Cooperación transfronteriza en la Unión Europea: una oportunidad para las regiones fronterizas de Europa

Otras herramientas

 
15/09/2015

Más de una tercera parte de los ciudadanos de la UE vive en las regiones fronterizas de Europa, cuyas fronteras afectan directa e indirectamente a sus vidas. 

La Cooperación Territorial Europea (los programas de Interreg ) desempeña una función importante porque elimina los obstáculos y promueve la cooperación transfronteriza. Con un presupuesto relativamente reducido, los proyectos de Interreg han logrado numerosos resultados concretos para los ciudadanos en áreas, como la seguridad, el transporte, la educación, la energía, la atención sanitaria, la formación o la creación de empleo transfronterizo. 

Durante el período 2014-2020, se invertirán más de 10 000 millones EUR en cooperación entre las regiones, de los cuales aproximadamente 6600 millones EUR se destinarán a regiones transfronterizas. Se trata de lograr el máximo impacto y propiciar un uso más eficaz, si cabe, de las inversiones. 

No obstante, sigue existiendo un gran potencial económico sin explotar en las áreas fronterizas, a causa de las desconfianzas o, incluso, de las actitudes negativas entre países vecinos. Por consiguiente, la DG REGIO ha llevado a cabo la primera encuesta del Eurobarómetro dirigida a identificar y determinar las actitudes de los ciudadanos que habitan en áreas fronterizas. El estudio ayudará a definir mejor los objetivos de las intervenciones de la UE. A continuación se muestran los principales resultados:

Conocimiento de las actividades de cooperación transfronteriza financiadas por la UE:

  • La tercera parte (el 31 %) de las personas que vive en regiones transfronterizas conoce la existencia de actividades de cooperación transfronteriza financiadas por la UE en su región.
  • En general, los que mejor conocen estas iniciativas son los encuestados que viven en las regiones fronterizas de los países de Europa oriental y central.

Motivos para cruzar la frontera con un país vecino:

  • Aproximadamente tres cuartas partes (el 76 %) de los encuestados han viajado a otro país. Los encuestados que viven en las regiones de los países del norte y el centro de Europa son los que más probabilidad presentan de viajar al extranjero.
  • La mayoría de los encuestados viaja a países colaboradores por motivos de ocio, como el turismo (el 57 %), seguidos por más de una tercera parte (el 35 %) que lo hace para adquirir productos o servicios. Solo el 14 % viaja por motivos laborales o de negocios. La única frontera que al menos la mitad de los encuestados atraviesa para ver a sus amigos es la que separa Irlanda y el Reino Unido (Irlanda del Norte).

Nivel de confianza de las personas que viven en regiones fronterizas:

  • Una amplia mayoría (el 61 %) de los encuestados coincide en que se puede confiar en la mayor parte de las personas. Los encuestados que viven en los países escandinavos suelen estar más de acuerdo en que se puede confiar en la mayor parte de las personas.
  • Existen algunas diferencias entre el nivel de comodidad que se siente al tener como vecino a un ciudadano de un país colaborador (el 59 % se siente plenamente cómodo con esta situación), a un compañero de trabajo o a un familiar (en ambos casos, el 58 %). Es menor el porcentaje de encuestados que se encuentran cómodos teniendo como jefe a un ciudadano de un país colaborador (el 49 %).

Percepción de obstáculos para la cooperación transfronteriza entre regiones fronterizas:

  • Más de una tercera parte (el 37 %) considera que vivir en una región fronteriza es una oportunidad; únicamente el 4 % afirma que es más bien un obstáculo. La mitad (el 55 %) de los encuestados afirma que vivir cerca de la frontera de un país colaborador no afecta en absoluto.
  • Al menos la mitad de los encuestados (el 57 %) considera que las diferencias idiomáticas son un problema para la cooperación transfronteriza.
  • Más de cuatro de cada diez personas mencionan las diferencias socioeconómicas, legales o administrativas entre esos problemas y al menos tres de cada diez, las diferencias culturales o la accesibilidad.
  • Las diferencias culturales se citan con más frecuencia en el área de la frontera germano-polaca. El problema de la accesibilidad se indicó más a menudo en el oeste, en particular en Italia.

Según la encuesta reciente del Eurobarómetro «Citizens' awareness and perceptions of EU Regional Policy» (Conocimiento y percepción de la política regional de la UE por parte de los ciudadanos), solo una quinta parte de todos los ciudadanos (incluidos los que no viven en regiones fronterizas) es consciente de que se invierten fondos regionales de la UE en este campo. Estos resultados indican que queda trabajo por hacer para promocionar los programas de Interreg.

Las conclusiones de este estudio se debatirán en la conferencia de alto nivel organizada con el título «25 years of Interreg» (25 años de Interreg) por la presidencia luxemburguesa del Consejo de la Unión Europea conjuntamente con la Comisión Europea y el Programa INTERACT.

Más información 

Noticias