Boletín n.º 205 – Estado de la salud en la UE

Boletín Salud-UE n.º 205 – A fondo

Cómo mantener sanos a nuestros ciudadanos: la Comisión Europea diagnostica el Estado de la salud en la UE

¿Cómo pueden los sistemas sanitarios de la UE seguir siendo adecuados para su propósito en cuanto a eficacia, accesibilidad y adaptabilidad? El comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, aborda algunas de las conclusiones de la Comisión, basadas en las lecciones del ciclo bianual sobre el Estado de la salud en la UE. La Comisión acaba de publicar 28 perfiles sanitarios nacionales y un informe de acompañamiento. Juntos, ofrecen una evaluación detallada de los sistemas de salud de los países de la UE.

¿Con qué propósito se redactaron estos informes?

Los informes ponen de manifiesto una serie de retos comunes para los sistemas sanitarios de la UE. El objetivo al ofrecer datos y perspectivas globales es apoyar a las autoridades sanitarias nacionales a la hora de hacer frente a estos desafíos y tomar las decisiones adecuadas en materia de políticas e inversiones.

¿Cómo se elaboraron los informes?

Los perfiles sanitarios nacionales se elaboraron en estrecha colaboración con la OCDE y el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Asistencia Sanitaria. El informe de acompañamiento de la Comisión refleja los objetivos compartidos entre los Estados miembros y pone de manifiesto posibles ámbitos en los que la Comisión puede fomentar el aprendizaje mutuo y el intercambio de buenas prácticas.

¿Cuáles son las principales conclusiones?

Debemos replantearnos nuestra concepción de la salud en la formulación de políticas. Los Estados miembros afrontan retos muy similares. Hemos observado cinco grandes cambios que están teniendo lugar y que requieren que todos intensifiquemos nuestros esfuerzos. Son, en resumen, los siguientes:

  • 1. Promoción de la salud y prevención de la enfermedad
    Apenas un 3% de los presupuestos sanitarios se destina a la prevención, cuando las enfermedades no transmisibles, que a menudo pueden evitarse, representan hasta un 80% de los costes sanitarios. Una inversión proactiva en la promoción de estilos de vida sanos y combatir los principales factores de riesgo (el alcohol, el tabaco y la falta de actividad física) reduciría en gran medida la carga de las enfermedades no transmisibles, salvaría vidas y ahorraría dinero.

  • 2. Atención primaria sólida
    Uno de cada cuatro pacientes acude directamente al hospital en caso de problema de salud. El motivo es la falta de acceso a la atención primaria cuando se necesita, lo que ejerce auténtica presión sobre los hospitales. Facilitar a todos el acceso a una buena atención primaria y consagrar en ella la promoción de la salud y la prevención reduciría la carga sobre los cuidados de agudos.

  • 3. Asistencia integrada
    No es extraño que los pacientes tengan más de un problema de salud, sobre todo al envejecer. A menudo se ven obligados a navegar por el laberinto administrativo de los servicios sanitarios en busca de ayuda, cuando podrían recibir apoyo y orientación a través de la asistencia integrada. Los profesionales de la salud deben trabajar juntos, y las infraestructuras deben facilitárselo mucho más.

  • 4. Buena planificación y previsión proactiva del personal sanitario
    Para tener sistemas sanos, necesitamos un personal sano. Fortalecer el papel de la atención primaria, centrarse más en la prevención y la promoción e integrar los servicios de asistencia sanitaria son tareas que requerirán una planificación y previsión proactivas para que el personal sanitario pueda afrontar mejor futuros cambios.

  • 5. Datos sanitarios centrados en el paciente
    Más allá de su supervivencia o no, sabemos muy poco sobre los resultados para los pacientes. ¿Cómo dificulta una determinada enfermedad la actividad cotidiana de una persona? ¿Cómo mejoró un tratamiento su calidad de vida? Necesitamos más datos de salud centrados en las experiencias y los resultados de los pacientes. Las nuevas tecnologías pueden contribuir mucho a este objetivo.

¿Qué pasará ahora, cuando toca a su fin el primer ciclo del Estado de la salud en la UE?

Ahora los Estados miembros, a título voluntario, tendrán la oportunidad de dar el paso siguiente y reunirse con los expertos que elaboraron estos informes. Termina este ciclo, pero otro acaba de empezar. A medida que a lo largo de los dos próximos años se elaboren nuevos informes, tenemos la esperanza de que reflejen cada vez más los avances reales y los cambios en nuestra manera de pensar sobre salud, sobre todo al formular otras políticas.