Obligaciones claras de los guardianes de acceso en toda la UE

Actualmente, la manera en que los guardianes de acceso desarrollan sus actividades o bien no está ampliamente regulada, o bien se basa en conjuntos de normas que, en su mayoría, son anteriores a la economía digital. Esto ocurre en toda la UE.

Ni los Estados miembros ni la UE abordan eficazmente los problemas relacionados con los guardianes de acceso en su normativa vigente.

Cambios introducidos por la nueva Ley de Mercados Digitales:

  • Los guardianes de acceso se identificarán en función de criterios claramente definidos. Las empresas que se designen como «guardianes de acceso» en virtud de la Ley de Mercados Digitales, tendrán que respetar un conjunto claramente definido de prohibiciones y obligaciones para evitar una serie de prácticas desleales.
  • Dentro de ese conjunto se encuentran, por ejemplo, la prohibición de discriminar en favor de sus propios servicios, la obligación de garantizar la interoperabilidad con su plataforma y la obligación de compartir, en cumplimiento con las normas de privacidad, los datos facilitados o generados a través de las interacciones entre las empresas usuarias y sus clientes en la plataforma de los guardianes de acceso. Al margen de estas prácticas, los guardianes de acceso seguirán ofreciendo servicios nuevos e innovadores como han hecho hasta ahora, pero sin sacar partido de comportamientos desleales.

Seguridad jurídica para las plataformas

Actualmente, las iniciativas legislativas nacionales de los Estados miembros de la UE pueden tratar parcialmente los problemas detectados, pero también conducir a una fragmentación de la normativa de la UE cada vez mayor. Esto puede aumentar los costes de cumplimiento para las plataformas que tienen actividades transfronterizas.

Europa Dice

Cambios introducidos por la nueva Ley de Mercados Digitales:

  • Los guardianes de acceso conocerán de antemano las obligaciones que deben cumplir.
  • Otras plataformas no estarán sujetas a estas normas, pero podrán beneficiarse de comportamientos más justos cuando desarrollen actividades comerciales con los guardianes de acceso.
  • Reducción de los costes de cumplimiento para los guardianes de acceso y sus empresas usuarias.

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Un conjunto de normas aplicables en toda la UE.
  • Las nuevas normas establecen mecanismos para que la Comisión y los Estados miembros coordinen sus acciones y garanticen la correcta aplicación del marco legislativo en toda la UE.

Obligaciones asimétricas específicas

Actualmente, los usuarios están expuestos a bienes, contenidos o servicios ilícitos, y todas las decisiones quedan en su mayor parte a discreción de las plataformas. El mayor impacto procede de las plataformas que se han convertido en espacios casi públicos para la comunicación y el comercio.

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Medidas para luchar contra los bienes, servicios o contenidos ilícitos online, como un mecanismo para que los usuarios señalen dichos contenidos, y para que las plataformas cooperen con «alertadores fiables».
  • Nuevas obligaciones sobre trazabilidad de las empresas usuarias en los mercados online, para ayudar a localizar a los vendedores de bienes o servicios ilícitos.
  • Garantías eficaces para los usuarios, incluida la posibilidad de impugnar las decisiones de los moderadores de contenidos de las plataformas.
  • Medidas de transparencia de amplio alcance aplicables a las plataformas online, también sobre los algoritmos utilizados por recomendación.
  • Obligaciones de las plataformas muy grandes, que llegan a más del 10 % de la población de la UE, de evitar cualquier abuso de sus sistemas mediante la adopción de medidas basadas en el riesgo y auditorías independientes de sus sistemas de gestión de riesgos.
  • Los investigadores tendrán acceso a los datos de las plataformas clave para examinar cómo funcionan.
  • Los códigos de conducta y las normas técnicas ayudarán a las plataformas a cumplir las nuevas normas.
  • Todos los intermediarios online que ofrezcan sus servicios en el mercado único, tanto si están establecidos dentro como fuera de la UE, tendrán que cumplir las nuevas normas.
  • Estructura de supervisión para adaptarse a la complejidad del ciberespacio: los Estados miembros desempeñarán el papel principal, con el apoyo de un nuevo Consejo Europeo de Servicios Digitales; en el caso de las plataformas muy grandes, la Comisión reforzará su papel de supervisión y ejecución.
Servicios de intermediación Servicios de
alojamiento de datos
Plataformas
online
Grandes
plataformas
Informes de transparencia
Requisitos sobre las condiciones de servicio respetando los derechos fundamentales
Cooperación con las autoridades nacionales de acuerdo con sus órdenes
Puntos de contacto y, en su caso, representante legal
Notificación, acción y obligación de facilitar información a los usuarios
Mecanismo de reclamación y de recurso y solución extrajudicial de litigios
Alertadores fiables
Medidas contra las notificaciones y las contranotificaciones abusivas
Investigación de referencias de terceros proveedores («KYBC - Know your business customer»: conozca a su cliente profesional)
Transparencia de la publicidad online para los usuarios
Denuncia de infracciones penales
Obligaciones en materia de gestión de riesgos y responsable del cumplimiento
Auditoría de riesgos externos y rendición de cuentas pública
Transparencia de los sistemas de recomendaciones y elección de los usuarios para acceder a la información
Intercambio de datos con las autoridades y los investigadores
Códigos de conducta
Cooperación en la respuesta a las situaciones de crisis

Aclaración de la responsabilidad y mecanismo de cumplimiento eficiente

La exención de responsabilidad para los intermediarios online es la piedra angular de la reglamentación de internet: garantiza que sea posible tomar rápidamente medidas contra los contenidos, bienes o servicios ilícitos, pero también que las plataformas no reciban incentivos para eliminar contenidos legítimos ni se vean presionadas a controlar a sus usuarios. Algunas normas vigentes han conducido a la fragmentación del mercado único y siembran dudas en las plataformas diligentes que desean tomar medidas para proteger a sus usuarios de contenidos ilícitos.

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Refuerzo y mayor claridad de las condiciones para las exenciones de responsabilidad: las plataformas y otros intermediarios no son responsables del comportamiento ilícito de los usuarios, a menos que tengan conocimiento de actos ilícitos y no los impidan.
  • Las normas para la excepción de responsabilidad ahora estarán armonizadas y serán uniformes en toda la UE gracias a un Reglamento directamente aplicable.
  • Nuevas precisiones sobre la manera de aplicar estas condiciones a la responsabilidad en materia de protección de los consumidores.
  • Resolución de la paradoja de las medidas voluntarias adoptadas por las pequeñas plataformas: las plataformas diligentes no son responsables de los contenidos ilícitos que detecten ellas mismas.
  • Mayor seguridad jurídica en la interacción con las autoridades: criterios comunes mínimos aplicables a las órdenes judiciales y las sentencias para acceder a la información sobre los usuarios, y las plataformas sabrán cómo actuar en consecuencia.

Expansión en la UE de las pequeñas plataformas online

Hay más de 10.000 plataformas en la UE, y más del 90 % son pequeñas y medianas empresas, según estimaciones de la Comisión. Los servicios digitales de la UE tienen que tratar actualmente con veintisiete reglamentaciones nacionales diferentes. Solo las empresas más grandes pueden hacer frente a los costes de cumplimiento resultantes.

Cambios introducidos por la nueva Ley de Servicios Digitales:

  • Garantías de que las pequeñas plataformas online no se vean afectadas de manera desproporcionada, pero sigan siendo responsables de sus actos.
  • Las pequeñas empresas y las microempresas están exentas de las obligaciones más costosas, pero son libres de aplicar las mejores prácticas, para obtener ventajas competitivas.
  • Un conjunto único de normas para toda la UE creará las condiciones adecuadas para que prosperen los servicios digitales transfronterizos. Puede hacer que el comercio electrónico transfronterizo en el mercado único aumente hasta un 2 %. 
  • Los pequeños agentes tendrán seguridad jurídica para desarrollar servicios y proteger a los usuarios de las actividades ilícitas, y estarán respaldados por normas y directrices.