La Macaronesia lleva las algas a la primera línea del desarrollo económico

A través de MACBIOBLUE, una red de universidades, institutos de investigación, empresas y administraciones públicas de la región macaronésica está examinando el potencial del uso de las algas en productos como fertilizantes, productos farmacéuticos y nutracéuticos y comida para peces. El proyecto está reforzando la cooperación transfronteriza entre Senegal y Mauritania, así como entre los países a los que pertenecen los cuatro archipiélagos macaronésicos del océano Atlántico Norte: España, Portugal y Cabo Verde. MACBIOBLUE ha logrado desarrollar varios procesos y tecnologías a una escala semiindustrial que pueden aplicarse fácilmente a la acuicultura, la agricultura, la acuaponía, los productos farmacéuticos y los nutracéuticos.

Otras herramientas

 
Prototype for the production of a “gourmet” salt that contains the microalga Dunaliella salina, designed and tested during MACBIOBLUE activity 2.1.3. ©Eduardo Portillo Hahnefeld Prototype for the production of a “gourmet” salt that contains the microalga Dunaliella salina, designed and tested during MACBIOBLUE activity 2.1.3. ©Eduardo Portillo Hahnefeld

" El valor de las micro y macroalgas autóctonas originarias de la región macaronésica se ha revelado a través del desarrollo de unos protocolos innovadores de recolección, procesamiento, análisis y extracción, así como la determinación de varias bioactividades, su potencial de fertilización de plantas y sus capacidades nutritivas para los peces, los animales y los humanos. Esto ha aumentado el potencial de desarrollo de nuevos procesos y productos basados en algas con una aplicación directa en varios sectores industriales, tales como la acuicultura, la agricultura, los productos farmacéuticos y los nutracéuticos. "

Marianna Venuleo, doctora y técnica de proyectos en el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC)

Por ejemplo, una agrupación empresarial de socios estudió el potencial comercial de las macroalgas de arribazón. Hoy en día, estas algas se consideran un problema que obstaculiza el uso de las playas y la actividad comercial en ellas. Sin embargo, al estudiar distintos protocolos de recolección, procesamiento y extracción, el equipo de investigación reveló que las macroalgas de arribazón pueden convertirse en productos valiosos. Actualmente, se está estudiando el potencial de esta biomasa como fertilizante en cultivos comerciales locales de plantas como la lechuga y la albahaca con unos resultados prometedores, y los estudios de bioactividad han revelado su potencial antioxidante, antienvejecimiento y antibacteriano. 

Además, los ensayos con dietas para peces enriquecidas con macroalgas han mostrado efectos positivos sobre las tasas de crecimiento, el tamaño y el peso. Asimismo, se realizaron ensayos con dietas basadas en microalgas, con unos resultados prometedores en el enriquecimiento de presas vivas como los rotíferos, un invertebrado acuático, y la Artemia, muy utilizados en acuicultura como comida para las larvas de peces.

Integración de la innovación con la tradición

La región macaronésica, rodeada de aguas saladas e inmersa en un clima cálido y seco propicio para la producción de algas, está apoyando activamente la investigación relacionada con la biotecnología algal. Aunque la economía de la Macaronesia se basa principalmente en el turismo, la agricultura y las pequeñas empresas, el posible valor económico del sector de las algas es prometedor y todavía desconocido.

Otra agrupación empresarial de los socios de investigación de MACBIOBLUE está investigando la posible integración de los avances en biotecnología en salinas tradicionales. Concretamente, están estudiando el potencial de una microalga verde denominada Dunaliella salina, que suele encontrarse en entornos salinos y es uno de los pocos organismos capaces de sobrevivir en condiciones tan extremas de sequía, salinidad y luz. 

El proyecto desarrolló un proceso para producir una sal rosa gourmet que contiene este tipo de microalgas, que posteriormente se logró formalizar con una patente aprobada en España, lo cual demuestra el potencial de la integración de las actividades tradicionales y la innovación biotecnológica.

Refuerzo de la cooperación transfronteriza

Hasta ahora, MACBIOBLUE ha facilitado que diez empresas cooperen con centros de investigación a fin de transferir y aplicar biotecnologías y procesos a estos negocios. Esto permite que las empresas participantes reduzcan el riesgo de invertir en un mercado prometedor y todavía desconocido. El proyecto ha generado varios puestos de trabajo, de forma que ha contribuido directamente al desarrollo económico y social de la región. Se estima que cualquier resultado futuro contribuirá a una mayor diversificación de las actividades económicas de la región.

Videos

Inversión total y financiación de la UE

La inversión total en el proyecto «MACBIOBLUE: proyecto demostrativo y de transferencia tecnológica para ayudar a las empresas a desarrollar nuevos productos y procesos en el ámbito de la Biotecnología Azul de la Macaronesia» es de 1 764 352 EUR, con una contribución del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea de 1 499 699 EUR a través del programa operativo «Interreg V-A España-Portugal [Madeira-Açores-Canarias (MAC)]» para el período de programación 2014-2020.

 

Fecha provisional

22/03/2019