Skip to main content
Research and Innovation logo

Nuevas técnicas reducen el riesgo de enfermedades oculares asociadas a la edad

Con la esperanza de vida en alza, cada vez más gente corre el riesgo de desarrollar enfermedades oculares asociadas a la edad que causarían ceguera. La clave para tratarlas y controlarlas es entender los factores de riesgo. Un proyecto financiado con fondos europeos desarrolló herramientas que pueden predecir la probabilidad de desarrollar enfermedades oculares y qué hacer para reducir este riesgo.

© fizkes, #297089351, source:stock.adobe.com 2020

PDF Basket

No article selected

A medida que la esperanza de vida media de Europa sigue aumentando, también lo hace el riesgo de desarrollar enfermedades asociadas a la edad. Un ejemplo es la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad degenerativa de la retina que puede provocar ceguera. De hecho, la DMAE es la principal causa de ceguera en personas mayores de 50 años y actualmente afecta a 17,7 millones de personas en la Unión Europea (UE). Teniendo en cuenta una población en crecimiento que vive más tiempo, se prevé que la DMAE aumente en un 50 % en Europa y afecte a más de 300 millones de personas en todo el mundo para 2040.

El desafío de encontrar una cura para la DMAE reside en que se trata de una enfermedad muy compleja causada por varios factores, entre ellos la edad, los genes y el estilo de vida. Según indica Marius Ueffing, presidente y director del Instituto de Investigación Oftálmica de la Universidad de Tubinga: «Lo que no sabemos es cómo estos factores de riesgo interactúan para provocar la enfermedad y por qué afectan a algunos pacientes y no a otros. Este conocimiento es un requisito previo para encontrar una cura para la DMAE».

Trabajar para cerrar esta brecha del conocimiento es uno de los objetivos principales del proyecto EYE-RISK, financiado con fondos europeos. El proyecto desarrolló un conjunto de herramientas de predicción de riesgos computacionales que permite predecir con precisión el riesgo de que una persona desarrolle DMAE. Los investigadores también analizaron cómo estos factores de riesgo contribuyen a la enfermedad.

Una gran base de datos para analizar los riesgos y la patología de la DMAE

Para comenzar, los investigadores crearon una base de datos a la que le proporcionaron datos de calidad controlada de varias fuentes de manera continua. «Hasta donde sabemos, este es el repositorio de datos más grande sobre DMAE en todo el mundo», explica Ueffing, cocoordinador del proyecto.

El proyecto también creó un panel de diagnóstico para probar la predisposición genética a la enfermedad. Luego, mediante métodos computacionales avanzados, como la inteligencia artificial, los investigadores desarrollaron un innovador algoritmo de predicción de riesgos.

«Basada en un conjunto de datos exhaustivo que combina información genética con exámenes oculares clínicos e información sobre el estilo de vida, esta herramienta puede predecir con precisión el riesgo de que una persona desarrolle DMAE», comenta Caroline Klaver, investigadora del Centro Médico de la Universidad Erasmus y cocoordinadora del proyecto.

La herramienta puede ayudar a cualquier persona a optimizar sus elecciones de estilo de vida y a reducir el riesgo de ceguera. La investigadora Cécile Delcourt de la Universidad de Burdeos, que supervisó el desarrollo de la herramienta, señala: «Nuestra herramienta muestra que una dieta mediterránea, combinada con un estilo de vida saludable, puede ser muy protectora. Para quienes están genéticamente predispuestos a la enfermedad, una dieta rica en nutrientes puede reducir sus riesgos en un 41 %».

El proyecto EYE-RISK también analizó los procesos moleculares que tienen lugar en el ojo cuando está afectado por la DMAE. A partir de esta investigación, crearon un modelo computacional de los riesgos potenciales, las actividades fisiológicas, los peligros y el impacto del envejecimiento, un modelo que puede servir como base para futuras iniciativas de investigación.

Herramientas para prevenir y tratar mejor la DMAE

El proyecto EYE-RISK ha establecido la pauta para comprender mejor las causas de la DMAE, un primer paso importante en el desarrollo de tratamientos eficaces. Su modelo de predicción se ha integrado en un sitio web, donde está disponible tanto para pacientes como para profesionales sanitarios.

Y Ueffing concluye: «Nuestras herramientas ayudarán a las personas con alto riesgo a cambiar su estilo de vida para prevenir la aparición o evolución de la DMAE. También ayudarán a priorizar a los pacientes con diferentes entornos de riesgo para mejorar los próximos estudios clínicos sobre los tratamientos para la DMAE».

Aunque el apoyo de la UE al proyecto ha finalizado, el trabajo entre sus instituciones colaboradoras continúa. Por ejemplo, los investigadores se han asociado con PRO RETINA, una asociación de pacientes alemana, y Retina International, una asociación de pacientes a nivel mundial. Juntos, están utilizando los resultados obtenidos durante el proyecto EYE-RISK para concienciar sobre la DMAE y comunicar estrategias para su prevención.

Algunos socios de EYE-RISK han establecido una plataforma basada en inteligencia artificial para impulsar el diagnóstico, la elaboración de perfiles de riesgo y el asesoramiento precisos e individualizados para la gestión de pacientes. Actualmente, este proyecto está siendo evaluado. Varias empresas farmacéuticas también han adoptado los resultados del proyecto y están ayudando en el avance del desarrollo de tratamientos efectivos para la DMAE.

Versión inglesa del video

PDF Basket

No article selected

Datos del proyecto

Acrónimo del proyecto
EYE-RISK
Número del proyecto
634479
Quién coordina el proyecto
Germany
Quién participa en el proyecto:
France
Germany
Ireland
Netherlands
Spain
Switzerland
United Kingdom
Coste total
€ 6 069 996
Contribución de la UE
€ 5 972 496
Duración
-

All success stories