Biocides

Aprobación de sustancias activas

De la evaluación de la sustancia activa previa a la aprobación para su uso en biocidas se encarga un país de la UE. Esta evaluación va seguida de una revisión inter pares en la que participan todos los países de la UE coordinados por la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) y que tiene lugar en el Comité de Biocidas. La ECHA emite un dictamen dirigido a la Comisión en el que indica si la sustancia activa en cuestión puede o no aprobarse.

Sobre la base de sus conclusiones, la Comisión decide si aprueba o no el uso de la sustancia activa en biocidas. Cuando se considera necesario para proteger la salud humana y animal o el medio ambiente, la aprobación puede incluir determinadas condiciones para garantizar que los riesgos detectados se aborden adecuadamente en el proceso de autorización del biocida.

Sustancias altamente preocupantes

El Reglamento recoge criterios para eliminar progresivamente el uso de las sustancias altamente preocupantes y garantizar que, con el tiempo, se recurra a mejores alternativas.

Entre estas sustancias se incluyen:

  • las clasificadas como carcinógenas de categoría 1A o 1B
  • las clasificadas como mutágenas de categoría 1A o 1B
  • las clasificadas como tóxicas para la reproducción de categoría 1A o 1B
  • las que son persistentes, bioacumulativas y tóxicas
  • las que son muy persistentes y muy bioacumulativas
  • los alteradores endocrinos.

Se ha creado un programa de revisión para examinar las sustancias activas que ya se comercializaban cuando la UE adoptó por primera vez legislación sobre biocidas, en 1998.

Decisiones de no aprobación

Cuando una sustancia no es aprobada en el marco del programa de revisión, los biocidas que contienen esa sustancia activa suelen retirarse del mercado en un plazo de 12 meses, a menos que las autoridades nacionales dispongan otra cosa.

Información de interés