Estadísticas sobre sociedad y economía digital - Hogares y particulares


Datos extraídos en marzo de 2018.

Actualización prevista del artículo: junio de 2019.

Datos destacados

En 2017, el porcentaje de hogares de la EU-28 sin acceso a internet había aumentado al 87 %, 32 puntos porcentuales más que en 2007.

El acceso a internet de banda ancha fue utilizado en 2017 por el 85 % del conjunto de hogares en la EU-28, lo que aproximadamente duplica el porcentaje registrado en 2007 (el 42 %).

En 2017, la proporción de personas de entre 16 y 74 años de edad en la EU-28 que pidieron o compraron bienes y servicios para uso privado a través de internet fue del 57 %.

Internet access of households, 2017


Este artículo presenta los datos estadísticos más recientes sobre diferentes aspectos de la sociedad de la información en la Unión Europea (UE), que se centran en la disponibilidad de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y su uso por parte de particulares y en los hogares.

Las TIC afectan a la vida cotidiana de los ciudadanos de muchas formas, tanto en el trabajo como en casa, por ejemplo, a la hora de comunicarse o comprar bienes o servicios por internet. Las políticas de la UE en este ámbito abarcan desde la regulación de sectores completos, como el comercio electrónico, hasta la protección de la privacidad de las personas. Por ello, son muchos los que consideran que el desarrollo de la sociedad de la información es fundamental para facilitar las condiciones necesarias para promover una economía moderna y competitiva.

Artículo completo

Acceso a internet

Las TIC se han convertido en un bien a disposición del público en general, tanto en términos de accesibilidad como de coste. En 2007 se superó un hito, cuando una mayoría (55 %) de los hogares en la EU-28 contaba con acceso a internet. Esta proporción siguió aumentando, hasta alcanzar tres cuartos en 2012 y cuatro quintos en 2014. En 2017, el porcentaje de hogares de la EU-28 con acceso a internet había aumentado al 87 %, 32 puntos porcentuales más que en 2007.

El acceso de banda ancha generalizado y asequible es uno de los medios para promover una sociedad informada y basada en el conocimiento. La banda ancha fue, en todos los Estados miembros de la UE y con diferencia, la forma más común de acceso a internet: en 2017, fue utilizada por el 85 % del conjunto de hogares en la EU-28, lo que aproximadamente duplica el porcentaje registrado en 2007 (el 42 %) — véase el gráfico 1.

Gráfico 1: Acceso a internet y conexiones de banda ancha de los hogares (EU-28), 2007-2017
(% del conjunto de hogares)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_in_h) y (isoc_ci_it_h)


En 2017, la mayor proporción (el 98 %) de hogares con acceso a internet se registró en los Países Bajos (véase el gráfico 2), mientras que ese mismo año Dinamarca, Luxemburgo, Suecia, Finlandia, el Reino Unido y Alemania también notificaron que al menos nueve de cada diez hogares tenían acceso a internet. La tasa más baja de acceso a internet en los Estados miembros de la UE se registró en Bulgaria (el 67 %). No obstante, Bulgaria (junto con República Checa, Italia, Chipre, Grecia, Portugal y España) registró una rápida expansión del porcentaje de hogares con acceso a internet, con aumentos dentro del intervalo de 16-18 puntos porcentuales entre 2012 y 2017. Como era de esperar, se registraron incrementos relativamente modestos en varios Estados miembros en los que prácticamente se había alcanzado el máximo nivel posible en 2012, como los Países Bajos, Luxemburgo y Dinamarca; este fue también el caso de Islandia y Noruega.

Gráfico 2: Acceso a internet de los hogares, 2012 y 2017
(% del conjunto de hogares)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_in_h)


El gráfico 3 muestra que existe en cierta medida una división entre las zonas urbanas y las zonas rurales en la EU-28 en términos de acceso a internet. Mientras que los hogares de las ciudades, las poblaciones presentan tasas de acceso comparativamente elevadas —el 90 % en ciudades y el 87 % en poblaciones y suburbios — el acceso a internet fue algo más bajo en las zonas rurales (82 %). En veintitrés Estados miembros de la UE, la proporción de hogares de las zonas rurales con acceso a internet era menor que las proporciones equivalentes de hogares en ciudades, poblaciones y suburbios. La división entre zonas rurales y los otros dos tipos de zona fue particularmente pronunciada en Grecia, Portugal, Bulgaria y Rumanía, todos ellos con un nivel global de acceso a internet inferior a la media de la EU-28. En Luxemburgo, la situación era la contraria a la pauta general, pues la proporción de hogares con acceso a internet en zonas rurales fue mayor que en ciudades, poblaciones o suburbios. En Estonia, aunque el acceso a internet era mayor en las ciudades, no se observaron diferencias en la proporción de hogares con acceso a internet en poblaciones y suburbios o en zonas rurales. En el Reino Unido, el porcentaje de hogares con acceso a internet fue casi idéntico en los tres diferentes grados de urbanización (un punto porcentual inferior en poblaciones y suburbios). En Bélgica, las poblaciones y los suburbios registraron el nivel más elevado de acceso a internet, mientras que el porcentaje de hogares en zonas urbanas y rurales fue idéntico. La excepción final fue Francia, donde el nivel más elevado de acceso a internet se registró en las ciudades, pero el más bajo se registró en poblaciones y suburbios (en comparación con las zonas rurales).

Gráfico 3: Acceso a internet de los hogares por grado de urbanización, 2017
(% del conjunto de hogares)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_in_h)

Uso de internet

A principios de 2017, más de cuatro quintas partes (84 %) de todos los particulares en la EU-28 de entre 16 y 74 años utilizaron internet (al menos una vez en los tres meses previos a la fecha de la encuesta). Al menos nueve de cada diez particulares en Dinamarca, Luxemburgo, Suecia, los Países Bajos, el Reino Unido, Finlandia y Alemania utilizaron internet durante los tres meses previos a la encuesta. En comparación, algo más de dos tercios de todas las personas de edades comprendidas entre los 16 y los 74 años utilizaron internet en Italia (71 %), Grecia (70 %) y Croacia (67 %), porcentaje que cayó al 64 % en Rumanía y al 63 % en Bulgaria.

El porcentaje de la población de la EU-28 que nunca había utilizado internet fue del 13 % en 2017 (un solo punto porcentual inferior al año anterior) y este porcentaje disminuyó a un tercio del nivel de 2007 (cuando era del 37 %).

En 2017, casi tres cuartas partes (72 %) de las personas de la EU-28 accedieron a internet diariamente (véase el gráfico 4) y un 8 % adicional utilizó internet al menos una vez a la semana (pero no a diario). Por tanto, un 80 % de ciudadanos fueron usuarios regulares (al menos semanalmente) de internet. El porcentaje de usuarios diarios de internet entre todos los usuarios de internet (los que habían utilizado internet en los tres meses anteriores) fue, por término medio, del 87 % en la EU-28 y osciló en los Estados miembros de la UE entre el 73 % en Rumanía y más del 90 % en ocho Estados miembros. El valor máximo fue un 96 % en Italia. Islandia (97 %) notificó un porcentaje aún más alto de usuarios diarios de internet entre todos los usuarios de internet.

Gráfico 4: Frecuencia de uso de internet, 2017
(% de particulares de entre 16 y 74 años)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_ifp_iu) y (isoc_ci_ifp_fu)


El gráfico 5 muestra el uso de internet móvil, es decir, el uso de internet fuera del hogar o delugar de trabajo mediante un ordenador portátil o un dispositivo de mano a través de conexiones de telefonía móvil o inalámbricas. El gráfico compara los datos correspondientes a 2012, cuando el 36 % de las personas de entre 16 y 74 años en la EU-28 utilizaron un dispositivo móvil para conectarse a internet, con datos de 2017, año en el que esta proporción había aumentado hasta un 65 %. Los dispositivos móviles más comunes para realizar las conexiones a internet fueron los teléfonos móviles (inteligentes), los ordenadores portátiles o las tabletas.

Los Países Bajos, Suecia, el Reino Unido, Dinamarca y Luxemburgo registraron la proporción más alta de uso de internet móvil en 2017: más de las cuatro quintas partes de las personas de entre 16 y 74 años de edad utilizaron internet desde un dispositivo móvil, llegando hasta el 87 % en los Países Bajos y Suecia; también se registró un porcentaje equivalente (87 %) en Noruega. En comparación, entre el 50 % y el 60 % de las personas entre 16 y 74 años en Croacia, Rumanía, Grecia, Lituania, Bulgaria, Letonia, Portugal y Chequia utilizaron internet fuera del hogar o del trabajo y esta proporción disminuyó al 40 % en Polonia y al 32 % en Italia.

Gráfico 5: Utilización individual de un ordenador portátil o un dispositivo de mano para acceder a internet fuera del hogar o del lugar de trabajo, 2012 y 2017
(% de particulares de entre 16 y 74 años)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_im_i)


Una de las actividades en línea más comunes en la EU-28 en 2017 fue la participación en las redes sociales (véase el gráfico 6). Más de la mitad (54 %) de las personas de entre 16 y 74 años de edad utilizó internet para participar en las redes sociales, por ejemplo, a través de Facebook o Twitter. Entre el 70 % y el 75 % de las personas en Malta, el Reino Unido, Suecia, Bélgica y Dinamarca utilizaron sitios web de redes sociales, proporción que alcanzó el valor máximo con un 75 % en Dinamarca, mientras que alcanzó cifras considerablemente más altas en Islandia (89 %) y Noruega (83 %). Al otro extremo de la escala, hubo tres Estados miembros de la UE en los que como mucho el 45 % de las personas utilizaron estos sitios: Eslovenia (45 %), Francia (43 %) e Italia (43 %).

Gráfico 6: Utilización individual de internet para participar en las redes sociales, 2017
(% de particulares de entre 16 y 74 años)
Fuente: Eurostat (isoc_bde15cua)

Privacidad y protección de la identidad personal

Pueden comprobarse disparidades entre los Estados miembros de la UE en la forma en que los usuarios de internet obtuvieron acceso a sus datos personales en 2016 a través de internet. Más de un cuarto (28 %) de los usuarios de internet de la EU-28 no facilitaron datos personales a través de internet, un intervalo que oscilaba desde tan solo el 8 % en Luxemburgo a la mitad o más en Bulgaria, Portugal y Rumanía (véase el gráfico 7). Como tales, más del 70 % de los usuarios de internet de la EU-28 facilitaron algún tipo de datos personales por internet, muchos de ellos emprendiendo distintas acciones para controlar el acceso a sus datos personales en internet. Casi la mitad (46 %) de todos los usuarios de internet se negaron a permitir el uso de datos personales con fines publicitarios y dos quintos (40 %) limitaron el acceso a su perfil o contenidos en las redes sociales. Además, más de un tercio (37 %) de los usuarios de internet leyó las políticas de privacidad antes de facilitar sus datos personales, mientras que casi un tercio (31 %) restringió el acceso a su localización geográfica.

Gráfico 7: Proporción de particulares que no facilitaron datos personales a través de internet, 2016
(% de particulares que usaron internet en el último año)
Fuente: Eurostat (isoc_cisci_prv)


En 2016, el 71 % de las personas entre 16 y 74 años en la EU-28 que habían utilizado internet en los doce meses anteriores sabían que las cookies pueden utilizarse para hacer un seguimiento de las actividades en línea de las personas. El conocimiento sobre esta cuestión era ligeramente más elevado (74 %) entre los usuarios más jóvenes (entre los 16 y los 24 años de edad) y más bajo (64 %) entre los usuarios de mayor edad (entre los 55 y los 74 años de edad). Poco más de un tercio (35 %) de los usuarios entre los 16 y los 74 años de edad notificaron que habían modificado la configuración de su navegador de internet para evitar o limitar el uso de las cookies (véase el gráfico 8).

Entre los Estados miembros de la UE, los usuarios de internet en los Países Bajos (89 %), Alemania y Finlandia (ambos el 85 %) eran los que más conocimientos mostraban sobre la posibilidad de uso de las cookies para realizar el seguimiento de sus actividades en internet. Este conocimiento también demostró ser elevado en Dinamarca (81 %), Croacia (78 %), Italia (77 %), Luxemburgo y Austria (ambos el 76 %). Por el contrario, menos de la mitad de los usuarios de internet eran conocedores de ello en Rumanía (38 %), Letonia (47 %) y Chipre (48 %); también en Turquía y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ambos el 30 %) se notificó un nivel bajo de conocimientos a este respecto. La proporción de usuarios de internet que habían modificado la configuración de su navegador de internet para evitar o limitar el uso de las cookies superó la mitad (54 %) en solo un Estado miembro, Luxemburgo. En cambio, menos de una quinta parte de los usuarios de internet habían tomado esta medida en Chequia, Rumanía, Bulgaria, Chipre y Letonia, así como en Turquía.

Gráfico 8: Uso de cookies y configuración del navegador, 2016
(% de particulares que usaron internet en el último año)
Fuente: Eurostat (isoc_cisci_prv)

Pedido o compra de bienes y servicios

La proporción de personas de entre 16 y 74 años de edad en la EU-28 que pidieron o compraron bienes y servicios para uso privado a través de internet siguió aumentando: en 2017, alcanzó el 57 %, lo que implica un incremento de 13 puntos porcentuales en comparación con 2012 (véase el gráfico 9). Tres cuartas partes o más de los particulares en Alemania y los Países Bajos solicitaron o compraron bienes o servicios a través de internet en 2017 y este porcentaje alcanzó al menos cuatro quintas partes en Luxemburgo, Dinamarca (ambos 80 %), Suecia (81 %) y el Reino Unido (82 %). En cambio, esta proporción fue inferior al 30 % en Croacia e inferior al 20 % en Bulgaria y Rumanía.

Exceptuando los cuatro Estados miembros de la UE que notificaron una interrupción en la serie (Estonia, Letonia, Rumanía y Suecia), el mayor aumento en la proporción de particulares que pidieron o compraron bienes o servicios por internet entre 2002 y 2017 se observó en Chequia (hasta 24 puntos porcentuales), seguida de España (hasta 20 puntos). Como era de esperar, algunos de los incrementos más reducidos (hasta 6 o 7 puntos porcentuales) se observaron en Dinamarca y Finlandia, donde los porcentajes de particulares que piden o compran bienes o servicios por internet ya eran relativamente elevados en comparación con otros Estados miembros; este fue también el caso de Noruega. En cualquier caso, el porcentaje de particulares que pidieron bienes o servicios por internet también aumentó a un ritmo relativamente modesto en Irlanda (7 puntos) y Croacia (6 puntos).

Gráfico 9: Particulares que encargaron bienes o servicios por internet para uso privado en los doce meses anteriores a la encuesta, 2012-2017
(% de particulares de entre 16 y 74 años)
Fuente: Eurostat (isoc_ec_ibuy)

Servicios solicitados de otros particulares a través de internet

En 2017, el porcentaje de particulares (de entre 16 y 74 años) en la EU-28 que utilizaron cualquier sitio web o aplicación para buscar alojamiento a través de otra persona (particular) durante los doce meses anteriores fue del 18 %. Esta proporción osciló desde un valor máximo del 34 % en el Reino Unido y al menos una quinta parte del total en Luxemburgo, Irlanda, Malta y los Países Bajos, hasta menos de una de cada diez personas en diez de los Estados miembros de la UE, con los porcentajes más bajos registrados en Croacia (7 %), Portugal y Rumanía (ambos 6 %), Chequia (5 %) y Chipre (4 %). La reserva de alojamiento en línea de otros particulares fue más frecuente entre las personas de mediana edad (de entre 25 y 54 años) que entre las generaciones más jóvenes (entre 16 y 24 años) o las de mayor edad (entre 55 y 74 años). La mayoría de estos servicios se solicitaron a través de sitios web o aplicaciones especializados, que actúan como intermediarios y permiten que los particulares compartan el acceso a servicios de alojamiento. Algunos ejemplos son Airbnb, Lovehomeswap o Couchsurfing.

Gráfico 10: Particulares que utilizaron cualquiera de los sitios web o de las aplicaciones para buscar alojamiento de otro particular en los doce meses anteriores a la encuesta, 2017
(% de particulares de entre 16 y 74 años)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_ce_i)


Se presenta un análisis similar en el gráfico 11, que muestra el porcentaje de particulares que utilizaron uno de los sitios web o una de las aplicaciones para organizar un servicio de transporte con otro particular. Este tipo de servicio fue generalmente menos frecuente que la búsqueda de alojamiento, pero una vez más se llevó a cabo mediante sitios web y aplicaciones especializados (por ejemplo, Liftshare, Uberpool o Wundercar); el uso medio que hicieron los particulares (de entre 16 y 74 años) de estos tipos de servicio en la EU-28 fue del 8 %. Entre los Estados miembros de la UE, el porcentaje de particulares que utilizaron uno de los sitios web o una de las aplicaciones para organizar un servicio de transporte en 2017 alcanzó el máximo en el Reino Unido (27 %), mientras que Estonia fue el único otro Estado miembro que registró una proporción de al menos una quinta parte. Era frecuente que menos de uno de cada diez particulares utilizara un sitio web o una aplicación para organizar un servicio de transporte; efectivamente, esta situación se observó en veintidós de los veintisiete Estados miembros de los que se dispone de datos. Las reservas en línea de transporte con otros particulares fueron más frecuentes entre las generaciones más jóvenes (entre 16 y 24 años) que entre las personas mayores.

Gráfico 11: Particulares que utilizaron cualquiera de los sitios web o las aplicaciones para organizar un servicio de transporte con otro particular en los doce meses anteriores a la encuesta, 2017
(% de particulares de entre 16 y 74 años)
Fuente: Eurostat (isoc_ci_ce_i)

Datos de las tablas y de los gráficos (MS Excel)

Fuentes de datos

Los rápidos cambios tecnológicos en los ámbitos relacionados con internet y otras nuevas aplicaciones de las TIC suponen retos para la estadística. El grado de evolución en este ámbito ha sido considerable y los instrumentos estadísticos se han adaptado para satisfacer las nuevas demandas de datos. De hecho, las estadísticas en este ámbito se reevalúan anualmente, con objeto de responder a las necesidades de los usuarios y reflejar la rapidez de los cambios.

Este enfoque aparece reflejado en la encuesta sobre el uso de las TIC por los hogares y los particulares de Eurostat. Esta encuesta anual se utiliza para establecer referencias en relación con la evolución impulsada por las TIC mediante el seguimiento de la progresión de variables fundamentales a lo largo del tiempo y el examen en mayor profundidad de otros aspectos en un momento concreto. Aunque inicialmente la encuesta se centraba en asuntos relacionados con el acceso y la conectividad, su cobertura ha ido ampliándose posteriormente hasta cubrir toda una serie de aspectos (por ejemplo, la administración electrónica y el comercio electrónico) y análisis socioeconómicos (como la diversidad regional, las especificidades de género, las diferencias de edad, la educación y la situación laboral). El ámbito de la encuesta relativa a las distintas tecnologías también se ha adaptado para cubrir nuevos grupos de productos y formas de suministro de las tecnologías de la comunicación a los consumidores finales (como introducir nuevas preguntas sobre servicios en línea de transporte o alojamiento entre pares en 2017).

El periodo de referencia de la encuesta sobre el uso de las TIC en hogares y por particulares es, en la mayoría de los casos, el primer trimestre de cada año; en la mayoría de los países la encuesta se lleva a cabo en el segundo trimestre. Cabe destacar que el módulo sobre privacidad y protección de la identidad personal formaron parte de la encuesta de 2016 (pero no se repitieron en 2017).

Alcance y definiciones

La encuesta sobre las TIC en los hogares se refiere a los hogares con al menos un miembro en el grupo de edad de 16 a 74 años. El acceso a internet de los hogares se refiere al porcentaje de hogares con acceso a internet, de modo que cualquier persona del hogar lo pueda utilizar si así lo desea, aunque sea solo para enviar un correo electrónico.

Los usuarios de internet se definen como los particulares de edades comprendidas entre los 16 y los 74 años que habían utilizado internet en los tres meses anteriores a la encuesta. Los usuarios habituales de internet son los particulares que utilizaron internet, por término medio, al menos una vez a la semana en los tres meses anteriores a la encuesta.

Las tecnologías más comúnmente utilizadas para acceder a internet incluyen la banda ancha y el acceso por conmutación en línea telefónica normal o RDSI. La banda ancha incluye las líneas digitales de abonados (DSL) y utiliza tecnología de transmisión de datos a altas velocidades. Las líneas de banda ancha se definen como aquellas con una capacidad mayor que la RDSI, lo que equivale a una capacidad igual o superior a 144 kbit/s. Los dispositivos populares para acceder a internet en casa son los ordenadores fijos y los portátiles, aunque recientemente se ha producido una expansión en otras tecnologías con conexión a internet.

El uso de internet móvil se define como el uso de internet fuera de casa o del lugar de trabajo en ordenadores portátiles o dispositivos de mano a través de redes de telefonía móvil o de conexiones inalámbricas.

Los pedidos de bienes y servicios por particulares hacen referencia a los doce meses anteriores a la encuesta; se incluyen las reservas confirmadas relativas a alojamientos o viajes, las adquisiciones de inversiones financieras; los servicios de telecomunicaciones, los videojuegos o el software, así como los servicios de información de internet pagados directamente. No se incluyen los bienes y servicios que se obtienen gratuitamente por internet. Se excluyen asimismo los pedidos realizados manualmente por correo electrónico, SMS o MMS.

Contexto

En mayo de 2015, la Comisión Europea adoptó una estrategia para el mercado único digital (COM(2015) 192 final) como una de sus diez principales prioridades políticas. La estrategia incluía dieciséis iniciativas que abarcaban tres pilares amplios: fomentar un mejor acceso a bienes y servicios a través de internet por todo el territorio europeo; diseñar un entorno propicio al desarrollo de redes y servicios digitales; velar por que la economía y la industria europeas se beneficien plenamente de la economía digital como un posible motor de crecimiento. En el Programa de Trabajo de la Comisión para 2017 Realizar una Europa que proteja, capacite y vele por la seguridad (COM(2016) 710), la Comisión Europea proponía avanzar rápidamente en las propuestas ya presentadas y revisar los avances logrados de cara a la finalización del mercado único digital.

Las tecnologías de banda ancha se consideran importantes para cuantificar el acceso y el uso de internet, ya que ofrecen a los usuarios la posibilidad de trasferir rápidamente un gran volumen de datos y mantener líneas de acceso abiertas. De hecho, la adopción de la alta velocidad y la banda ancha ultrarrápida se consideran indicadores clave en el ámbito de la elaboración de políticas sobre las TIC. Mientras que las líneas digitales de abonados (DSL) siguen siendo la principal forma de suministro de tecnología de banda ancha en la UE, las alternativas como el uso del cable, los satélites, la fibra óptica y los bucles locales inalámbricos son cada vez más habituales.

La Comisión Europea trabaja en la actualidad en varias iniciativas para impulsar las capacidades relacionadas con las TIC entre la mano de obra, en el marco de una acción más amplia de mejora de las capacidades, anticipación de la demanda de capacidades y mejora de la adecuación entre demanda y oferta de capacidades. Para incrementar la oferta de especialistas en las TIC, la Comisión Europea ha puesto en marcha una Gran Coalición para el Empleo Digital, una asociación en la UE que pretende utilizar los fondos europeos estructurales y de inversión para aliviar las dificultades relacionadas con la contratación de especialistas en las TIC.

El 10 de junio de 2016, la Comisión Europea aprobó una nueva Agenda de capacidades para Europa que persigue el objetivo de promover diversas acciones para garantizar que se pone la formación adecuada, las capacidades adecuadas y el apoyo adecuado a disposición de la población de la UE para que pueda equiparse con las capacidades necesarias en un entorno de trabajo moderno, incluido el fomento de las capacidades digitales.

Acceso directo a
Otros artículos
Tablas
Base de datos
Sección temática
Publicaciones
Metodología
Legislación
Visualizaciones
Enlaces externos







Uso de las TIC en el hogar y por los particulares (t_isoc_i)


Uso de las TIC en el hogar y por los particulares (isoc_i)
Conexión a internet y uso de ordenadores (isoc_ici)
Hogares — nivel de acceso a internet (isoc_ci_in_h)
Hogares — tipo de conexión a internet (isoc_ci_it_h)
Particulares — Acceso a internet móvil (isoc_ci_im_i)
Uso de internet (isoc_iiu)
Particulares — Uso de internet (isoc_ci_ifp_iu)
Particulares — frecuencia de uso de internet (isoc_ci_ifp_fu)
Particulares - economía colaborativa (isoc_ci_ce_i)
Comercio electrónico (isoc_iec)
Compras en internet de particulares (isoc_ec_ibuy)
Confianza en las TIC, seguridad y privacidad (isoc_ci_sci)
Privacidad y protección de los datos personales (isoc_cisci_prv)