Panorama general

El algodón se cultiva principalmente para la producción de fibras. Después del desmotado, las semillas de algodón se utilizan para producir aceite para consumo humano y tortas oleaginosas para la alimentación animal.

En la actualidad, solamente se cultiva algodón en tres países de la UE en una superficie total aproximada de 320.000 ha. Grecia es el principal productor de algodón, con un 80 % de la superficie, seguida de España (principalmente en Andalucía) con un 20 %. Bulgaria cultiva algodón en una superficie inferior a 1.000 hectáreas.

Aunque el algodón representa menos del 0,2 % del valor de la producción agrícola europea, tiene una gran importancia en las regiones de los dos principales países productores de la UE.

En 2018, la producción de algodón de la UE se estimó en 340.000 toneladas, lo que representa solo el 1 % de la producción mundial.

Las importaciones europeas de algodón desmotado han disminuido considerablemente en los últimos 10 años: han pasado de 870.000 t en 2002 a 130.000 t como media durante los últimos 5 años. Durante el mismo período, las exportaciones de la UE se mantuvieron relativamente estables, en torno a las 250.000 toneladas anuales.

El mercado de la UE es totalmente abierto, ya que no se aplican derechos de importación ni subvenciones a la exportación de algodón.

Política de la UE en el sector del algodón

La ayuda al algodón se introdujo en 1981, con la adhesión de Grecia a la entonces Comunidad Europea. Desde esa fecha, la política europea del algodón se ha reformado varias veces, la última en 2006.

El régimen actual pretende fomentar un sector del algodón competitivo, sostenible y orientado al mercado, respetando al mismo tiempo los compromisos jurídicos de apoyar «la producción de algodón en las regiones de la Comunidad donde es importante para la economía agraria».

Al igual que los demás agricultores, los productores de algodón tienen derecho a recibir una ayuda disociada a la renta (conocida como condicionalidad) por respetar unas normas estrictas de protección del medio ambiente, bienestar de los animales y seguridad alimentaria.

Además, la UE concede un pago específico al cultivo del algodón, limitado a una superficie básica determinada por país de la UE. Para poder optar a ese pago, los agricultores deben cultivar algodón solamente en las tierras autorizadas por el país de la UE, utilizando variedades autorizadas de semillas, y el algodón cosechado debe cumplir unos requisitos mínimos de calidad. La finalidad de este pago específico es evitar cualquier riesgo de perturbación de la producción en las regiones productoras de algodón.

Cada año pueden optar a la ayuda asociada un máximo de 302.000 ha: 250.000 ha en Grecia y 48.000 ha en España.

Para mejorar la viabilidad económica del sector del algodón de la UE, en 2009 se puso en marcha un programa de reestructuración que contemplaba una posible ayuda al desmantelamiento de las instalaciones de desmotado, inversiones en la industria de desmotado, la participación de los agricultores en regímenes de calidad del algodón, etc.

Se autorizó la continuación los programas de reestructuración de cuatro y ocho años hasta su finalización, sin posibilidad de prórroga. Los fondos disponibles de los programas de cuatro años se integraron en los fondos de la UE destinados a medidas en virtud del desarrollo rural a partir de 2014. Los fondos disponibles para los programas de ocho años se incluyeron en los límites máximos nacionales de ayuda a la renta a partir de 2017.

Bases jurídicas

La legislación vigente relacionada con el algodón comprende, entre otros, el Reglamento (UE) n.º 1307/2013 por el que se establecen normas aplicables a los pagos directos a los agricultores en virtud de los regímenes de ayuda incluidos en el marco de la Política Agrícola Común.

Reglamento de Ejecución (UE) 2017/1185 por el que se establecen las normas de desarrollo de los Reglamentos (UE) n.° 1307/2013 y (UE) n.° 1308/2013 en lo que respecta a la notificación de información y documentos a la Comisión.

Vigilancia del mercado

La situación del mercado del algodón se supervisa a largo plazo, teniendo en cuenta la evolución de la producción, el consumo y las existencias, así como el rendimiento, las importaciones y las exportaciones del algodón de la UE.

DescargarPDF - 905.7 KB

Estudios

En julio de 2014 se publicó una evaluación de las medidas de política agrícola común relativas al sector del algodón, con el fin de analizar las repercusiones de las medidas aplicadas tras la reforma de 2006. Abarcaba los tres países productores: Grecia, España y Bulgaria.

Las conclusiones principales se centraron en los efectos de esas medidas en:

  • la producción de algodón sin desmotar,
  • la renta y la economía regional,
  • las estructuras económicas,
  • las estructuras de producción,
  • el sector derivado,
  • el medio ambiente,
  • la eficiencia, la pertinencia y la coherencia.