¿Qué es una iniciativa ciudadana?

La Iniciativa Ciudadana Europea es un instrumento para que tú y otros europeos participéis activamente en la formulación de las políticas de la UE.

Si quieres que la UE tome medidas sobre un asunto concreto, puedes organizar una iniciativa ciudadana para instar a la Comisión Europea a que proponga nueva legislación de la UE en ese campo.

Para que la Comisión examine una iniciativa, es necesario que un millón de ciudadanos de la UE la firmen para manifestar así su apoyo.

Más información sobre la Iniciativa Ciudadana Europea

¿Cómo se organiza una iniciativa?

Antes de poner en marcha la iniciativa, hay que crear un grupo de organizadores.

El grupo debe estar compuesto, como mínimo, por siete ciudadanos de la UE que residan en al menos siete Estados miembros diferentes. No es preciso que sean nacionales de siete países distintos pero sí deben tener la edad exigida en sus respectivos países para votar en las elecciones al Parlamento Europeo.

Una vez formado el grupo, este debe enviar una solicitud de registro a la Comisión. Antes de inscribir en el registro la iniciativa propuesta, la Comisión verificará que esta cumpla una serie de criterios jurídicos (en particular, que se sitúe en un ámbito en el que la Comisión esté facultada para actuar).

Cuando la iniciativa queda registrada, el grupo de organizadores puede señalar la fecha para iniciar la recogida de declaraciones de apoyo ciudadano en toda la UE.

Poner en marcha una iniciativa ciudadana

Informarse, debatir, conectar y pedir asesoramiento sobre la iniciativa ciudadana

¿Cómo obtener respuesta y lograr resultados?

La iniciativa debe cumplir determinados requisitos:

  • recoger, como mínimo, un millón de firmas válidas
  • tener firmantes en al menos siete países de la UE (y alcanzar un mínimo de firmas en cada uno de ellos)

Si una iniciativa cumple todas las condiciones, la Comisión la tiene en cuenta.

En el plazo de un mes:

  • los funcionarios de la UE se reúnen con los organizadores.

En el plazo de tres meses:

  • los organizadores participan en una audiencia pública en el Parlamento Europeo para explicar su iniciativa.

En el plazo de seis meses:

  • la Comisión formula una respuesta oficial, explicando los motivos por los que propondrá, o no, nueva legislación basada en la propuesta.

Más sobre las iniciativas atendidas