Una transición hacia una energía limpia

La producción y el uso de energía representan más del 75 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. Por lo tanto, la descarbonización del sistema energético de la UE es fundamental para alcanzar nuestros objetivos climáticos para 2030 y la estrategia a largo plazo de la UE de lograr la neutralidad en emisiones de carbono para 2050.

El Pacto Verde Europeo se centra en tres principios clave para la transición hacia una energía limpia, que ayudarán a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos:

  1. garantizar un suministro energético seguro y asequible para la UE
  2. desarrollar un mercado de la energía de la UE plenamente integrado, interconectado y digitalizado
  3. priorizar la eficiencia energética, mejorar el rendimiento energético de nuestros edificios y desarrollar un sector energético basado en gran medida en fuentes renovables

Los principales objetivos de la Comisión para lograrlo son:

  • construir sistemas de energía interconectados y redes mejor integradas para apoyar las fuentes de energía renovables
  • promover las tecnologías innovadoras y las infraestructuras modernas
  • impulsar la eficiencia energética y el diseño ecológico de los productos
  • descarbonizar el sector del gas y fomentar la integración inteligente en todos los sectores
  • capacitar a los consumidores y ayudar a los países de la UE a combatir la pobreza energética
  • promover las normas energéticas de la UE y las tecnologías a escala mundial
  • desarrollar todo el potencial de la energía eólica marina en Europa

La Comisión Europea adoptó una serie de propuestas para adaptar las políticas de la UE en materia de clima, energía, transporte y fiscalidad con el fin de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990. Más información sobre el cumplimiento del Pacto Verde Europeo.

En primer plano

Acciones

Documentos