¿Cómo funciona?

El programa se llama SURE, por las siglas en inglés de «apoyo temporal para atenuar los riesgos de desempleo en una emergencia». Puede que el nombre sea complicado, pero el sistema es sencillo: los gobiernos nacionales solicitan apoyo de la Unión, y esta se lo facilita a través de préstamos con condiciones favorables. A continuación, el dinero se utiliza para financiar regímenes nacionales de reducción del tiempo de trabajo y medidas similares pare proteger a los ciudadanos frente al desempleo y la pérdida de ingresos.

SURE ayuda a los países de la UE a cubrir los aumentos de gasto público necesarios para preservar el empleo durante la pandemia. ¿Qué significa esto para los ciudadanos? La asistencia financiera ayuda a los empleadores a evitar reducciones de plantilla y permite a los trabajadores por cuenta propia a estar cubiertos contra la pérdida de ingresos. También permite a las empresas transformar sus lugares de trabajo en entornos seguros ante la COVID, y de esta forma ayudar a la reincorporación de los trabajadores.

Hasta la fecha, diecinueve países de la UE han solicitado apoyo del instrumento SURE por un valor de más de 90 000 millones de euros, de los que la Unión ya ha pagado más de 62 000 millones de euros.

Bulgaria

Mihail Kolchev © Svilocell, 2020

Mihail Kolchev © Svilocell, 2020

Este es Mihail Kolchev, director ejecutivo de Svilosa AD, una empresa del norte de Bulgaria que produce pulpa para fabricar distintos tipos de papel, por ejemplo papel tisú, papel para impresión y cartón. La pandemia puso en graves aprietos al sector, agravando una situación ya complicada.

«Debido a la crisis económica, los precios de la pulpa en el mercado internacional se han hundido, con un descenso de alrededor del 40 %, y es probable que las dificultades continúen para el sector».

Debido al declive del negocio, Mihail necesitó apoyo financiero para mantener Svilosa AD abierta y conservar casi 500 puestos de trabajo. Afortunadamente, desde julio de 2020 pudo contar con la ayuda de SURE para ayudarle a cubrir los salarios.

«El apoyo de la UE en el marco del programa SURE tiene un papel fundamental para garantizar que los empleados sigan teniendo ingresos y que las empresas conserven su plantilla durante la crisis».

En total, Bulgaria recibirá más de 511 millones de euros a través de préstamos SURE, que ayudarán al país a afrontar las consecuencias socioeconómicas de la pandemia.

Svilosa factory © Svilocell, 2020

Fábrica de Svilosa © Svilocell, 2020

Grecia

Dimitris Kapothanasis © Active Gym, 2021

Dimitris Kapothanasis © Active Gym, 2021

Dimitris Kapothanasis es propietario de un gimnasio en Perama, cerca de Atenas. Para él y para otros muchos trabajadores del sector, la crisis del coronavirus ha sido una etapa extremadamente complicada. Los gimnasios han estado cerrados debido al riesgo de convertirse en epicentros de transmisión del virus, dejando a sus propietarios, empleados y a los entrenadores personales sin empleo de forma temporal.

«En Grecia, los gimnasios son uno de los sectores que ha sufrido un enorme impacto financiero, dado que los propietarios no han tenido ingresos desde febrero de 2020».

Gracias al programa SURE, los empleados de los gimnasios han recibido un subsidio especial, y sus cotizaciones a la Seguridad Social han estado cubiertas durante todo el tiempo que han estado sin trabajar. Al mismo tiempo, propietarios como Dimitris y muchos otros, por ejemplo Kleanthis Varelas, de Mergara, y Giorgos Ksiros, de Atenas, han obtenido exenciones al pago del alquiler, de impuestos y de seguros, así como de sus obligaciones crediticias.

El apoyo financiero de la Unión ha ayudado a muchos gimnasios griegos a resistir a la crisis y, para Dimitris, ahora hay una luz al final del túnel. El secretario general de la asociación de gimnasios de Grecia, Doros Klovoulou, también se muestra satisfecho con el programa SURE. En su opinión, la ayuda ha tenido buena acogida entre muchas personas durante esta difícil etapa.

«Hay varias medidas de apoyo que han ayudado a sobrevivir al sector de la preparación física, en el que el impacto de la crisis ha sido y sigue siendo profundo. Creemos que la UE ha estado a la altura de las circunstancias».

El programa SURE también está proporcionando asistencia otros sectores especialmente afectados, como los negocios estacionales, que se han visto golpeados por el descenso del turismo internacional, o los trabajadores por cuenta propia. En total, Grecia recibirá más de 2 700 millones de euros en préstamos de la UE para regímenes de reducción del tiempo de trabajo y medidas similares.

© Active Gym, 2021

Active Gym © Active Gym, 2021

Italia

Bruno Gili ©Termomacchine, 2021

Bruno Gili © Termomacchine, 2021

Este es Bruno Gili. Es el presidente de Termomacchine, una empresa con sede en Turín especializada en el diseño, construcción y venta de sistemas de calefacción que funcionan con inducción electromagnética, el proceso de generar corrientes eléctricas a partir de campos magnéticos.

Fundada en 1976 como empresa familiar, Termomacchine nunca había necesitado ayudas públicas para seguir adelante. Sin embargo, la crisis del coronavirus lo cambió todo.

«A causa de la pandemia, el volumen de pedidos se desplomó. En cuanto a los pedidos grandes, llevan congelados desde marzo de 2020».

Afortunadamente, la empresa ha estado percibiendo ayudas SURE para pagar el salario de sus empleados a pesar de estar funcionando al 40 % de su capacidad. Bruno lo tiene claro: el apoyo de la UE durante la crisis ha sido inestimable.

«Desde luego, estamos convencidos de que, sin este tipo de ayuda, el país no habría podido apoyar a las empresas y a los trabajadores como lo ha hecho hasta ahora».

En Italia, los fondos SURE también se han destinado a financiar subsidios para trabajadores por cuenta propia y profesionales independientes, así como para trabajadores del sector del entretenimiento y de la agricultura. También han contribuido a regímenes de permisos parentales y prestaciones por incapacidad permanente. En total, se facilitarán a Italia más de 27 000 millones de euros para que empresas como Termomacchine puedan sobrevivir a la crisis y los trabajadores puedan mantener sus puestos de trabajo.

España

Tania © Tania Grisel Losa Lucas, 2021

Tania © Tania Grisel Losa Lucas, 2021

Esta es Tania Losa. Lleva más de veinticinco años trabajando como croupier en un casino de Mallorca.

Cuando España decretó su primer confinamiento en marzo de 2020 y todos los casinos cerraron, Tania empezó a preocuparse seriamente por el futuro de su familia, especialmente teniendo en cuenta que su marido trabajaba en el mismo sector.

«Nuestros ingresos familiares se redujeron en casi un 50 % durante los primeros meses, y nos vimos obligados a recurrir a nuestros escasos ahorros para cubrir los gastos de la familia».

Gracias a un régimen de ayuda estatal financiado por el programa SURE de la UE, Tania ha conservado su trabajo durante los distintos cierres temporales del casino a lo largo de la crisis. Cuando el casino volvió a abrir sus puertas brevemente, Tania volvió al trabajo a tiempo parcial, pero una parte de su salario siguió estando cubierta por los fondos SURE.

«La ayuda financiera a través del programa SURE de la Unión Europea ha sido fundamental para mi familia y mis compañeros. Nos ha permitido conservar nuestros trabajos y mantener el bienestar de nuestras familias».

Además de ayudar a financiar el régimen de apoyo al empleo de España, los préstamos SURE también han contribuido a financiar las contribuciones a la Seguridad Social de los trabajadores del sector turístico y han cubierto las prestaciones relacionadas con la salud de los trabajadores de baja por coronavirus. En total, España recibirá más de 21 000 millones de euros en el marco del programa SURE, ayudando a muchas personas como Tania a conservar sus puestos de trabajo.

Garantizar la recuperación

Laureano © Laureano Turienzo Esteban, 2020

Laureano © Laureano Turienzo Esteban, 2020

Las consecuencias de lo que empezó como una crisis sanitaria son profundas, y es probable que duren años. Laureano Turienzo está de acuerdo con esto. Es el presidente de la Asociación Española del Retail y un experto en los mercados minoristas mundiales.

«Tenemos que entender que el problema no se va a acabar con la vacuna. Vamos a convivir con esta “nueva normalidad” durante años».

En opinión de Laureano, el apoyo de la Unión ha sido vital para que la economía haya seguido en marcha durante los últimos meses.

«SURE es una bendición. El programa ayuda a los países europeos a afrontar la crisis. En el caso de España, si no se hubiesen aprobado los créditos, el país habría perdido el 40 % de sus bares y restaurantes».

El daño potencial a la economía europea y a la subsistencia de los ciudadanos es el motivo por el que la Unión ha tomado medidas. Programas como SURE ayudarán a mitigar las consecuencias de la crisis. Y, durante los próximos meses y años, la financiación adicional del instrumento NextGenerationEU ayudará a situar a Europa en la senda de la recuperación para un futuro más ecológico, digital y resiliente ante nuevos desafíos.