¿Qué hace la Comisión?

Los ciudadanos europeos deben poder acceder a unos alimentos seguros, saludables y de la máxima calidad.

Una serie de accidentes alimentarios a finales de los años 90 hizo ver la necesidad de establecer unos principios y requisitos generales para la normativa europea sobre alimentos y piensos. Así, la Comisión Europea estableció un enfoque integrado de seguridad alimentaria "de la granja a la mesa", que figura en su Libro Blanco de Seguridad Alimentaria. Abarca todos los sectores de la cadena alimentaria: producción de piensos, producción primaria, transformación alimentaria, almacenamiento, transporte y venta al consumidor.