Representación en España

España avanza en el escalafón europeo digital

/spain/file/180518desi-spainjpg_es180518_desi-spain.jpg

La integración digital de los servicios públicos y de las empresas en España está entre las más altas de la Unión Europea
La integración digital de los servicios públicos y de las empresas en España está entre las más altas de la Unión Europea. Foto: Thinkstock

España avanza dos puestos en la lista de países más avanzados en el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI, por sus siglas en inglés), basando este adelanto en su alto nivel de conectividad y el uso de la tecnología digital por parte de empresas y servicios públicos. Se necesita mejorar en formación digital ciudadana.

18/05/2018

España se ha ubicado en el 10º lugar de los 28 países de la UE en el DESI 2018, dos puntos por delante de su posición en 2017. (La clasificación del DESI 2017 ha sido reajustada por la inclusión de nuevas categorías de evaluación, que hicieron que España pase del 14º al 12º en esa lista).

Esto coloca al país a la cabeza de los denominados países de resultados intermedios. Desde 2014 muestra una tendencia al alza superior a la media de la Unión.

/spain/file/desi20182png_esdesi_2018_2.png

España ha tenido una tendencia al alza superior a la media de la UE en el desarrollo de su Economía y Sociedad Digitales
España ha tenido una tendencia al alza superior a la media de la UE en el desarrollo de su Economía y Sociedad Digitales (Gráfico: Informe DESI 2018)

Mejora en todas las dimensiones

El avance de España se explica por un mejor rendimiento en cada una de las cinco dimensiones que mide el DESI, que son las siguientes:

  1. Conectividad: Banda ancha fija, móvil y precios
  2. Capital humano: Uso de internet y competencias digitales
  3. Uso de servicios de internet: Uso por parte de los ciudadanos de los contenidos, las comunicaciones y las transacciones en línea
  4. Integración de la tecnología digital: Digitalización de las empresas y comercio electrónico
  5. Servicios públicos digitales: Administración electrónica y sanidad electrónica

En concreto, España ha destacado por encima de la media de la UE en conectividad, en integración de la tecnología digital y en servicios públicos digitales.

/spain/file/desi20181png_esdesi_2018_1.png

En concreto, España ha destacado por encima de la media de la UE en conectividad, en integración de la tecnología digital y en servicios públicos digitales.
En concreto, España ha destacado por encima de la media de la UE en conectividad, en integración de la tecnología digital y en servicios públicos digitales. (Informe DESI 2018)

Un país muy conectado

España cuenta con una amplia disponibilidad de redes de banda ancha fija móvil rápidas y ultra rápidas, y su implantación ha aumentado respecto al año anterior.

En concreto, España tiene una cobertura de banda ancha fija del 96 % de hogares y de banda ancha móvil del 92 % de los abonos, lo que la ubica por encima de la media de la UE, y bien encaminada a la consecución del objetivo de la Agenda Digital Europea  de ofrecer cobertura de banda ancha rápida (30 Mbps o superior) para el 100 % de los ciudadanos europeos en 2020.

Destaca especialmente la cobertura de fibra óptica para hogares, que en España alcanza al 83,6 % de la población, un porcentaje que en la UE solo supera Portugal.

Eso sí, en el apartado de precios, España está cerca de la cola, en el puesto 22º, con 74 puntos en su clasificación, frente a los 87 puntos de la media de la UE.

«Basándose en un amplio despliegue de redes de fibra y esfuerzos significativos en materia de cobertura 4G, España está en buenas condiciones para seguir cumpliendo el objetivo de garantizar que todos los ciudadanos españoles disfruten de una economía digital innovadora y con visión de futuro. Sin embargo, España debe afrontar, en el contexto de una tecnología de banda ancha ultrarrápida, las cuestiones interrelacionadas de los precios y la implantación», dice el Informe de país para España del DESI.

Empresas y administración, por delante

Donde más destaca España es en la utilización de las ventajas que ofrece internet por parte de las empresas y las administraciones públicas.

Cada vez más empresas españoles recurren a las redes sociales, la factura electrónica los servicios en la nube y el comercio electrónico. En concreto, España ocupa el puesto 7 en este sentido, un avance de tres puestos en comparación con el año anterior.

Por su parte, las administraciones públicas españolas destacan en la oferta de gestiones en línea a sus ciudadanos, y en la disposición de datos abiertos para su consulta. Los servicios públicos digitales ocupan el puesto número 4 de los países de la UE.

Hay que mejorar en capital humano y uso de internet

En estas categorías, España se ubica por debajo de la media de la UE, puesto que todavía hay una quinta parte de sus ciudadanos que no se conectan a internet y cerca de la mitad de los españoles aún carece de competencias digitales básicas (tales como enviar correos electrónicos, editar fotos y descargar e instalar aplicaciones).

Esta situación coloca a España en el puesto 14º en capital y humano y en el 18 en uso de servicios de internet. Además, pese al aumento de la demanda de trabajadores en el sector de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), la oferta de especialistas sigue estando por debajo de la media de la UE.

Ante la necesidad de trabajadores especializados en TIC, el informe de la Comisión sobre España destaca la iniciativa del Gobierno del programa de ayudas «Profesionales digitales», otorgadas a través de la entidad pública RED.ES para impulsar la formación y el empleo de los jóvenes en la Economía Digital, dotado con unos 20 millones de euros y cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

Ciudadanos, más lúdicos que operativos

El informe destaca también que entre los españoles los servicios más populares son la descarga o la emisión en directo de música, vídeos y juegos (83 %) y que usan las redes sociales (68 %) por encima de la media de la UE, pero el uso de la banca por internet y las compras en línea (55 % y 59 %, respectivamente) es inferior a la media.