Eurociudad: Unir culturas para forjar lazos duraderos

Las ciudades de Chaves, en el norte de Portugal, y Verín, en Galicia, España, están tan cerca que ya están clasificadas como una conurbación, a pesar de encontrarse en lados diferentes de la frontera. Un proyecto ha utilizado estos sólidos vínculos ya existentes para formar una «Eurociudad» que permita ofrecer a sus residentes una serie de beneficios sociales, culturales y económicos compartidos.

Otras herramientas

 
Campaña promocional de la tarjeta eurociudadanos. © Municipio de Verín Campaña promocional de la tarjeta eurociudadanos. © Municipio de Verín

" La Eurociudad de Chaves-Verín pretende crear un modelo único de ciudad transfronteriza, innovadora y cooperativa, que proporcione a sus ciudadanos servicios comunes eficientes por medio de la planificación territorial conjunta, la gestión común de los servicios urbanos y a través de la superación de obstáculos, para que la movilidad completa sea una realidad. "

Pablo Rivera, Secretaría Técnica Conjunta, Eurociudad de Chaves-Verín

El proyecto Eurociudad pretendía encontrar maneras de promover servicios y políticas comunes en áreas como la cultura, el turismo, el comercio, la educación, la investigación y la política social. El objetivo era fomentar una mayor cooperación territorial y crear cohesión social entre las dos comunidades, a la vez que mejorar la calidad de vida de las personas en general.

Para garantizar que el concepto de Eurociudad tuviera un fundamento sólido, las dos ciudades elaboraron una agenda estratégica en la que se establecían objetivos a largo plazo. El objetivo era lograr un enfoque «ascendente» que tuviera en cuenta las opiniones de las personas, las empresas y los organismos comunitarios locales.

Servicio transfronterizo a los ciudadanos

Para atraer la participación de los residentes, el proyecto desarrolló la «tarjeta eurociudadanos». Esta permite a los usuarios de ambas ciudades acceder a los servicios e instalaciones municipales compartidos de, entre otros, deporte, ocio, música y cultura. La tarjeta ha tenido gran aceptación y actualmente la tienen más de 7 000 personas. La publicación de una agenda mensual de eventos también ha ayudado a fomentar un sentido de pertenencia compartido.

Lograr que los jóvenes participaran era una prioridad del proyecto, que destinó un espacio del edificio de la aduana a ensayos y encuentros musicales. Además, se idearon varias iniciativas conjuntas para niños, como, por ejemplo, un programa de deportes veraniegos, una semana de seguridad vial y un desfile de carnaval.

Refuerzo de la economía compartida

Entre las medidas para impulsar la economía local se incluyeron algunas para convertir la zona en un destino turístico transfronterizo. La base para este trabajo fue la creación de una imagen de marca denominada la «Eurociudad del agua», que se basa en la presencia de varios manantiales termales en la zona común, así como en el río Támega, nexo de unión de los dos municipios.

El trabajo con las asociaciones empresariales locales se centró en promover las dos ciudades como destinos de compras. También se ha publicado un directorio en línea de empresas y servicios en el sitio web del proyecto. Además, se hicieron esfuerzos por fomentar la iniciativa empresarial reuniendo a jóvenes y empresas prestigiosas y a través de la organización de cursos de formación.


Inversión total y financiación de la UE

La inversión total para el proyecto «Eurociudad de Chaves-Verín» asciende a 1 333 578 EUR, de los cuales 1 000 184 EUR corresponden a la dotación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE en el marco del programa operativo de cooperación transfronteriza «España - Portugal» para el periodo de programación 2007-2013.


Fecha provisional

12/10/2015