Evaluación de tecnologías sanitarias

Panorama

En los últimos años, varios países de la UE han introducido la denominada evaluación de las tecnologías sanitarias (ETS). La ETS determina el valor añadido de una tecnología sanitaria nueva en comparación con las ya existentes. Las tecnologías sanitarias son, por ejemplo, los medicamentos, los equipos médicos, los métodos de diagnóstico y tratamiento, la rehabilitación o los métodos de prevención.

¿Cómo funciona?

Cuando se pide a los organismos responsables de la evaluación de las tecnologías sanitarias (ETS) que evalúen una tecnología sanitaria nueva, estos deben determinar si funciona mejor, igual o peor que sus alternativas existentes. Para ello, generalmente deben evaluar el efecto terapéutico del medicamento, pero también sus posibles efectos secundarios, sus efectos en cuanto a calidad de vida y la vía de administración.

La ETS valora también otros aspectos del uso de la tecnología, por ejemplo, las repercusiones de su coste para el paciente y los efectos de la administración del tratamiento en la organización de los sistemas de asistencia sanitaria. Se trata, por tanto, de un proceso multidisciplinar que examina de manera sistemática los aspectos médicos, económicos, sociales, éticos y de organización relacionados con el uso de una tecnología sanitaria.

Impacto

El principal objetivo de la ETS es proporcionar información basada en pruebas a los responsables políticos, para que puedan formular unas políticas sanitarias que sean seguras, eficaces, rentables y centradas en los pacientes. Las autoridades nacionales también recurren a la ETS para decidir qué tecnologías deben reembolsarse a nivel nacional.

Cooperación de la UE en materia de ETS

En la mayoría de los países de la UE, la ETS es un capítulo importante de la toma de decisiones sanitarias basadas en datos reales.

La cooperación de la UE en la ETS tiene dos componentes principales:

  • La Red de ETS conecta a las autoridades o los organismos nacionales responsables de la evaluación de las tecnologías sanitarias. La Red fue creada a raíz de la Directiva 2011/24/UE, relativa a la aplicación de los derechos de los pacientes en la asistencia sanitaria transfronteriza, con el fin de proporcionar orientación estratégica y política para la cooperación científica y técnica.
  • Si bien la participación es voluntaria, todos los países de la UE han solicitado su adhesión y participación. La Red de ETS elabora documentos estratégicos y debate posibles ámbitos de colaboración, colaboración que posteriormente se pone en marcha a través de la acción conjunta que se describe a continuación, de conformidad con su plan de trabajo.
  • La acción conjunta EUnetHTA 3 es el componente científico y técnico de la cooperación de la UE en materia de ETS. Se puso en marcha en junio de 2016 y proseguirá hasta 2020. La acción conjunta está financiada por el Programa de Salud de la UE y en ella participan organizaciones gubernamentales (de los países de la UE, países candidatos a la adhesión, países del EEE y países de la AELC), así como un gran número de agencias regionales y organizaciones sin ánimo de lucro que evalúan las tecnologías sanitarias en Europa o colaboran en ella.

Reforzar la cooperación de la UE en materia de ETS después de 2020

En su programa de trabajo para 2017, la Comisión Europea anunció que introduciría una iniciativa sobre el refuerzo de la cooperación de la UE en la ETS para mejorar el funcionamiento del mercado único de productos sanitarios.