Resistencia a los antimicrobianos

Acción de la UE en materia de resistencia a los antimicrobianos

La resistencia a los antimicrobianos —la capacidad de los microorganismos para resistir a los tratamientos antimicrobianos, especialmente a los antibióticos— tiene un impacto directo en la salud humana y animal y supone una pesada carga económica, debido al aumento del coste de los tratamientos y a la reducción de la productividad causada por la enfermedad. Según estimaciones, la resistencia a los antimicrobianos es responsable de unas 33 000 muertes al año en la UE. Asimismo, se calcula que la resistencia a los antimicrobianos cuesta a la UE 1 500 millones de euros al año en costes sanitarios y pérdidas de productividad.

La carta de mandato a la comisaria Stella Kyriakides recoge la necesidad de abordar el aumento o el retorno de enfermedades altamente infecciosas y destaca la urgencia de centrar la atención en la plena aplicación del Plan de Acción europeo «Una sola salud» contra la resistencia a los antimicrobianos para trabajar con los socios internacionales en defensa de un acuerdo mundial sobre el uso de antimicrobianos y el acceso a los mismos.

Plan de Acción de la UE contra la Resistencia a los Antimicrobianos

Plan de Acción de la UE «Una sola salud» contra la resistencia a los antimicrobianos

En junio de 2017, la Comisión Europea adoptó el Plan de Acción de la UE «Una sola salud» contra la resistencia a los antimicrobianos, tal como solicitaron los países de la UE en las Conclusiones del Consejo de 17 de junio de 2016. Se basa en el Plan de Acción de 2011 (véase más adelante), su evaluación, las observaciones recibidas sobre una hoja de ruta de la Comisión Europea sobre la resistencia a los antimicrobianos y una consulta pública abierta.

Los principales objetivos de este nuevo plan descansan sobre tres pilares fundamentales:

  1. Hacer de la UE una región modelo en materia de buenas prácticas

  2. Fomentar la investigación, el desarrollo y la innovación

  3. Configurar la agenda mundial

La Comisión también ha adoptado los primeros resultados del plan, por ejemplo las Directrices de la UE sobre la utilización prudente de los antimicrobianos en la salud humana (disponibles en todas las lenguas). Las directrices aspiran a reducir el uso indebido de antimicrobianos y a fomentar su utilización prudente. Se dirigen a todos los agentes responsables del uso de antimicrobianos o que desempeñan un papel en el mismo.

La Comisión Europea publica dos veces al año un informe de situación relativo al Plan de Acción de la UE sobre la resistencia a los antimicrobianos de 2017.

Desde la aplicación del Plan de Acción de la UE sobre la resistencia a los antimicrobianos de 2017, se han introducido importantes actualizaciones para reforzar aún más la respuesta de la UE, por ejemplo:

  • El 25 de noviembre de 2020, la Comisión adoptó la Estrategia Farmacéutica para Europa, que abordará varios retos de la resistencia a los antimicrobianos, entre ellos la falta de inversión en antimicrobianos y el uso inadecuado de los antibióticos. Además, la estrategia también abarcará acciones para mejorar la sensibilización de los profesionales sanitarios y de los ciudadanos europeos sobre la resistencia a los antimicrobianos.
  • En noviembre de 2020 se publicó la nueva Decisión de Ejecución (UE) 2020/1729 de la Comisión, sobre el seguimiento y la notificación de la resistencia a los antimicrobianos de las bacterias zoonóticas y comensales. Esta Decisión se basa en los dictámenes científicos más recientes y aborda problemas de aplicación conocidos, al tiempo que responde científicamente y garantiza la continuidad en la evaluación de las tendencias futuras en materia de resistencia a los antimicrobianos.
  • La Comisión Europea ha anunciado la creación de una nueva autoridad de la UE, denominada HERA (Autoridad para la Respuesta Sanitaria de Emergencia), que apoyará la capacidad y la preparación europeas para responder a las amenazas y emergencias transfronterizas, ya sean de origen natural o deliberado. La HERA colaborará con la industria, la ciencia, el mundo académico y las redes de organizaciones de investigación clínica con el objetivo de poner en marcha asociaciones público-privadas fructíferas.
  • Se ha presentado el programa EU4Health (2021-2027), que representa la respuesta de la UE a la COVID-19 y que ha tenido repercusiones importantes en el personal médico y sanitario, los pacientes y los sistemas sanitarios de Europa. Al invertir 5 100 millones de euros, este programa es el mayor programa de salud de la historia en términos monetarios; EU4Health proporciona financiación a los países, organizaciones sanitarias y ONG de la UE y atiende a prioridades sanitarias urgentes, reduciendo así el número de infecciones resistentes a los antimicrobianos y mejorando los índices de vacunación
  • En mayo de 2020, la Comisión Europea adoptó la Estrategia «De la Granja a la Mesa», una herramienta para ayudar a configurar la senda de la UE hacia unos sistemas alimentarios sostenibles. Su objetivo es reducir en un 50 % las ventas totales de antimicrobianos en la UE para animales de granja y acuicultura de aquí a 2030. La consecución de este objetivo se verá respaldada por la aplicación del Reglamento (UE) 2019/6 sobre medicamentos veterinarios y del Reglamento (UE) 2019/4 sobre piensos medicamentosos. Ambos prevén una amplia gama de medidas para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos y promover un uso más prudente y responsable de los antimicrobianos en animales.
  • Un mayor bienestar de los animales mejora la salud de los animales, reduce la necesidad de medicamentos y ayuda a preservar la biodiversidad. La Comisión revisará la legislación sobre bienestar animal para adaptarla a las pruebas científicas más recientes, ampliar su ámbito de aplicación, facilitar su ejecución y, en última instancia, garantizar un nivel más elevado de bienestar animal.
  • En marzo de 2019, la Comisión adoptó un enfoque estratégico en materia de productos farmacéuticos en el medio ambiente. El objetivo era abordar las implicaciones medioambientales de todas las fases del ciclo de vida de los productos farmacéuticos (tanto humanos como veterinarios), desde el diseño y la producción hasta su eliminación. Varias acciones del enfoque estratégico pretenden contribuir a los objetivos del Plan de Acción de la UE «Una sola salud» contra la resistencia a los antimicrobianos. 

Red de la UE sobre la resistencia a los antimicrobianos en el marco de «Una sola salud»

La Red de la UE sobre la resistencia a los antimicrobianos en el marco de «Una sola salud», presidida por la Comisión Europea, cuenta con la participación de expertos gubernamentales en sanidad humana y animal, las agencias científicas de la UE (ECDC, EMA y EFSA) y expertos de la Comisión. Esta red celebra reuniones dos veces al año en las que se proporciona a sus miembros una plataforma para presentar los planes de acción y estrategias nacionales y para mantenerse mutuamente informados de sus progresos, dar a conocer las mejores prácticas y debatir opciones políticas y formas de mejorar la cooperación y la coordinación.

En las reuniones de la Red «Una sola salud» se aplica una declaración de privacidad específica que proporciona información sobre el tratamiento y la protección de los datos personales.

Véase también: