Transición de los servicios institucionales a los servicios basados en la comunidad (desinstitucionalización)

En toda la Unión Europea, cientos de miles de personas con discapacidad, problemas mentales, personas mayores o niños abandonados y vulnerables viven en instituciones residenciales segregadas. Estas instituciones se crearon en un principio para facilitar cuidados, alimentos y cobijo, pero en la actualidad se ha demostrado que no pueden garantizar servicios centrados en la persona ni tampoco la ayuda apropiada necesaria para propiciar una integración completa. La separación física de las comunidades y las familias limita enormemente la capacidad y el grado de preparación de las personas que residen o crecen en instituciones para participar de forma plena en su comunidad y en una sociedad más amplia.

Los valores europeos comunes sobre dignidad, igualdad y respeto por los derechos humanos deberían servir de guía a nuestras sociedades para desarrollar estructuras de cuidados sociales y ayuda adaptadas al siglo XXI. La aplicación de reformas adecuadas de los sistemas de cuidado debe llevarse a cabo en los Estados Miembros. En virtud de lo estipulado por la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas (UN CPRD), la Convención sobre los derechos del niño de las Naciones Unidas y la Convención Europea de Derechos Humanos, los Estados miembros y la Unión Europea deberían introducir medidas que refuercen la transición de los servicios institucionales a los servicios basados en la comunidad. Entre los artículos principales de la Convención de los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas pertinentes para la desinstitucionalización, el artículo 19 establece el derecho a una vida independiente.

La Estrategia Europea sobre Discapacidad 2010-2020 proporciona un marco de trabajo para permitir que las personas con discapacidad puedan participar en la sociedad y garantizar que disfruten de sus derechos fundamentales. La estrategia reitera que la UE se ha comprometido a promocionar la participación de las personas con discapacidad en actividades de recreo, empleo, educación, sanidad, servicios sociales y a conseguir la transición del cuidado institucional al cuidado basado en la comunidad.

Los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (EIE) pueden respaldar un gran número de medidas con arreglo a los requisitos del marco normativo de reducción de pobreza (objetivo temático 9) para prevenir la institucionalización y apoyar las reformas para la transición. La construcción o renovación de instituciones residenciales de larga estancia se excluye de las ayudas de los Fondos EIE. Las medidas propuestas forman parte de la visión estratégica sobre cómo aplicar la transición del cuidado institucional al cuidado basado en la comunidad, con arreglo a los criterios en el marco de la condicionalidad ex-ante propuesta para una inclusión activa.