Ayudar a las escuelas a ser inteligentes en términos de energía en el sudoeste de Europa (España, Francia, Portugal y el Reino Unido)

Escuelas de España, Francia, Portugal y Gibraltar han aprendido a ser más eficientes y sostenibles energéticamente a través de un proyecto transfronterizo que se centra en el desarrollo de un enfoque hipocarbónico. ClimACT ha ayudado a treinta y nueve centros escolares piloto a abordar temas como el uso de la energía, la contratación verde, el consumo de recursos y el cambio de comportamiento. En el proyecto participaron trabajadores, padres y escolares.

Otras herramientas

 
Teacher and students at work in the ClimACT project   ©ClimACT Teacher and students at work in the ClimACT project ©ClimACT

" Desde un punto de vista técnico, el proyecto consiguió evaluar el comportamiento medioambiental y energético de los centros escolares piloto e identificó las medidas adecuadas para reducir el uso de energía. Aparte de eso, alentó a toda la comunidad escolar a comprometerse con entusiasmo en asuntos relativos a las bajas emisiones de carbono, incluidos los profesores, padres y alumnos. "

Susana Marta Almeida, coordinadora del proyecto

Los centros que trabajan en el proyecto ahora desempeñan un papel más importante en el control y la optimización de su rendimiento energético y medioambiental. Se han introducido nuevos modelos de negocio que están ayudando a las escuelas a reducir sus facturas energéticas. Mientras tanto, se han desarrollado herramientas de aprendizaje para educar a los alumnos sobre el valor de un enfoque de la vida bajo en carbono.

ClimACT creó una herramienta de apoyo a las decisiones que las escuelas han utilizado para evaluar el consumo de energía de sus edificios, así como para identificar las áreas de mejora. Además, el proyecto creó una metodología sistemática para lograr una gestión energética inteligente en los centros piloto. Después de una evaluación inicial del rendimiento de partida, se identificaron las áreas en las que se podían introducir medidas de eficiencia. Se introdujeron cambios en la toma de decisiones diarias sobre el uso de la energía y se elaboraron planes de acción para garantizar un compromiso a largo plazo.

Involucrar a los alumnos

La plataforma educativa del proyecto se diseñó para animar a los estudiantes a aprender sobre el ámbito de las bajas emisiones de carbono y cómo puede afectar a sus escuelas y sus vidas cotidianas. Los alumnos recibieron información y oportunidades de aprendizaje relativas a las sostenibilidad y el medio ambiente, así como el valor del desarrollo de estilos de vida verdes. Un curso de aprendizaje en línea sobre desarrollo sostenible ayudó a los docentes en su trabajo.

Además, ClimACT creó una red temática y un portal web complementario para concienciar sobre el proyecto, ayudar a crear capacidades y comunicarse con todas las partes interesadas.

Fomentar el cambio permanente

Para garantizar que el impulso del proyecto no desaparezca una vez finalizado su trabajo, se ha introducido una «estructura baja en carbono» en los centros participantes que consiste en un coordinador, un comité y una brigada. Se espera que los comités sean la fuerza motriz, garantizando que se pongan en marcha las actividades futuras. El comité es el encargado de debatir el plan de trabajo anual, así como de controlar y evaluar todas las actividades subsiguientes. Los comités están formados por profesores, alumnos, personal no docente, padres y representantes de las autoridades locales.

Además de la participación en los centros piloto, el proyecto ha implicado a 6 000 personas en actividades de concienciación y a 850 partes interesadas en reuniones, seminarios y grupos temáticos.

Beneficiarios

«Con el proyecto ClimACT, he tenido la oportunidad, junto con la comunidad académica, de identificar situaciones que han mejorado el rendimiento medioambiental y energético de mi escuela, contribuyendo significativamente a la reducción de las emisiones de carbono. La participación en el proyecto ClimACT me ha permitido establecer contactos con otros centros de España, Francia, Portugal y Gibraltar, en los que compartir experiencias me ha ayudado a adquirir los conocimientos y capacidades que he estado aplicando como profesor».

 

Vítor Manteigas, profesor en una escuela ClimACT portuguesa

 

«Este trabajo es una oportunidad para mí de actuar para reducir nuestro impacto medioambiental. Este tema es muy importante para mi vida personal y este trabajo me dio la oportunidad de seguir con este compromiso a mayor escala. Mis principales socios son las escuelas, por supuesto, pero también, y sobre todo, mi propio colegio, que se encarga del trabajo técnico en la construcción de las escuelas, o de la gestión de las zonas verdes, o del comedor escolar, o del departamento de energía, etc. El reto de ClimACT es hacer que todas esas partes interesadas trabajen juntas y tomen conciencia sobre el impacto de sus acciones y actúen a favor de la economía baja en carbono».

 

Céline Berthier, jefa de proyecto, Municipio de La Rochelle, Francia

Inversión total y financiación de la UE

La inversión total en el proyecto «ClimACT - Transition to a Low Carbon Economy in schools» es de 1 374 128 EUR, con una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea de 993 096 EUR a través del Programa Operativo «Interreg Sudoe» para el período de programación 2014-2020. La inversión corresponde a la prioridad «Economía baja en carbono».

 

Fecha provisional

27/09/2018