Una seguridad alimentaria sólida

Frente a la pandemia de COVID-19, el sector agroalimentario de la Unión Europea está mostrando su resiliencia y sigue proporcionando a los europeos alimentos seguros y de gran calidad. No obstante, los agricultores y los productores se enfrentan a dificultades y a una creciente presión.

Mantener la seguridad alimentaria sigue siendo una de las prioridades de la Comisión Europea. Así pues, ha estado en estrecho contacto con los países de la UE y las organizaciones sectoriales para seguir de cerca la situación.

La Comisión ha adoptado las medidas necesarias para apoyar a todos los actores implicados.

Una cadena alimentaria eficiente

«Carriles verdes» para mantener la circulación de alimentos en Europa

La Comisión está colaborando estrechamente con los países de la UE para garantizar el funcionamiento del mercado único de mercancías mediante la creación de carriles verdes. Los controles efectuados en los pasos fronterizos designados para esos carriles verdes no durarán más de 15 minutos. El paso está ahora abierto a todas las mercancías, incluidos los productos agroalimentarios.


Los trabajadores de temporada se consideran «trabajadores esenciales» para garantizar el apoyo del sector alimentario

La Comisión publicó directrices prácticas para garantizar que, dentro de la UE, los trabajadores móviles que se consideren esenciales en la lucha contra la pandemia de coronavirus puedan llegar a su lugar de trabajo. Los trabajadores de temporada, que desempeñan funciones de cosecha, siembra y cuidado del cultivo, especialmente en esta estación, son esenciales para el sector agrícola.

Apoyo directo a los agricultores y a las zonas rurales

  • 200.000 euros

    préstamos o garantías para los gastos de explotación

Flexibilidad en el uso de los instrumentos financieros en el marco del desarrollo rural

Los agricultores y otros beneficiarios del desarrollo rural podrán beneficiarse de préstamos o garantías para sufragar los gastos de explotación por un importe máximo de 200.000 euros en condiciones favorables, tales como tipos de interés muy bajos o calendarios de pago favorables.

  • 5.000 euros por agricultor

    50.000 euros por pyme

La Comisión propone una nueva medida de desarrollo rural

Una nueva medida temporal permitiría a los países de la UE que dispongan todavía de fondos destinados al desarrollo rural pagar a los agricultores y a las pequeñas empresas agroalimentarias en 2020. Esta medida debería aportar una ayuda inmediata a los agricultores y a las empresas más afectados por la crisis. Los países de la UE pueden ofrecer un apoyo de hasta 5.000 euros por agricultor y 50.000 euros por pyme.

  • 70 % y 85 %

    anticipos de los pagos de la PAC

Aumento de los anticipos de los pagos

Para aumentar el flujo de efectivo de los agricultores, la Comisión aumentará los anticipos, en virtud de la política agrícola común (PAC), sobre las ayudas a la renta (del 50 % al 70 %) y sobre algunos pagos al desarrollo rural (del 75 % al 85 %). Los agricultores empezarán a recibir estos anticipos a partir de mediados de octubre.

  • Hasta 125.000 euros

    ayudas estatales

Posibilidad de que los agricultores y las empresas de transformación de alimentos reciban ayudas estatales de mayor cuantía

En el contexto del Marco Temporal de la Comisión para las ayudas estatales, los agricultores pueden beneficiarse ahora de una ayuda máxima de 100.000 euros por explotación. Las empresas de comercialización y transformación de alimentos pueden beneficiarse de un máximo de 800.000 euros.

Este importe puede complementarse con ayudas de minimis. Este tipo de ayuda nacional específica del sector agrícola puede concederse sin la aprobación previa de la Comisión y tiene un límite máximo de 20.000 euros (y 25.000 euros en casos específicos).

Medidas excepcionales de mercado

Ayuda al almacenamiento privado

Para estabilizar el mercado reduciendo temporalmente la oferta disponible, la Comisión apoyará las ayudas al almacenamiento privado de productos lácteos (leche desnatada en polvo, mantequilla, queso) y productos cárnicos (carne de vacuno, ovino y caprino). Esta medida permite la retirada temporal de productos del mercado durante un período mínimo de 2 a 3 meses y un período máximo de 5 a 6 meses.


Derogación temporal de las normas de competencia de la UE

La Comisión autorizará la derogación de determinadas normas de competencia de la UE, prevista en el artículo 222 del Reglamento sobre la organización común de mercados, para los sectores de la leche, la floricultura y la patata. Esta derogación permite a los operadores organizarse y aplicar medidas de mercado a su nivel durante un período máximo de 6 meses. Por ejemplo, el sector lácteo podrá planificar colectivamente la producción de leche y los sectores de la floricultura y de la patata podrán retirar productos del mercado. También se permitirá el almacenamiento por parte de operadores privados. Se seguirá de cerca la evolución de los precios al consumo para evitar efectos adversos.


Flexibilidad de los programas de apoyo al mercado

La Comisión permitirá cierta flexibilidad en la ejecución de los programas de apoyo al mercado del vino, las frutas y hortalizas, las aceitunas de mesa y el aceite de oliva, la apicultura y en el programa escolar de la UE (leche, frutas y verduras). Esta flexibilidad tiene por objeto limitar la oferta disponible en cada sector para reequilibrar los mercados. Además, permitirá reorientar las prioridades de financiación hacia medidas de gestión de la crisis.

Flexibilidad de la PAC

Los países y los agricultores de la UE se enfrentan a dificultades prácticas para cumplir determinados requisitos de la PAC y la Comisión pretende ayudar a través de una serie de medidas concretas.

Ampliación del plazo para la presentación de solicitudes de pago de la PAC

El plazo se ampliará un mes, con lo que se ofrece más tiempo a los agricultores para rellenar su solicitud tanto de ayudas a la renta como de pagos al desarrollo rural.


Menos controles sobre el terreno

Los países de la UE realizan controles para garantizar que se cumplen las condiciones de subvencionabilidad. Sin embargo, en las circunstancias excepcionales actuales, es fundamental reducir al mínimo el contacto físico entre agricultores e inspectores. Esta medida contribuirá a reducir la carga administrativa y a evitar retrasos innecesarios.

Últimas novedades

Documentos

DescargarPDF - 1.2 MB