Continúan las obras en el tramo español de la línea de alta velocidad Madrid-Lisboa

Se están colocando todos los elementos necesarios para construir el tramo Plasencia-Cáceres-Badajoz de 178,6 km en la línea de alta velocidad Madrid-Lisboa en virtud de un proyecto financiado con fondos de la Unión Europea (UE). La vía se está ensamblando; la línea se está electrificando; y las instalaciones auxiliares, de seguridad, señalización y telecomunicaciones se están montando.

Otras herramientas

 
The project covers the 178.6 km Plasencia-Cáceres-Badajoz section of the Madrid-Lisbon high-speed railway. ©European Union The project covers the 178.6 km Plasencia-Cáceres-Badajoz section of the Madrid-Lisbon high-speed railway. ©European Union

Para el uso de pasajeros y el tráfico de mercancías, la línea en doble vía contará con un sistema de corriente alterna de 25 kilovoltios y un equipo de señalización de nivel 2 conforme al Sistema de Gestión del Tráfico Ferroviario Europeo. La velocidad máxima será de 300 km/h.

Con el fin de garantizar la compatibilidad con tramos adyacentes, al principio se colocará el ancho de vía ibérico. La posterior conversión al ancho estándar (1 435 mm) está prevista en toda la vía férrea.

Desarrollo en tres tramos

La línea Madrid-Lisboa tendrá una longitud total de 715 km, 465 km de los cuales estarán en España y recorrerán concretamente las comunidades autónomas de Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura.

La construcción de la parte española de la línea se ha dividido en tres tramos, que se encuentran en diferentes fases de desarrollo. Estas tres divisiones son el tramo Plasencia-Cáceres-Badajoz, el tramo entre Madrid y Plasencia, y los 20 km comprendidos entre Badajoz y la frontera portuguesa, de los cuales 2,6 km están en territorio portugués.

El proyecto actual parte de la colocación del asiento de la vía, los trabajos de montaje inicial de la vía y la construcción de instalaciones de protección civil y seguridad en los túneles. Todo esto se llevó a cabo mediante acciones previas financiadas con fondos de la UE.

Ferrocarriles rápidos y competitivos

La construcción de la línea de alta velocidad, que formará parte del corredor atlántico de la red transeuropea de transporte (RTE-T), mejorará las infraestructuras de transporte de España. Se ajustarán más al resto de Europa en aspectos como el ancho de vía y, de este modo, se incrementará la interoperabilidad ferroviaria.

Al fortalecer las conexiones entre Madrid, Extremadura y Lisboa, y por todo el corredor atlántico, la línea promoverá la competitividad de los ferrocarriles. Se espera que la reducción de la duración de los trayectos y la mejora de los servicios de larga distancia animen a más personas a usar el tren. Esto, sumado a la contribución del proyecto para eliminar la tracción diésel, ayudará a reducir las emisiones de CO2.

Inversión total y financiación de la UE

La inversión total en el proyecto «Corredor Atlántico. Línea de alta velocidad para tráfico mixto Madrid-Lisboa. Vía, electrificación e instalaciones fase II» es de 1 564 718 863 EUR, con una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la UE de 264 950 000 EUR a través del «Programa Operativo Plurirregional de España» para el período de programación 2014-2020. La inversión se enmarca en la prioridad «Fomento del transporte sostenible y eliminación de la congestión en infraestructuras de redes clave».

Fecha provisional

14/05/2020