ALTERCEXA II: una economía circular basada en las energías renovables en España y en las regiones centrales de Portugal

Un proyecto financiado por la Unión Europea (UE) ha ayudado a la región de Extremadura, así como a las regiones Centro y del Alentejo de Portugal, a coordinar los esfuerzos para convertirse en un centro de bioenergía. De este modo, las regiones establecieron una economía circular, generaron nuevos empleos y pusieron en práctica un plan de desarrollo sostenible.

Otras herramientas

 
Altercexa II: Medidas de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático a través del impulso de las Energías Alternativas en Euroace © General Director of Environment of the Government of Extremadura Altercexa II: Medidas de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático a través del impulso de las Energías Alternativas en Euroace © General Director of Environment of the Government of Extremadura

" El proyecto ha establecido una economía circular para la región transfronteriza, logrando una mejora sustancial en el desarrollo, la difusión y la entrada en el mercado de las energías renovables. "

María José Búrdalo Prieto, autoridad de gestión

Hasta la fecha, el proyecto ha liderado el inicio de veinte nuevos proyectos centrados en la energía renovable en dichas regiones. Asimismo, más de 60 000 personas han recibido información sobre el uso de los recursos renovables como fuentes de energía.

Alrededor de trescientas de ellas han recibido una formación especializada en energías renovables, lo que ha aumentado significativamente su empleabilidad. Otras tantas 3 700 personas participaron en actividades de sensibilización y se estima que alrededor de 45 000 se han beneficiado directamente de las acciones piloto del proyecto.

Estrategias de sensibilización

Con respecto a las energías renovables, bien es cierto que la zona transfronteriza que abarca la región española de Extremadura y las regiones portuguesas del Alentejo y Centro no han jugado una papel importante en este sentido.

Conscientes de que sus regiones estaban perdiendo una oportunidad económica, las administraciones públicas de ambos lados de la frontera decidieron tomar medidas conjuntas. A través de este esfuerzo conjunto para fomentar el sector de la bioenergía, la región transfronteriza disfruta ahora de un gran número de proyectos de energía renovable.

El proyecto «ALTERCEXA II» reforzó y explotó de modo exitoso el potencial energético y económico de los desechos orgánicos mediante la adaptación de una mentalidad innovadora y cooperativa. Al principio se formaron grupos de trabajo transfronterizos que se encargan de supervisar los avances del sector de la energía renovable e identificar oportunidades relacionadas con la biomasa que podrían replicarse a escala local.

Gracias a esta información, el proyecto pasó a la fase de difusión. Para sensibilizar sobre las posibilidades y ventajas del uso de residuos orgánicos como fuente de energía, se lanzaron numerosas iniciativas de intercambio de conocimientos. Dichas iniciativas incluyeron jornadas de sensibilización, talleres, directrices, estudios y seminarios que proporcionaron información básica general sobre el tema, así como un enfoque práctico con respecto a la producción, el tratamiento y la conversión de residuos orgánicos en energía renovable.

Una economía circular

Según los coordinadores del proyecto, el proyecto logró una mejora sustancial en cuanto al desarrollo, la difusión y la entrada en el mercado de energías renovables en ambas regiones participantes. A su vez, esto ha llevado al establecimiento de una economía circular que fomenta la productividad de los recursos y la reducción de los desechos y la contaminación.

Además, el desarrollo y la comercialización de las energías renovables han creado nuevos puestos de trabajo, incluidos empleos basados en el conocimiento especializado en los sectores de la energía, la gestión de residuos y el medio ambiente. Estos nuevos empleos han dotado a la economía de nuevos ingresos, que se han utilizado para construir un plan de desarrollo social y económico sostenible. Gracias a la puesta en marcha de sistemas de calefacción y transporte basados en las energías renovables, también se han generado beneficios ambientales que han llevado a una reducción directa en las emisiones de CO2.


Inversión total y financiación de la UE

La inversión total para el proyecto «Altercexa II: Medidas de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático a través del impulso de las Energías Alternativas en Euroace» es de 3 280 979 euros, con una contribución de 2 460 734 euros del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE a través del Programa Transfronterizo de Cooperación «España-Portugal» para el período de programación 2007-2013.


Fecha provisional

29/01/2018