Representación en España

2017, un año clave para las relaciones entre la UE y América Latina

/spain/file/cooperationjpg_escooperation.jpg

trade policy
©

El 12 de octubre es un día oportuno para hacer un balance de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina. Más allá de sus vínculos históricos y culturales, "comparten hoy una visión de cómo debe ser el mundo: más multilateralismo, desarrollo sostenible, democracia y derechos humanos". Así lo destacó recientemente la Alta Representante de la UE  Federica Mogherini en un reciente discurso.

 

12/10/2017

En un contexto internacional en el que ya no existen exclusivamente dos superpotencias hegemónicas, tanto América Latina como Europa deben dar un paso al frente para ser motores del cambio y partes activas en la resolución de los problemas globales.

Tanto Europa como América latina se han visto beneficiadas por un mundo abierto y globalizado. En Europa, se apostó hace seis décadas por la cooperación y el comercio. América Latina, gracias al equilibrio entre comercio y políticas sociales ha logrado, desde comienzos de siglo, reducir a la mitad la pobreza extrema. Todo esto ha sido posible, en buena medida, gracias al libre comercio entre diferentes países y regiones.

Es por este motivo por el que la Unión busca concluir antes de finales de 2017 acuerdos comerciales con Mercosur y México (en el caso del segundo, se trataría de ampliar el acuerdo vigente), acuerdos que den un nuevo impulso a nuestras economías y las pongan, ahora más que nunca, a la cabeza del desarrollo económico y social. La UE también ha entablado negociaciones con Chile para renegociar el acuerdo vigente.

En palabras del propio Presidente Juncker, estos nuevos acuerdos "deben ir acompañados de una elaboración de políticas abierta", garantizando así que las decisiones que tomen nuestros gobiernos no se hagan nunca de espaldas a sus ciudadanos. Garantizar los máximos estándares, proteger las marcas e indicaciones geográficas o abrir los concursos públicos a empresas europeas son algunos de los objetivos europeos en estas negociaciones. Tanto la Unión Europea como América Latina buscan acuerdos ambiciosos, compatibles con un desarrollo sostenible, que establezcan reglas justas que protejan a los trabajadores y salvaguarden el medioambiente.

Las relaciones entre Europa y América Latina no se limitan al terreno diplomático y económico. Desde el primer momento la Unión Europea ha enviado ayuda a la región en cada uno desastres naturales recientes, desde el huracán Matthew o el terremoto en México, hasta los incendios forestales en Chile y las inundaciones en Perú y Colombia a principios de este año.

Una muestra más de solidaridad son los más de 1.000 millones de euros de asistencia humanitaria a América Latina y el Caribe que la Comisión ha proporcionado desde 1994, con especial atención a las poblaciones más afectadas por los desastres naturales y la violencia, así como la dotación de estas comunidades de los instrumentos y capacidades necesarias para afrontar estas amenazas en el futuro. 

Hoy, más de 500 años después, Europa y América Latina se miran de nuevo, ahora de igual a igual, conscientes de los enormes lazos que las unen y del potencial de unas relaciones todavía, en gran medida, por explorar.

Más información

Los beneficios de la liberalización del comercio con el Mercosur, Discurso de Cecilia Malmström,  Madrid, 3 de Julio 2017

Negociaciones comerciales con México