Sobre esta consulta

Periodo de consulta
4 Julio 2018 - 16 Agosto 2018
Temas
Transportes

Grupo destinatario

La Comisión se ha comprometido a recabar las opiniones de la ciudadanía europea, las partes interesadas y los Estados miembros acerca de la posible modificación de las actuales disposiciones sobre la hora de verano. 

Objetivo de la consulta

A raíz de una serie de peticiones de los ciudadanos, del Parlamento Europeo y de determinados Estados miembros de la UE, la Comisión ha decidido someter a estudio el funcionamiento de las actuales disposiciones sobre la hora de verano y determinar si deben modificarse o no.

En este contexto, la Comisión desea recabar las opiniones de los ciudadanos europeos, las partes interesadas y los Estados miembros en relación con las actuales disposiciones sobre la hora de verano en la UE y cualquier posible cambio al respecto.

Cómo enviar su respuesta

El cuestionario online está disponible en todas las lenguas oficiales de la UE (salvo el irlandés). Las respuestas pueden enviarse en cualquier lengua de la UE, no obstante, le animamos a responder en la medida de lo posible en inglés.

Al responder al cuestionario, puede parar en cualquier momento y seguir más tarde. Una vez cumplimentado y enviado el cuestionario, podrá descargar una copia de las respuestas.

Si lo desea, también puede cargar documentos, como documentos de posición, o enviarlos a la dirección electrónica de contacto.

Las respuestas recibidas se publicarán en internet. Si se opone a la publicación de sus datos personales, su contribución se publicará de forma anónima. Si adjunta un documento a la contribución, es posible que este se publique sin modificaciones junto con sus respuestas.

En aras de la transparencia, pedimos a las organizaciones que deseen presentar observaciones en el contexto de consultas públicas que se inscriban en el Registro de Transparencia y se adhieran a su Código de Conducta, al objeto de informar a la Comisión y al público en general sobre las personas e intereses que representan. Si una organización opta por no facilitar esta información, la práctica habitual de la Comisión es dar a la contribución la consideración de contribución individual [ver las normas sobre las consultas, COM(2002) 704, y la Comunicación sobre el seguimiento de la "Iniciativa europea en favor de la transparencia", COM(2007) 127 de 21.3.2007].

Si su organización ya está inscrita, indique su número de identificación en el Registro de Transparencia cuando responda al cuestionario. De ese modo, se considerará que su contribución representa el punto de vista de su organización.

Si su organización aún no figura en el Registro de Transparencia, puede aprovechar la ocasión para inscribirla. A continuación, vuelva a esta página para enviar su respuesta como organización registrada.

El sistema almacena localmente copias de las respuestas para disponer de una copia de seguridad en caso de que el servidor no esté disponible durante el envío, el ordenador se apague de manera accidental o por cualquier otro motivo. El almacenamiento local contiene los identificadores de las preguntas y el borrador de las respuestas. Una vez enviada la encuesta al servidor, o tras guardar en este un borrador, se eliminarán los datos del almacenamiento local. En la parte superior del cuestionario, hay una casilla que indica "Guardar una copia de seguridad en su equipo local (desactivar si se utiliza un ordenador público/compartido)" para desactivar esta función. En tal caso, no se almacenará ningún dato en el ordenador del encuestado.

Ver también: Página de ayuda a los participantes

Información adicional

¿En qué consiste la hora de verano de la UE?

En la UE, las disposiciones sobre la hora de verano contemplan el cambio de hora dos veces al año para tener en cuenta la evolución de la luz diurna y aprovechar su disponibilidad en un determinado periodo.

La mayoría de los Estados miembros de la UE tienen una larga tradición de hora de verano, que puede remontarse a la crisis del petróleo de la década de 1970, o incluso a la Primera o la Segunda Guerra Mundial. En su momento, las disposiciones sobre la hora de verano perseguían primordialmente el ahorro de energía. Sin embargo, también cabían otros objetivos como la seguridad vial, el aumento de las oportunidades de ocio derivadas de la prolongación de las jornadas o, simplemente, la adaptación a las prácticas de los países vecinos o de los principales socios comerciales.

Las disposiciones sobre la hora de verano en la UE, que existen desde la década de 1980, se rigen en la actualidad por la Directiva 2000/84/CE. Conforme a la Directiva, los Estados miembros están obligados a cambiar a la hora el último domingo de marzo y a volver al horario de invierno el último domingo de octubre. La legislación de la UE en la materia tenía por objeto unificar unos horarios de verano nacionales divergentes y garantizar con ello un enfoque armonizado del cambio de hora dentro del mercado único.

Por otra parte, y al margen de las disposiciones de la UE sobre la hora de verano, cabe señalar que los Estados miembros están distribuidos en tres husos horarios diferentes. El mantenimiento de un determinado huso horario es independiente de las disposiciones sobre la hora de verano, o de cualquier modificación de las mismas. [En la actualidad, los Estados miembros de la UE se extienden por tres husos horarios: hora de Europa occidental (UTC), hora de Europa central (UTC +1) y hora de Europa oriental (UTC+2). En ocho Estados miembros de la Unión, la hora oficial es UTC+2: Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía. En 17 Estados miembros, la hora oficial es UTC+1: Alemania, Austria, Bélgica, Chequia, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Francia, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, República Eslovaca y Suecia. Tres Estados miembros aplican la hora UTC: Irlanda, Portugal y Reino Unido.] El huso horario se determina en relación con la hora UTC (Tiempo Universal Coordinado), coincidente con la hora GMT (Greenwich Mean Time).

Hay que señalar también que la disponibilidad de luz diurna varía en función de la localización geográfica de los Estados miembros de la UE. A lo largo del año, los Estados miembros septentrionales experimentan un importante cambio de disponibilidad de luz diurna, caracterizado por inviernos con pocas horas de luz y veranos luminosos con noches cortas. En los Estados miembros más meridionales, el reparto entre horas diurnas y nocturnas apenas cambia durante el año (ver: horas de luz en los Estados miembros de la UE).

¿Son adecuadas las disposiciones actuales sobre la hora de verano en la UE?

A lo largo de los años se han realizado diversos estudios para evaluar la hora de verano. Las pruebas disponibles permiten concluir lo siguiente (para más información, consulte la lista de documentación de referencia que figura al final y que incluye documentos e informes oficiales de la Comisión, así como los últimos metaestudios en los que se analizan los informes y estudios científicos disponibles sobre la materia):

  • Mercado interior - Por el momento, los datos con que se cuenta solo respaldan una conclusión: permitir cambios horarios descoordinados entre los Estados miembros iría en detrimento del mercado interior, como consecuencia del aumento de costes en el comercio transfronterizo, los inconvenientes para el transporte, las comunicaciones y los desplazamientos y la menor productividad en el mercado interior de bienes y servicios.
  • Energía - Los estudios indican que el efecto global de ahorro de energía que se deriva de la hora de verano es marginal, a pesar de haber sido una de las principales justificaciones para su adopción. Los resultados también tienden a variar en función de factores como la localización geográfica.
  • Salud - Se considera que la hora de verano genera efectos positivos vinculados el incremento de las actividades de ocio al aire libre. Sin embargo, los estudios cronobiológicos parecen indicar que su impacto en lo biorritmos humanos podría ser más importante de lo que se suponía. Los datos sobre los efectos globales en la salud (esto es, el saldo entre las repercusiones positivas y negativas) no son concluyentes.
  • Seguridad vial - Los datos son poco concluyentes con respecto a la relación entre la hora de verano y los accidentes de tráfico. En principio, la privación de sueño que conlleva el adelanto de la hora en primavera podría incrementar el riesgo de accidentes. Por otra parte, se considera que el aumento de las horas de luz vespertina durante el verano tendría un efecto positivo en la seguridad vial. No obstante, y a diferencia de lo que ocurre con otros factores, suele ser difícil determinar el efecto directo de la hora de verano en los índices de accidentes.
  • Agricultura - La utilización de nuevos equipos, sistemas de iluminación artificial y tecnologías de automatización parece haber disipado la mayoría de los recelos que suscitaban la perturbación de los biorritmos animales y los cambios en las rutinas de ordeño como consecuencia del cambio de hora. Una hora extra de luz durante el verano también puede ser una ventaja, ya que permite ampliar la jornada laboral para actividades de exterior, en tareas de labranza o recolección.

La Comisión recibe periódicamente observaciones de los ciudadanos sobre la hora de verano, que a menudo guardan relación con lo que se percibe como impactos negativos para la salud (como privación del sueño y consecuencias adversas de otro tipo). Sin embargo, en otros casos se pide el mantenimiento del sistema actual, que se considera como positivo.

Algunos Estados miembros han abordado recientemente la cuestión de la hora de verano en escritos dirigidos a la Comisión. Más concretamente, Finlandia ha pedido que se ponga fin al cambio de hora semestral y Lituania ha solicitado una revisión del sistema actual que permita tener en cuenta las diferencias regionales y geográficas.

En febrero de 2018, el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que pedía a la Comisión que realizase una evaluación exhaustiva de la Directiva 2000/84/CE y, en caso necesario, presentara una propuesta para su revisión. Al mismo tiempo, la resolución confirmaba que es "esencial mantener un régimen horario unificado en la Unión, incluso después de que finalicen los cambios de hora bianuales".

Perspectivas de futuro

Los datos disponibles indican que las normas comunes en este ámbito son esenciales para garantizar el correcto funcionamiento del mercado interior. El Parlamento Europeo respalda este extremo en su resolución, donde se afirma que es fundamental mantener un régimen horario unificado en la UE.

En respuesta a la resolución del Parlamento Europeo, la Comisión se ha comprometido a analizar las dos opciones principales para garantizar un régimen armonizado, a saber:

  1. mantener de las actuales disposiciones sobre la hora de verano en la UE con arreglo a la Directiva 2000/84/CE
  2. poner fin a los actuales cambios de hora semestrales en todos los Estados miembros y prohibir los cambios periódicos (es importante notar que esto no afectaría a la elección de huso horario y que, en último término, sería decisión de cada Estado miembro mantener una hora de verano o de invierno permanente u optar por otra hora).