¿Cuáles son los objetivos clave de la Ley de Servicios Digitales?

Las nuevas normas son proporcionadas, favorecen la innovación, el crecimiento y la competitividad, y facilitan la expansión de las plataformas más pequeñas, las pymes y las empresas emergentes. Hay entre los usuarios, las plataformas y las administraciones públicas un equilibrio de responsabilidades que se basa en los valores europeos y pone en el centro a los ciudadanos. Las normas:

  • Protegen mejor a los consumidores y sus derechos fundamentales online.
  • Establecen un sólido marco de transparencia y rendición de cuentas para las plataformas online.
  • Impulsan la innovación, el crecimiento y la competitividad en el mercado único.
citizens icon

Para los ciudadanos

  • Más opciones, precios más bajos.
  • Menor exposición a contenidos ilícitos.
  • Mejor protección de los derechos fundamentales.
digital service providers

Para los proveedores de servicios digitales

  • Seguridad jurídica y armonización de las normas.
  • Puesta en marcha y expansión más fáciles en Europa.
business users icon

Para las empresas usuarias de servicios digitales

  • Más opciones, precios más bajos.
  • Acceso a los mercados de la UE a través de las plataformas.
  • Igualdad de condiciones frente a los proveedores de contenidos ilícitos.
society icon

Para la sociedad en general

  • Mayor control democrático y supervisión de las plataformas sistémicas.
  • Atenuación de riesgos sistémicos tales como la manipulación o la desinformación.

¿Qué proveedores se contemplan?

La Ley de Servicios Digitales consta de una serie de normas sobre los servicios de intermediación en línea, que millones de europeos utilizan cada día. Las obligaciones de los distintos agentes se corresponden con su respectivo papel, tamaño e impacto en el ecosistema online.

visual
  • Servicios de intermediación, que ofrecen infraestructuras de red; proveedores de acceso a internet, registradores de nombres de dominio, que a su vez incluyen:
  • Servicios de alojamiento de datos tales como servicios en nube y de alojamiento web, que a su vez incluyen:
  • Plataformas online que reúnen a vendedores y consumidores, tales como mercados online, tiendas de aplicaciones, plataformas de economía colaborativa y plataformas de redes sociales.  
  • Las plataformas online muy grandes plantean especiales riesgos en cuanto a difusión de contenidos ilícitos y nocivos para la sociedad. Se contemplan normas específicas para las plataformas que llegan al 10% de los 450 millones de usuarios europeos.
Digital agenda Todos los intermediarios online que ofrecen sus servicios en el mercado único, tanto si están establecidos en la UE como fuera de ella, deberán cumplir las nuevas normas. Las microempresas y pequeñas empresas tendrán obligaciones en proporción con su capacidad y dimensiones, sin por ello olvidar su obligación de rendir cuentas.

Nuevas obligaciones

 

Servicios de intermediación

 

(obligaciones acumulativas)

Servicios
de alojamiento de datos

(obligaciones acumulativas)

Plataformas
online 

(obligaciones acumulativas)

Plataformas
muy grandes

(obligaciones acumulativas)

Informes de transparencia
Requisitos sobre las condiciones de servicio, habida cuenta de los derechos fundamentales
Cooperación con las administraciones nacionales con arreglo a órdenes
Puntos de contacto y, en su caso, representante legal
Notificación y adopción de medidas y obligación de informar a los usuarios  
Mecanismos de reclamación y recurso y de resolución extrajudicial de litigios    
Alertadores fiables    
Medidas contra las notificaciones y contranotificaciones abusivas    
Comprobación de las credenciales de terceros proveedores (principio de conocimiento del cliente empresarial)    
Transparencia de la publicidad online para los usuarios    
Denuncia de infracciones penales    
Obligaciones sobre gestión de riesgos y responsables del cumplimiento      
Auditoría externa de riesgos y rendición pública de cuentas      
Transparencia de los sistemas de recomendación y posibilidades de elección de los usuarios para el acceso a la información      
Intercambio de datos con administraciones e investigadores      
Códigos de conducta      
Cooperación en materia de respuesta a las crisis      

¿Qué consecuencias tienen las nuevas obligaciones?

La Ley de Servicios Digitales mejora significativamente los mecanismos de eliminación de contenidos ilícitos y protección efectiva de los derechos fundamentales de los usuarios, incluida la libertad de expresión. Además, la Ley introduce una mayor supervisión pública de las plataformas, en particular las que llegan a más del 10% de la población de la UE.

En concreto, esto implica:

  • medidas para luchar contra los bienes, servicios o contenidos ilícitos online, tales como un mecanismo para que los usuarios denuncien este tipo de contenidos y para que las plataformas cooperen con "alertadores fiables"
  • nuevas normas sobre trazabilidad de empresas usuarias en los mercados online para ayudar a identificar a los vendedores de bienes o servicios ilegales
  • garantías eficaces para los usuarios, incluida la posibilidad de impugnar las decisiones de los moderadores de contenidos de las plataformas
  • medidas de transparencia para las plataformas online, inclusive sobre los algoritmos utilizados para las recomendaciones
  • obligación para las plataformas muy grandes de evitar abusos de sus sistemas gracias a medidas basadas en el riesgo y auditorías independientes de su gestión de riesgos
  • acceso de los investigadores a los datos clave de las plataformas más grandes a fin de comprender cómo evolucionan los riesgos online
  • estructura de supervisión adecuada a la complejidad del ciberespacio: los países de la UE desempeñarán el papel principal, con el apoyo de un nuevo Consejo Europeo de Servicios Digitales; en el caso de las plataformas muy grandes, supervisión y ejecución reforzadas por parte de la Comisión.

Las nuevas normas en pocas palabras

¿Cuáles son los próximos pasos?

El Parlamento Europeo y los Estados miembros debatirán la propuesta de la Comisión según el procedimiento legislativo ordinario. Una vez adoptadas, las nuevas normas serán directamente aplicables en toda la UE.

Documentos