Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión

Ajustes razonables para las personas con discapacidad

¿Qué son los ajustes razonables?

Se entiende por ajustes razonables cualquier adaptación de un puesto o un entorno de trabajo que sea necesaria para permitir a una persona con discapacidad solicitar un puesto de trabajo, desempeñar sus funciones y prosperar, o realizar una formación.

Los ajustes razonables están destinados a cualquier empleado con discapacidad. El derecho a realizar ajustes razonables se extiende a todas las actividades relacionadas con el trabajo que están cubiertas por la legislación de la UE, desde el proceso de solicitud de empleo hasta la terminación del mismo, e incluye las condiciones de trabajo y las prestaciones complementarias. Si tienes una discapacidad y crees que necesitas adaptaciones en tu puesto o entorno de trabajo, puedes solicitar ajustes razonables.

Qué dice la ley al respecto

Según la Directiva de la UE relativa a la igualdad de trato en el empleo, las empresas deben ofrecer ajustes razonables a los empleados con discapacidad, en la medida en que ello no suponga una carga desproporcionada para la organización.

Se establecen derechos de adaptación razonable, que pueden incluir soluciones técnicas como la puesta a disposición de equipos.

El artículo 5 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CNUDPD), de la que la UE y todos sus Estados miembros son parte, impone también ajustes razonables. La Convención define los ajustes razonables como "las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales."

¿Qué ajustes pueden ofrecerse?

Entre los principales tipos de ajustes razonables figuran las soluciones técnicas, las modalidades de trabajo, las medidas de formación y las medidas de sensibilización.

Las soluciones técnicas podrían incluir:

  • instalación de ascensores o rampas
  • colocación del mobiliario de oficina a una altura adecuada
  • instalación de lupas de pantalla de ordenador
  • suministro de terminales en Braille
  • instalación de servicios de interpretación en tiempo real a través de las telecomunicaciones.

Los demás casos de ajustes razonables se refieren a:

  • modalidades de trabajo, tales como la flexibilidad en los horarios de trabajo, el teletrabajo o los permisos, el traslado a una nueva oficina o la recolocación en otro puesto de trabajo
  • formación, como permitir que se reciba oralmente en lugar de hacerlo por escrito
  • medidas de sensibilización para que las personas con discapacidad puedan desempeñar su trabajo.

¿Quién decide acerca de los ajustes razonables?

Las decisiones sobre si una modificación es razonable solo pueden adoptarse caso por caso. Las personas que buscan ajustes razonables deberían tratar primero sus necesidades con su empresa.

También podrían procurarse el asesoramiento profesional de un equipo multidisciplinar. Los grupos de defensa de los derechos de las personas con discapacidad, los sindicatos o los organismos nacionales para la igualdad pueden proporcionar más asesoramiento y apoyo.

Compartir esta página