Skip to main content
European Commission logo

Las ciudades virtuales permiten a los urbanistas poner a prueba ideas y soluciones

Las ciudades europeas generan grandes cantidades de datos, pero los urbanistas y los responsables políticos solo usan una pequeña parte en la toma de decisiones. El proyecto con fondos europeos DUET creó réplicas informáticas de sistemas urbanos para aprovechar la información y mejorar las ciudades. El trabajo contribuirá a la gestión urbana y la evolución de las «ciudades inteligentes» en Europa.

©monsitj #293494193 source: stock.adobe.com 2022

PDF Basket

No article selected

Las ciudades europeas son cada vez más inteligentes. Con la llegada de nuevas tecnologías, como el internet de las cosas (IdC), cada vez abundan más los sensores en las zonas urbanas, donde recopilan y comparten datos sobre cómo están funcionando las cosas.

Sin embargo, la mayoría de los datos no se utiliza, lo cual constituye una enorme oportunidad para que los responsables políticos y los urbanistas obtengan nuevos conocimientos y trabajen de forma más eficiente. Esto incluye encontrar soluciones óptimas a los problemas de una forma más rápida, económica y segura.

«Las ciudades quizá quieran comprender cómo afectará el cierre de un puente al tráfico en las calles cercanas, qué ocurrirá con la contaminación atmosférica, etc.», explica Lieven Raes, asesor en Digital Flanders (Bélgica) y coordinador del proyecto DUET. «Nuestras ciudades virtuales también pueden transmitir eficazmente el impacto de las decisiones a los responsables políticos, los grupos sociales y los ciudadanos», añade.

Creación de gemelos digitales de las ciudades europeas

El concepto de ciudades virtuales lleva existiendo décadas, aunque la tecnología subyacente no ha avanzado lo bastante como para captar la dinámica urbana general. Ahora existen suficientes sensores inteligentes para ofrecernos una visión representativa de los sistemas de una ciudad, como el transporte, la energía, el medio ambiente y la infraestructura.

El proyecto DUET, financiado con fondos europeos, aprovechó estos avances y creó («gemelos digitales locales» (LDT, por sus siglas en inglés)), representaciones virtuales de los sistemas e infraestructuras de una ciudad, y determinó cómo se relacionan con el entorno local. Las ciudades piloto de DUET (Flandes, Pilsen y Atenas) se encuentran entre las primeras de Europa en adoptar esta revolucionaria tecnología. Los LDT de DUET permiten a los urbanistas aportar información para los cambios o soluciones propuestos para problemas urbanos como la congestión del tráfico, así como visualizar las posibles repercusiones de sus decisiones.

Durante el proyecto DUET, un consorcio internacional de quince socios y proveedores de tecnología colaboraron con las administraciones regionales y urbanas para encontrar soluciones transferibles basadas en el contexto de cada ciudad.

«Hemos aprendido mucho de esta experiencia y creemos que otros también lo harán, así que compartimos con orgullo las lecciones extraídas para ayudar a quienes también quieran establecer LDT», prosigue Raes.

Los LDT no son una sola tecnología, sino un conjunto, y algunas acaban de madurar recientemente. Entre ellas están la modelización tridimensional avanzada, infraestructuras de IdC que generan grandes cantidades de datos mediante extensas redes de sensores, portales de datos abiertos, computación en nube de alto rendimiento y herramientas complejas de visualización capaces de presentar los datos de una forma más esclarecedora que nunca. Los modelos de simulación mejorados e interconectados también predicen mejor el efecto en diversos ámbitos políticos, como el impacto de las medidas de movilidad sobre la calidad del aire y el ruido gracias a los modelos de ruido y calidad de aire asociados.

«Algunas de estas tecnologías lograron obtener una mayor cantidad de datos, algunos más fáciles de manipular y comprender, mientras que otras convirtieron los datos en un factor determinante clave del comportamiento de los propios sistemas de las ciudades inteligentes, como semáforos inteligentes, farolas inteligentes y obstáculos escamoteables inteligentes», explica Raes. Añade además que, en el futuro, la tecnología de LDT cada vez facilitará más «conductas sobre el terreno»: las acciones y reacciones de los ciudadanos en el sistema urbano.

Los LDT no se limitan únicamente a la tecnología, como explica Raes. «No se trata de obtener visualizaciones sofisticadas. Los LDT son, ante todo, una herramienta de gestión del cambio. Proporcionan un enfoque holístico de la transformación que todas las ciudades necesitan para volverse sostenibles».

De proyectos piloto a ciudades inteligentes

El equipo de DUET completó satisfactoriamente proyectos de «gemelos digitales» en Bélgica, la República Checa y Grecia.

«Tras las actividades de difusión y comprobación a escala local, recibimos valoraciones muy positivas», comenta Dimitra Tsakanika, responsable del sector de gestión de proyectos en DAEM (Atenas), uno de los participantes en el proyecto.

DUET es un ejemplo de cómo los proyectos de investigación e innovación son clave para obtener soluciones concretas y lograr que nuestras ciudades se vuelvan más inteligentes y ecológicas. Esto está en consonancia con los objetivos de la misión de la Unión Europea: «ciudades inteligentes y climáticamente neutras», que aspira a alcanzar las cien ciudades inteligentes y climáticamente neutras para 2030, así como a garantizar que estas ciudades actúen como centros de experimentación e innovación para que todas las ciudades europeas puedan seguir sus pasos antes de 2050.

«La visión de DUET es que los LDT puedan impulsar ciudades cocreativas mediante la planificación y la gestión. Un LDT puede superar con creces a una herramienta de simulación y planificación interna de una organización. Contribuye a una mayor transparencia, y los LDT de DUET ya ofrecen herramientas para la comparación y narrativa de hipótesis políticas», concluye Raes.

PDF Basket

No article selected

Datos del proyecto

Acrónimo del proyecto
Duet
Número del proyecto
870697
Quién coordina el proyecto
Bélgica
Quién participa en el proyecto:
Chequia
Alemania
Grecia
Países Bajos
Reino Unido
Coste total
€ 4 544 458
Contribución de la UE
€ 3 995 533
Duración
-

All success stories