Representación en España

#InvestEU: La tecnología asturiana al servicio del consumidor

/spain/file/bannerinvesteujpg_esbanner_investeu.jpg

InvestEU
©
La Unión Europea apoya la innovación y el empleo en Asturias a través de la financiación de proyectos como el de la empresa Spectrapply Biotechnology, que ha puesto al alcance de los usuarios una tecnología que permite conocer lo que se consume de forma inmediata.
27/03/2018

Ante un consumi­dor concienciado y preocupado por el origen de los productos, el etiquetado de la UE es una garantía de calidad. Pero para incrementar aún más la seguridad, la empresa Spectrapply Biotechnology, fundada en 2011, trabaja en la tecnolo­gía de infrarrojo cercano o NIR (Near Infrared Spectroscopy), que permite conocer desde si un pescado tiene anisakis hasta el origen de la madera de una mesa.

/spain/file/newsinfrared-systemesjpg_esnews_infrared-system_es.jpg

Empresa asturiana Spectrapply Biotechnology
Tecnología de infrarrojo cercano (NIR). Foto: EFE.

Contra el fraude

Actualmente, gracias a una aportación de la Comisión Europea de 1,6 millones de euros -1,1 de ellos no reembolsables-, la compañía trabaja en el di­seño de un equipo portátil que permite controlar, de forma económica, el origen de la madera que entra en la región.

El control de la importación de la madera es un proble­ma para la UE. El uso de esta herramienta permi­tirá usuarios, a profesionales del sector aduanero o de la industria maderera, acreditar la calidad y el origen de cual­quier madera, al tiempo que favorece una explotación forestal sostenible y acorde a la normativa europea sobre el comercio de la madera.

De esta manera, «el consumidor com­pra lo que quiere comprar, el productor del artículo utiliza la madera que quie­re, y el que importa está adquiriendo aquello por lo que ha pagado», dijo el responsable de Desarrollo de Negocio de Spectrapply Biotechnology, Efrén García, en una entrevista a EFE.

Infinitas aplicaciones

Actualmente, estos controles solo son viables en «grandes corporaciones, que pueden comprar el equipamiento nece­sario», pero el futuro apunta a que «todos podamos controlar los parámetros de los productos que ad­quirimos», señaló Efrén García.

El avance resulta notable al aplicarse a aspectos como la soste­nibilidad, la seguridad o la salud, que tienen una repercusión real en nuestra vida y cada vez cobran más im­portancia en las decisiones de compra.

En este sentido, Spectrapply Biote­chnology desarrolla varias iniciativas basadas en la tecnología NIR para la industria alimentaria, una de las más sensibles. Entre ellas, destaca un pro­yecto para la detección del anisakis en pescado que la UE apoya con una financiación de 50.000 euros. También pretende instalar equipos de control en fruterías que permitirán ver el grado de madurez de la fruta.

Aunque el 95 % de su facturación procede del sector alimentario, la compañía asturiana trabaja también con otros sectores, como el farmacéutico, para veri­ficar la calidad de los medicamentos; y el de la medicina, con proyectos como el desarrollado junto a la Universidad de Oviedo para determinar el grado de deterioro muscular (sarco­penia) en ancianos.

 

Otros proyectos españoles apoyados por InvestEU, el Plan Europeo de Inversiones

Más información sobre #InvestEU, aquí