Un entorno en línea más seguro

En la actualidad, las plataformas online pueden utilizarse indebidamente para difundir contenidos ilícitos, como la incitación al odio, los contenidos terroristas o material pornográfico infantil, así como para vender mercancías peligrosas y productos falsificados, o para ofrecer servicios ilegales, poniendo en peligro a las personas.

El 61 % de los ciudadanos de la UE encuestados afirma que ha encontrado contenidos ilícitos online y el 65 % no cree que internet sea segura para los usuarios (encuesta del Eurobarómetro de 2018).

child with smartphone

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Formas claras y sencillas de denunciar contenidos, bienes o servicios ilícitos en las plataformas online.
  • Obligaciones de diligencia debida para las plataformas y obligaciones más estrictas para las plataformas muy grandes, donde se producen los daños más graves.
  • Las autoridades estarán mejor equipadas para proteger a los ciudadanos gracias a la supervisión de las plataformas y la aplicación conjunta de las normas en toda la Unión.

Consumidores mejor protegidos

Hoy en día, los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos no están adecuadamente protegidos en línea. Las plataformas pueden, por ejemplo, decidir suprimir contenidos de los usuarios sin informarles ni ofrecer la posibilidad de recurso. Esto tiene importantes repercusiones en la libertad de expresión de los usuarios.

El 92 % de los encuestados cree que la transparencia de los proveedores de servicios es importante para proteger la libertad de expresión de los usuarios (consulta pública abierta sobre la Ley de Servicios Digitales)

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Los usuarios estarán informados de la supresión de contenidos por parte de las plataformas y podrán oponerse a ella.
  • Los usuarios tendrán acceso a mecanismos de resolución de litigios en su propio país.
  • Condiciones de utilización transparentes para las plataformas.
  • Mayor seguridad y mejor conocimiento de los vendedores reales de productos que compran los usuarios.
  • Obligaciones más estrictas para las grandes plataformas online de evaluar y atenuar los riesgos a nivel de la organización general de su servicio para los derechos de los usuarios cuando las restricciones de los derechos y los riesgos de propagación viral de contenidos ilícitos o nocivos tengan mayor repercusión.
  • Acceso a los datos de las plataformas para que los investigadores examinados comprendan los riesgos para la sociedad y los derechos fundamentales.

Ciudadanos y usuarios capacitados

Actualmente, las plataformas optimizan la presentación de la información para captar atención y generar ingresos, pero los usuarios no suelen ser conscientes de cómo clasifican el contenido ni de cómo elaboran su perfil las plataformas. La manipulación de los sistemas de recomendación y el abuso de los sistemas publicitarios pueden alimentar una desinformación peligrosa y la propagación de contenidos ilícitos.

El 70 % de los encuestados cree que la desinformación se propaga manipulando procesos algorítmicos en las plataformas online (consulta pública abierta sobre la Ley de Servicios Digitales)

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Transparencia de las normas sobre la moderación de contenidos.
  • Información útil sobre publicidad y anuncios dirigidos a destinatarios específicos: quién patrocinó el anuncio, cómo y por qué se dirige a un usuario específico.
  • Información clara sobre los motivos por los que se recomienda el contenido a los usuarios.
  • Derecho de los usuarios a no participar en las recomendaciones de contenido basadas en la elaboración de perfiles.
  • Participación de las plataformas en códigos de buenas prácticas con el fin de atenuar los riesgos.
  • Mejor acceso a los datos para que las autoridades y los investigadores comprendan mejor la viralidad online y sus repercusiones con vistas a reducir los riesgos sociales.

Servicios digitales de calidad a precios más bajos

El papel sistémico de un pequeño número de plataformas online afecta a la vida de miles de millones de usuarios y de millones de empresas en Europa. Algunas empresas tienen un gran impacto en los mercados digitales, cuyo acceso controlan y en los que están implantadas. Pueden imponer condiciones injustas («o lo toma o lo deja») tanto a las empresas usuarias como a los consumidores.

El 60 % de los encuestados afirma que los consumidores no disponen de suficientes opciones y alternativas en relación con las plataformas online (consulta pública abierta sobre un nuevo instrumento de competencia)

Cambios introducidos por la nueva Ley de Mercados Digitales:

  • Prohibición de las prácticas desleales para dar a las empresas usuarias la posibilidad de ofrecer a los consumidores una mayor elección de servicios innovadores.
  • Mejor interoperabilidad con servicios alternativos a los de guardianes de acceso.
  • Más facilidades para que los consumidores cambien de plataforma si lo desean.
  • Servicios de mejor calidad y precios más bajos para los consumidores,