a los trasplantes pediátricos para minimizar el riesgo de complicaciones posteriores.

Aun haciendo honor a todos los progresos realizados en las últimas décadas, no podemos ser autocomplacientes o creer que los logros hasta la fecha son suficientes. Mientras siga habiendo miles de pacientes en las listas de espera para recibir trasplantes en toda la UE, todos nosotros —responsables políticos, autoridades competentes, proveedores de asistencia sanitaria, profesionales de la salud, pacientes e investigadores— tenemos que redoblar nuestros esfuerzos y trabajar juntos para transformar estas iniciativas audaces en un éxito real y duradero.