Representación en España

Europa impulsa la internacionalización de empresas agroalimentarias españolas

/spain/file/news171107agriculture-spainjpg_esnews_171107_agriculture-spain.jpg

agriculture spain exports
Un acto en la fábrica de lácteos Ilas, en Asturias ©

Con la ayuda de la Unión Europea a la internacionalización de sus productos, la agricultura y el sector agroalimentario puede mirar el futuro con mayor optimismo. La Comisión Europea, y especialmente el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, tienen claro que la producción agrícola española tiene un gran potencial en el mercado exterior.

07/11/2017
  • La Comisión Europea trabaja en su agenda comercial para abrir mercados para nuestros productos

  • El grueso del potencial de los nuevos acuerdos comerciales beneficio a las pymes

Una crisis, una oportunidad

La necesidad surgida de una crisis permitió vislumbrar una oportunidad. En 2014, un importante socio comercial hasta ese momento, la Federación Rusa, decidió cerrar las puertas a numerosos productos frescos europeos ( lácteos, frutas y hortalizas), generando una caída de ventas anuales de más de 5.000 millones de euros.

Desde entonces, la Comisión Europea ha por un lado ayudado a los agricultores a capear la crisis, apoyando rentas, sosteniendo los precios agrícolas a través de la retirada de productos, y ayudando a la agricultura a buscar otras salidas par sus productos. Como parte de estas iniciativas de promoción de los productos europeos, el comisario Hogan ha liderado varias misiones de alto nivel al exterior promoviendo los productos europeos, que gozan de enorme prestigio en todo el mundo por su calidad. Entre los mercados visitados por Hogan están China, Irán, Vietnam, Indonesia, Arabia Saudí, y Canadá. En paralelo, la Comisión Europea ha llevado a cabo numerosas negociaciones comerciales para facilitar nuestras exportaciones.

Un subsector especialmente golpeado por el veto ruso fue el de los lácteos, que se tuvo que lanzar a la conquista de nuevos mercados. Los avances han llegado. El último ejemplo, la incorporación de Industrias Lácteas Asturianas (Ilas) al grupo de cuatro fábricas ubicadas en España (la estadounidense Abbot  -Granada-, Alter –Madrid- y Hero –Almería-) que cuentan con la homologación de China para poder exportar leche infantil al gigante asiático. Una posibilidad abierta sólo a 40 empresas en el mundo que exportan leche maternizada o infantil a China, un mercado muy restrictivo.

La apertura del mercado chino tiene una importancia estratégica para el sector agroalimentario español y europeo, por lo cual el comisario Hogan viene estrechando los contactos con las autoridades chinas en pos de lograr intercambios comerciales fructíferos.

Las exportaciones de productos agroalimentarios europeos a China subieron de manera espectacular desde 2008, entrando la balanza comercial en valores positivos para la Unión a partir de 2011. (Ver gráfico)

/spain/file/new171107exports-agriculture-chinajpg_esnew_171107_exports-agriculture-china.jpg

exports, agriculture, china
©

En este contexto, la internacionalización de nuestra producción agroalimentaria es parte fundamental de la Política Agrícola Común (PAC).

Nueva oportunidad
De la misma manera que el cierre del mercado ruso supuso un impulso a la búsqueda de nuevos mercados, la Comisión Europea quiere abrir nuevos mercados para nuestros productos, aprovechando el renovado interés de varios países para cerrar acuerdos con la UE.

Así, la Comisión ha cerrado en los últimos años varios acuerdos comerciales, algunos de los cuales han sido ratificados y están en vigor: Corea, Ecuador, Sudáfrica, Canadá (el CETA, en vigor de forma provisional y ratificado por el Congreso español) o Ucrania.

Hay acuerdos cerrados, como el de Vietnam, o casi cerrados, como el de Japón,  que tienen que ser ratificados. También hay acuerdos en proceso de ratificación: México, Chile y Mercosur (un acuerdo muy importante para España, cuyo impacto triplicaría el impacto –positivo- del acuerdo con Canadá, y cuyas negociaciones nos gustaría concluir antes de finales de año).

Además, desde la Comisión seguimos buscando socios que compartan nuestra visión de crear unas reglas internacionales progresistas y adaptadas al comercio del siglo XXI. Por eso, hemos propuesto sumar acuerdos comerciales con Australia y Nueva Zelanda.

Ejemplos concretos de acuerdos comerciales europeos con países terceros

  • Corea del Sur. Incrementó el 55% las exportaciones europeas en los cinco primeros años de aplicación. Un estudio reciente centrado en el sector agroalimentario concluía que en 2015 el acuerdo había dado lugar a 439 millones de euros de exportaciones agroalimentarias suplementarias, principalmente productos básicos y materias primas.
  • México, Corea del Sur y Suiza. El mismo estudio concluía que sólo estos tres acuerdos incrementaron las exportaciones agroalimentarias de la UE en unos 1.000 millones.
  • Canadá.  El acuerdo más ambicioso y progresista que jamás ha firmado la UE. Elimina el 99% de los aranceles y permitirá la protección de 150 indicaciones geográficas (una veintena, españolas) contra las usurpaciones.
  • Mercosur. Ahorro de 4.000 millones de euros en aranceles para productos europeos, así como acceso a amplios mercados de servicios y de compra pública. No está cerrado. Hay productos europeos muy sensibles, a los que hay que proteger, y queda mucho trabajo, pero creemos que es posible llegar a un acuerdo equilibrado antes de finales de año. En este sentido, el comisario Phil Hogan dijo que la UE "aún queda trabajo, incluyendo aspectos de interés clave para la UE en materia de agricultura", mencionando un mayor acceso a productos como los lácteos o el vino, así como el facilitar los procedimientos de exportación y la protección de las indicaciones geográficas protegidas.
  • Japón. En julio de 2017, la UE y Japón llegaron a un acuerdo de principios para un "partenariado económico". Buscamos cerrar el acuerdo definitivo antes de finales de año. Se eliminará toda clase de aranceles – por un valor de 1.000 millones de euros-. Las exportaciones de la UE podrían incrementarse en 20.000 millones, aumentando las oportunidades para exportaciones de carne o de quesos, por ejemplo, y asegurando la protección de más de 200 indicadores geográficos protegidos (IGP) europeos.
  • Sudáfrica. Al igual que otros acuerdos, incluye un capítulo sobre el vino –denominaciones de origen como Rueda o Ribera del Duero quedan protegidas-. El pacto permite nuevas concesiones en el sector lácteo, para cereales y para carne, a cambio de concesiones limitadas, también en sectores agroalimentarios.

Pymes, las grandes beneficiadas
Las principales beneficiadas por la eliminación de barreras y aranceles son las pymes, a las que por su menor margen de maniobra les cuesta más hacer frente a los obstáculos regulatorios que hoy son para ellos – por su complejidad – casi inexpugnables.

Esto beneficiaría no sólo a las pymes agroalimentarias, sino a otros sectores donde las pymes españolas se pueden convertir en las grandes ganadoras, como calzado y textil, tecnología y maquinaria, etc.

Si el desempleo sigue siendo el principal problema de la economía española, no hay que perder de vista que un 10 por ciento de sus puestos de trabajo dependen de la internacionalización de las empresas: 1,6 millones –31 millones en la UE- .

Por eso, la mejoría general del empleo y de la salud económica española depende, en gran medida, de nuestra capacidad negociadora europea para abrir mercados a nuestros productos de excelencia.