Panorama 74: Financiación de pymes en la transición ecológica y digital posterior a la COVID-19

Otras herramientas

 
18/11/2020

Atravesamos una época tormentosa en un mar agitado, pues afrontamos una crisis económica, social y sanitaria sin precedentes. Las pequeñas y medianas empresas han sido duramente golpeadas. Junto con los Estados miembros, la Comisión Europea ha respondido a estas necesidades emergentes de una forma muy flexible adaptando la legislación de la Unión Europea (UE) y facilitando financiación a las empresas europeas para ayudarlas a mantenerse con vida.  

A fin de alcanzar una recuperación y una economía sólida e inclusiva, está claro que necesitamos reactivar rápidamente el crecimiento económico y es también obvio que debemos convertirnos en una sociedad más fuerte, resiliente e inclusiva. El desafío consiste en diseñar apoyo financiero y práctico a medida para el crecimiento económico basado en los objetivos dobles de una transición ecológica y digital a fin de reconstruir la convergencia en todos los países de la UE.

El objetivo es invertir en las empresas para ayudarlas a crecer y crear valor compartido. Los fondos de la UE tienen por objeto financiar a las empresas a fin de que participen en soluciones innovadoras para los desafíos sociales que coinciden con los objetivos empresariales y de prosperidad.

Algunas empresas han explorado el límite entre el propósito y el beneficio, para obrar bien y crear simultáneamente un caso de negocio que lo haga realidad. Tanto las empresas públicas como privadas pueden servir a un propósito social, además de maximizar los beneficios. Las decisiones empresariales repercuten en los trabajadores, los clientes, los proveedores, la comunidad y el medio ambiente. Las empresas tienen que desempeñar un papel activo en la transición ecológica y digital.

Ambición e innovación

Ante la crisis actual, los empresarios necesitan seguridad e incluso más apoyo financiero y práctico. La presente situación también nos brinda la oportunidad de reinventar la forma en que funcionan las empresas. El objetivo de la financiación europea es motivar y respaldar a los empresarios para que apliquen más cambios ambiciosos y modelos de negocio innovadores que maximicen el beneficio y creen valor compartido. Por lo tanto, ¿cuál es la mejor herramienta para lograrlo: los préstamos o las subvenciones? 

Por una parte, los instrumentos financieros, como los préstamos, las garantías y el capital, constituyen una oportunidad tanto para la colaboración pública como privada, al preparar el terreno para encauzar el capital privado hacia inversiones de impacto. Hay una alta demanda financiera y las deudas públicas han alcanzado máximos históricos para hacer frente a la crisis de la COVID-19. El dinero público podría no ser suficiente. Los instrumentos financieros de los fondos de la UE pueden activar la inversión privada al compartir el riesgo con los inversores con el objetivo de mejorar la financiación para los empresarios. 

Por otro lado, las pymes han sido las más perjudicadas. Las subvenciones de la UE podrían proporcionar el apoyo necesario para reconstruir y aplicar nuevos modelos de negocio en estos momentos de incertidumbre. 

Unir estas «manos» puede crear una nueva oportunidad. Una combinación de instrumentos financieros y subvenciones puede desplegar las ventajas que ofrecen ambos instrumentos de prestación de ayuda, los cuales podrían convertirse en un mecanismo de financiación muy eficaz para la transición ecológica y digital.

Generación de crecimiento económico

Los empresarios también podrían necesitar este apoyo práctico cuando adaptan los modelos de negocio para que les vaya bien haciendo lo correcto. Los papeles de asesoramiento, asistencia y capacitación son componentes esenciales de los instrumentos financieros de éxito para aumentar aún más la eficacia y la efectividad de los fondos.    

Combinados con subvenciones, estos instrumentos financieros pueden prestar apoyo financiero y práctico a medida para la recuperación y el crecimiento basados en los objetivos dobles de una transición ecológica y digital. Las empresas con un propósito serán contribuyentes esenciales para una economía que trabaja para las personas y proporciona empleo, crecimiento e inversión.

Al reinventar la forma en que funcionan las empresas, podemos ayudar a solucionar los grandes problemas de nuestra época. Tenemos la capacidad, la tecnología y los recursos para construir una sociedad fuerte y resiliente y, con ello, crear crecimiento económico.

Katerina Fortun, analista de políticas, DG REGIO

Panorama 74: Latvia building bridges to strengthen regional growth

Noticias