Objetivos de la ayuda a la renta para los agricultores

La Unión Europea proporciona a los agricultores ayuda a la renta o «pagos directos», que

  • funcionan como una red de seguridad y hacen que la agricultura sea más rentable
  • garantizan la seguridad alimentaria en Europa
  • les ayudan a la producción de alimentos seguros, saludables y asequibles
  • recompensan a los agricultores por aportar bienes públicos que normalmente no pagan los mercados, como la protección del paisaje y del medio ambiente

Por lo general, los agricultores reciben ayudas a la renta en función del tamaño de sus explotaciones en ha. Todos los países de la UE tienen que ofrecer un pago básico, un pago por métodos de agricultura sostenible («ecologización») y un pago para los jóvenes agricultores. Como es obligatorio para los países de la UE realizar estos pagos, a menudo se les menciona como «pagos obligatorios».

Además, los países de la UE pueden optar por ofrecer otros pagos centrados en sectores o tipos de agricultura específicos. Existen regímenes específicos destinados a ayudar a las pequeñas y medianas explotaciones, a los agricultores jóvenes, a los agricultores que operan en zonas con dificultades naturales o a sectores en dificultades.

Información relacionada

Pago básico

Ecologización

Jóvenes agricultores

Otros regímenes voluntarios de ayuda

Folleto: La PAC explicada: pagos directos a los agricultores 2015-2020

Vincular la ayuda al respeto de las normas

La UE vincula la mayor parte de la ayuda a la renta de los agricultores a

  • las ha cultivadas, y no a las cantidades producidas. Los agricultores tienen que responder a las exigencias del mercado con el fin de aumentar el beneficio. La disociación (desvinculación) de los pagos con respecto a la cantidad producida evita las «montañas de alimentos», como la que tuvo la UE a finales de las décadas de 1970 y 1980.
  • El respeto del medio ambiente, la fitosanidad y la salud y el bienestar de los animales contribuyen a una agricultura sostenible. Esto se conoce como «condicionalidad». Los agricultores que no cumplen las normas de la UE pueden ver sus pagos reducidos o cancelados en su totalidad.

Información relacionada

Condicionalidad

Por qué necesitan ayuda los agricultores

La renta media de las explotaciones sigue estando muy por debajo de los ingresos medios del resto de la economía de la UE.

La agricultura es un negocio arriesgado y a menudo costoso, y depende más del clima y las condiciones meteorológicas que otros sectores. Existe un lapso inevitable entre la demanda del consumidor y el momento en el que el agricultor puede aumentar la oferta, ya que requiere tiempo e inversión aumentar el volumen de trigo o producir más leche. 

Los agricultores de la UE se ven presionados por el creciente comercio mundial de productos alimentarios y la liberalización del comercio. La evolución de los mercados mundiales aumenta la competencia, pero también crea nuevas oportunidades para el sector agroalimentario europeo. Además, la globalización y las fluctuaciones de la oferta y la demanda han hecho que los precios del mercado agrícola sean más volátiles en los últimos años, lo que ha aumentado las preocupaciones de los agricultores.

Estas incertidumbres en la actividad agrícola justifican el importante papel que desempeña el sector público a la hora de garantizar una red de seguridad para los ingresos de los agricultores.

La ayuda a la renta en la práctica

Cada año, los agricultores tienen que presentar una solicitud de ayuda declarando todas las parcelas agrícolas de su explotación. 

Aunque las normas que rigen la ayuda a la renta se establecen a nivel de la UE, cada país de la UE las ejecuta sobre el terreno. Las autoridades nacionales son responsables de la administración y el control de la ayuda a la renta de los agricultores en su país («gestión compartida»).

En el marco legal de la UE, cada país dispone también de un determinado nivel de flexibilidad en la forma de conceder esos pagos que debe reflejar las condiciones agrícolas nacionales, que varían considerablemente dentro de la Unión Europea. En consonancia con las normas de transparencia de la UE, las Administraciones nacionales tienen que publicar los beneficiarios de los pagos de la PAC.

Información relacionada

Normas de transparencia de la UE

Condiciones aplicables a la ayuda

Para recibir ayuda a la renta, los agricultores deben cumplir varias condiciones.

Por regla general, tienen que:

  • tener su explotación agrícola ubicada en la UE
  • cumplir los requisitos mínimos para recibir ayudas a la renta. La ayuda a la renta no se concede por importes inferiores a entre 100 y 500 EUR (según el país de la UE) o si la superficie elegible es inferior a entre 0,3 y 5 ha.
  • realizar una actividad agraria (producción, cría o cultivo de productos agrícolas, etc., o mantenimiento de la tierra en un buen estado agrícola) en la superficie agrícola (que abarca tierras de cultivo, cultivos permanentes y pastos permanentes) a su disposición.
  • pueden tener que cumplir la definición de «agricultor activo». El elemento central de la disposición de «agricultor activo» es una lista negativa de actividades (como aeropuertos, instalaciones de abastecimiento de agua, servicios inmobiliarios, servicios ferroviarios y terrenos deportivos y recreativos permanentes). Hasta 2017, todas las entidades de la UE que ejercían una actividad incluida en la lista negativa no se consideraban «agricultores activos», a menos que pudieran demostrar que su actividad agrícola no era marginal. A partir de 2018, esta disposición es opcional y se aplica en 9 países o regiones de la UE.
  • en los países de la Unión Europea que gestionan el pago básico con un sistema de derechos de pago, un agricultor necesita derechos de ayuda para acceder a los pagos disociados de la ayuda a la renta.

Información relacionada

Normas de la UE sobre ayuda a la renta de los agricultores

DescargarPDF - 157.8 KB
DescargarPDF - 518.6 KB

Nivel de ayuda disponible

Las ayudas a la renta benefician a casi 6,3 millones de explotaciones en toda la UE y a menudo representan una parte importante de la renta agrícola. Por término medio, en los últimos 10 años la ayuda a la renta representó casi la mitad de los ingresos de los agricultores.

El nivel de ayuda a la renta puede variar considerablemente de una explotación a otra, de un país de la UE a otro o de una región a otra.

La UE ha introducido un mecanismo denominado «convergencia externa» con el objetivo de ajustar progresivamente los pagos de las ayudas a la renta por hectárea en cada país, ya sea al alza o a la baja, para acercarlos al nivel medio de la UE.

La convergencia externa significa que para los países de la UE en los que el pago medio (en EUR por hectárea)

  • es inferior al 90 % de la media: el pago medio se incrementa gradualmente (en un tercio de la diferencia entre su tipo actual y el 90 % de la media).
  • es superior a la media: los importes se ajustan a la baja.

En junio de 2018, la Comisión Europea propuso un nuevo marco para la PAC que prevé una mayor convergencia de los niveles de ayuda a la renta entre los países de la UE, reduciendo el 50 % de la diferencia entre los niveles de ayuda de la UE por hectárea y el 90 % de la media de la UE. Esto contribuye al compromiso de la Comisión de garantizar una distribución más justa de los pagos de las ayudas a la renta.

Coste de la ayuda a la renta

En 2018, el presupuesto de la UE aportó 41 740 millones EUR de ayuda a la renta. Esta información procede del presupuesto de la política agrícola común.

Información relacionada

La PAC en pocas palabras: cómo se paga

Normas

Las siguientes normas regulan la ayuda de la UE a la renta en la agricultura

Últimas novedades

Documentos

DescargarPDF - 1.8 MB
DescargarPDF - 2.1 MB
DescargarPDF - 3.7 MB
DescargarPDF - 1.2 MB
DescargarPDF - 2.1 MB
DescargarPDF - 2 MB
DescargarPDF - 1.9 MB
DescargarPDF - 1.6 MB