Health security and infectious diseases

Vigilancia y alerta precoz

En las últimas décadas, las tasas de enfermedades infecciosas han disminuido en general o se han mantenido estables en la UE. La mayoría de las defunciones que se producen en los países de la UE se deben ahora a enfermedades no infecciosas, como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, las enfermedades infecciosas pueden seguir planteando graves retos a la salud pública, como nos ha demostrado la pandemia de coronavirus. En el mundo globalizado actual, las enfermedades pueden propagarse con gran rapidez de un país a otro.

La detección precoz de las amenazas para la salud requiere una vigilancia sólida y constante y mecanismos de alerta rápida y respuesta. La UE ha creado estructuras que permiten el intercambio rápido de información entre las autoridades sanitarias públicas de los Estados miembros y los organismos mundiales, como la Organización Mundial de la Salud, para detectar las amenazas lo antes posible.

Vigilancia de enfermedades infecciosas y de otras amenazas para la salud

Los sistemas de vigilancia proporcionan información que facilita el seguimiento de las tendencias de las enfermedades transmisibles y ayudan a determinar los factores de riesgo y las áreas de intervención. Esta información sirve para establecer prioridades, planificar, aplicar y asignar recursos a los programas de prevención, y para evaluar estos programas y las medidas de control.

Mediante la Decisión n.º 2119/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo se creó la red de vigilancia epidemiológica y de control de las enfermedades transmisibles.

La Decisión n.º 2119/98/CE fue derogada y sustituida por la Decisión n.º 1082/2013/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2013, sobre las amenazas transfronterizas graves para la salud. Esta nueva Decisión reactivó la red para la vigilancia epidemiológica de las enfermedades transmisibles y de los problemas sanitarios especiales relacionados. Esta red, que reúne a la Comisión, al Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y a las autoridades competentes responsables a nivel nacional de la vigilancia epidemiológica, está gestionada y coordinada por el ECDC.

La Decisión n.º 1082/2013/UE faculta a la Comisión para establecer y actualizar la lista de enfermedades infecciosas y problemas sanitarios pertinentes, como la resistencia a los antimicrobianos, a fin de garantizar su cobertura por parte de la red de vigilancia epidemiológica. La Comisión también establece las definiciones de casos relativas a cada enfermedad infecciosa que utilizan los Estados miembros para la vigilancia y la notificación al ECDC, garantizando así la comparabilidad y compatibilidad de los datos recopilados a escala de la Unión.

Revisión de la lista de enfermedades infecciosas

En junio de 2018, la Comisión adoptó una Decisión de Ejecución por la que se actualiza la lista de alrededor de 50 enfermedades infecciosas objeto de seguimiento a través de la red de vigilancia epidemiológica de la UE. Esta nueva lista incluye enfermedades transmisibles que han aparecido o resurgido recientemente, como las infecciones por chikungunya, dengue, neuroborreliosis de Lyme y zika. La Decisión también revisó las definiciones de casos para otras enfermedades transmisibles y problemas sanitarios relacionados, como la resistencia a los antimicrobianos y las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. La lista está en consonancia con los datos científicos más recientes, que se han compilado con la ayuda y la experiencia del ECDC. Corresponde a las clasificaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para otros tipos de amenaza, la vigilancia para detectar tendencias y cambios en el perfil de riesgo requiere enfoques diferentes. La Comisión mantiene contactos con las agencias pertinentes de la UE y con las autoridades de los países de la UE para garantizar que los planes de preparación evolucionen para hacer frente a las amenazas cambiantes.

El Sistema de Alerta Precoz y Respuesta (SAPR)

El SAPR es un sistema de alerta rápida para la notificación de alertas a nivel de la UE relacionadas con amenazas transfronterizas graves para la salud, tal como se exige en el artículo 8 de la Decisión n.º 1082/2013/UE. Este sistema confidencial basado en la web permite a la Comisión Europea y a las autoridades competentes designadas a nivel nacional (denominadas «autoridades competentes del SAPR») mantener una comunicación permanente. Los países de la UE pueden alertar, compartir información y coordinar las respuestas nacionales a las amenazas transfronterizas graves de manera oportuna y segura.

El sistema es propiedad de la Comisión Europea y de la gestión de su plataforma informática se ocupa el ECDC. El SAPR se ha utilizado con éxito para alertar, intercambiar información y coordinar medidas en respuesta a brotes anteriores, como los de SARS, gripe pandémica A (H1N1), ébola, zika, COVID-19 y otros brotes transfronterizos de enfermedades transmisibles.

La Decisión de Ejecución (UE) 2017/253 de la Comisión, de 13 de febrero de 2017, fija los procedimientos para la notificación de alertas en el marco del SAPR y para el intercambio de información, la consulta y la coordinación de las respuestas a las amenazas transfronterizas.

Cuándo y cómo se activa el SAPR

Las autoridades competentes del SAPR o la Comisión Europea emiten una alerta cuando una amenaza transfronteriza grave para la salud:

  • es inusual o inesperada para el lugar y el tiempo determinados
  • provoca morbilidad o mortalidad significativas, o crece rápidamente a escala 
  • supera la capacidad de respuesta nacional y afecta a más de un país de la UE 
  • puede requerir una respuesta coordinada a escala de la Unión.

Las alertas se envían a más tardar 24 horas después de que el país de la UE o la Comisión tengan conocimiento de la amenaza. Por ejemplo, la primera notificación de lo que más tarde se conocería como SARS-CoV-2 (el virus causante de la COVID-19) fue enviada por la Comisión el 9 de enero de 2020, días después de que China señalara la existencia de un virus desconocido.

La utilización del SAPR puede implicar el intercambio de los datos personales necesarios para identificar a las personas infectadas y a las personas que están potencialmente en peligro (los denominados «datos de rastreo de contactos»). Esto se lleva a cabo de conformidad con la legislación vigente en materia de protección de datos [Reglamento (UE) 2016/679 y Reglamento (UE) 2018/1725 del Parlamento Europeo y del Consejo]. Además, en junio de 2017, la Comisión adoptó la Recomendación (UE) 2017/1140 relativa a los datos personales que pueden intercambiarse a través del SAPR.

Mejoras del SAPR

El SAPR se ha rediseñado para mejorar el conocimiento de la situación en caso de amenaza sanitaria transfronteriza, y la nueva versión está plenamente operativa desde noviembre de 2019.

Se añadieron a la plataforma las siguientes funciones y módulos nuevos:

  • Módulo de preparación y comunicación del riesgo para compartir la documentación pertinente y los planes y estrategias nacionales
  • Módulo de conocimiento de la situación, que proporciona información contextual vinculada a eventos específicos, y función de generación de listados, que permite a los países de la UE compartir de manera formateada el número de casos e información adicional pertinente.

Un objetivo clave de este proceso de reingeniería es la interconexión con otros sistemas de alerta de la UE. En la actualidad, el SAPR está conectado a 2 sistemas de alerta: 

Con los planes de interconexión con más sistemas de alerta e información de la UE en los próximos años, el objetivo es permitir la comunicación y la colaboración directas entre los distintos sectores.