Algunas normas del PEC tienen por objeto evitar que unas políticas presupuestarias se orienten a direcciones potencialmente problemáticas, mientras que otras sirven para corregir déficits presupuestarios excesivos o una elevada carga de deuda pública.