Objetivos de la ecologización

Alrededor de la mitad de la superficie de la Unión Europea es tierra cultivada. Los agricultores actúan como gestores del campo, conforman paisajes y, con su trabajo, proporcionan bienes públicos beneficiosos para todos. Sin embargo, los agricultores también dependen de los recursos naturales, como el suelo y el agua, para su sustento. Las actividades agrícolas se ven afectadas por los fenómenos climáticos, el estado del medio ambiente, la biodiversidad y la calidad del agua.

El "pago directo ecológico" (o "ecologización") apoya a los agricultores que adoptan o mantienen prácticas agrícolas que ayudan a alcanzar los objetivos medioambientales y climáticos. Gracias a la ecologización, la Unión Europea (UE) recompensa a los agricultores por conservar los recursos naturales y proporcionar bienes públicos que benefician al público y no se reflejan en los precios de mercado.

Los países de la UE tienen que destinar el 30% de su ayuda a la renta a la "ecologización".

Los pagos de ecologización en la práctica

Los agricultores reciben el pago directo ecológico si cumplen tres prácticas obligatorias que benefician al medio ambiente (en particular, al suelo y la biodiversidad).

Las tres acciones que deben poner en marcha los agricultores son:

  • diversificar los cultivos: una mayor variedad de cultivos hace que el suelo y los ecosistemas sean más resistentes
  • mantener pastos permanentes: los pastos apoyan la captura de carbono y protegen la biodiversidad (hábitats)
  • dedicar el 5% de las tierras de cultivo a zonas beneficiosas para la biodiversidad: superficies de interés ecológico (SIE), por ejemplo, árboles, setos o tierras en barbecho que mejoran la biodiversidad y los hábitats.

Diversificación de cultivos

Las explotaciones con más de 10 hectáreas de tierra cultivable deben cultivar al menos dos productos, mientras que las de más de 30 hectáreas deben cultivar al menos tres. El cultivo principal no debe suponer más del 75% de esa tierra. Existen excepciones a las normas, en función de la situación de cada explotación. Es el caso, por ejemplo, de los agricultores que disponen de una gran proporción de pastos, que son en sí mismos beneficiosos para el medio ambiente.

Mantenimiento de pastos permanentes

La proporción de pastos permanentes en tierras agrícolas la fijan los países de la UE a nivel nacional o regional (con un margen de flexibilidad del 5%). Además, los países de la UE designan las zonas de pastos permanentes sensibles desde el punto de vista medioambiental. Los agricultores no pueden labrar ni convertir los pastos permanentes en estas zonas.

Superficies de interés ecológico

Los agricultores con más de 15 hectáreas de tierras cultivables deben garantizar que al menos el 5% del terreno sea una superficie de interés ecológico con el fin de proteger y mejorar la biodiversidad en las explotaciones.

Excepciones

Las normas de ecologización no se aplican a los agricultores que hayan optado por el régimen para pequeños agricultores por razones administrativas y de proporcionalidad.

Los agricultores ecológicos reciben automáticamente un pago de ecologización por su explotación, ya que se considera que proporcionan beneficios medioambientales por la naturaleza de su trabajo.

En función de la situación individual de cada agricultor, pueden aplicarse otras excepciones.

Alternativas a la ecologización

Los países de la UE pueden permitir que los agricultores cumplan uno o más requisitos de ecologización mediante prácticas equivalentes. Las prácticas equivalentes deben basarse en programas agroambientales dependientes de los programas de desarrollo rural de los países de la UE o en regímenes nacionales o regionales de certificación.

Cada país de la UE garantiza que los agricultores que recurran a prácticas alternativas no se beneficien a la vez de la ayuda a la renta para la ecologización obligatoria y de los fondos de desarrollo rural.

Información relacionada

Desarrollo rural

Sanciones por incumplimiento

Los agricultores que no respetan las normas de ecologización reciben menos dinero. Estas reducciones reflejan el número de hectáreas identificadas como no conformes, teniendo en cuenta la naturaleza del requisito de ecologización.

Desde 2017, los gobiernos nacionales pueden imponer sanciones administrativas además de la reducción de los pagos de ecologización. Las sanciones administrativas deben ser proporcionadas, en función de la gravedad y el alcance del incumplimiento.

Normas

La ecologización se rige por las siguientes

Documentos