Contenidos de la página

Repuesta

La situación empleador-empleado suele considerarse una relación desequilibrada en la que el empleador ostenta más poder que el empleado. Dado que el consentimiento debe manifestarse libremente, y teniendo en cuenta esta relación desequilibrada, en la mayoría de los casos su empleador no puede basarse en su consentimiento para utilizar sus datos.

Puede haber situaciones en las que el tratamiento de los datos personales de un empleado basado en el consentimiento de este sea lícito, especialmente si es en interés del empleado. Por ejemplo, si una empresa otorga beneficios al empleado o a sus familiares (como descuentos en los servicios de la empresa), el tratamiento de los datos personales de ese empleado está permitido y es lícito, si se ha dado el consentimiento fundamentado previo.

Ejemplo

Consentimiento no válido

Su empleador cree que debe mejorarse la productividad en el trabajo. Para ello, prevé instalar cámaras de circuito cerrado de televisión (CCTV) en los pasillos y en la entrada a los servicios. Le pide el consentimiento para poder vigilar sus movimientos y el tiempo que pasa fuera de la oficina. Incluso si usted se lo da, este se consideraría inválido y su empleador no podría instalar el CCTV basándose en dicho consentimiento.

Referencias