Vacunación

Gripe

La vacunación es fundamental para proteger a las personas contra la gripe. Se calcula que, en la Unión Europea, la vacunación contra la gripe estacional evita por sí sola hasta 37.000 muertes cada año.

Se recomienda encarecidamente la vacunación contra la gripe a los grupos de riesgo. Entre ellos se encuentran las personas de edad avanzada, las mujeres embarazadas y los niños, y los adultos cuyos sistemas inmunitarios están debilitados o que padecen enfermedades crónicas, que son más propensos a desarrollar una forma grave de la enfermedad.

Vacunas estacionales

Como los virus de la gripe estacional cambian cada año, las vacunas deben repetirse anualmente para garantizar que sigan siendo eficaces. En 2014, la Comisión Europea publicó un documento de trabajo de los servicios de la Comisión que presentaba un análisis del estado de aplicación de la Recomendación del Consejo sobre la vacunación contra la gripe estacional, que instaba a los países de la UE a comprometerse a vacunar cada año contra la gripe estacional al 75% de las personas pertenecientes a grupos de riesgo.

Para garantizar a los ciudadanos el acceso a vacunas seguras y eficaces, la Comisión trabaja con distintos organismos:

Vacunas contra las pandemias

Cuando surge una pandemia, la Comisión ayuda a los países de la UE a coordinar su respuesta, por ejemplo con medidas relacionadas con la vacunación. En 2009, participó en la elaboración de estrategias nacionales de vacunación contra la pandemia de gripe H1N1 ("gripe A").

El 29 de marzo de 2019, 15 Estados miembros y la Comisión Europea firmaron con la empresa Seqirus contratos marco para la producción y el suministro de vacunas contra la gripe pandémica en el marco del Acuerdo de Adquisición Conjunta de Contramedidas Médicas de la UE. Estos contratos garantizan principalmente el acceso a las vacunas contra la gripe pandémica a los ciudadanos de la UE en estos Estados miembros, que representan alrededor de la mitad de la población de la UE, en caso de que se produzca una pandemia de gripe.

Información adicional:

Como una vacuna solo puede desarrollarse una vez identificado el virus (proceso que puede llevar varios meses), la Comisión, junto con la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), ha tomado medidas para acelerar el procedimiento de autorización de la comercialización cuando se declara una pandemia.

La Comisión también colabora con la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y otras partes interesadas pertinentes para crear un sistema eficaz de seguimiento de las reacciones adversas una vez que se está utilizando una vacuna.