Por una sociedad costarricense incluyente: promoviendo la protección de las personas LGBTI en un contexto de privación de libertad

Por una sociedad costarricense incluyente: promoviendo la protección de las personas LGBTI en un contexto de privación de libertad

Apuntamos a desmontar los estereotipos que persisten y desencadenan la violencia y discriminación por orientación sexual y/o identidad de género, especialmente en relación a personas privadas de libertad. Esto contribuye a que el Estado garantice a todos sus derechos como ciudadanos/as, impulsando una visión en la que los centros penitenciarios son espacios de inserción social.

Marcela Martino, sub directora del programa para Centroamérica y México, Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

CONTEXT

El ámbito penitenciario costarricense se encuentra en una difícil situación ante el crecimiento de la población privada de libertad. Costa Rica presenta uno de los índices más altos de encarcelamiento de América Latina: en 2013 de cada 100 mil habitantes 359 estaban detenidos. El hacinamiento carcelario provoca problemas de convivencia y favorece la violencia intracarcelaria y contra la comunidad LGBTI. El proyecto se implementa en el marco de los esfuerzos por parte del gobierno para incidir en materia de igualdad y no discriminación a favor de la diversidad sexual.

OBJECTIVES

  • Promover la protección de los derechos humanos (DH) de las personas LGBTI privadas de libertad, contribuyendo a disminuir prácticas discriminatorias en su contra.

RESULTS

  • El Ministerio de Justicia y Paz de Costa Rica se declaró “espacio libre de discriminación por la orientación sexual e identidad de género”.
  • Se avanzó en una recopilación de estándares internacionales de Derechos Humanos de personas del colectivo LGTBI privadas de libertad que mejorará la capacidad del Estado de aplicar dichas regulaciones.
  • La recopilación se condensará en un protocolo de actuación, que, se espera que a su vez se traduzca en códigos y reglamentos de conducta y acompañamiento a las personas privadas de libertad.
  • Se diagnosticó la situación en que se encuentran las personas de la comunidad LGTBI privadas de libertad en Costa Rica.
  • Personas privadas de libertad han sido capacitadas para identificar el impacto de la discriminación en sus vidas y conocer sus derechos.

FACTS AND FIGURES

  • 153 personas participaron en consultas para diagnosticar la situación al interior de los centros de privación de libertad.
  • Se capacitó a un total de 52 personas privadas de libertad en 4 centros de privación de libertad.
  • Se proyecta capacitar a 100 funcionarios/as penitenciarios/as y el 80% de jueces/as de ejecución de la pena del país.

PARTNERS

TESTIMONY

Marco Feoli, viceministro de Justicia y Paz de Costa Rica

“Este proyecto contribuye a desarmar algunas cosas al interior de una institución que tiene sus particularidades y que atiende a una población que es muy diversa. Históricamente, el sistema penitenciario no ha tenido demasiado acierto a la hora de dar tratamiento diferenciado en función de las distintas poblaciones. Entonces, en el marco de una sociedad que busca generar el reconocimiento de derechos, el tema de las personas LGTBI era para nosotros una prioridad, no solamente a lo interno de la institución, sino que también respecto de la atención que dan los funcionarios. Respecto de cuál es la respuesta que estamos dando para evitar que al interior de estos centros se reproduzcan los prejuicios y desigualdades que existen sobre la población sexualmente diversa, estamos en una etapa en la que la última versión del protocolo de actuación fue entregada hace unos días. Es una etapa en la que el tema ha sido puesto arriba de la mesa, y eso es importante. Seguirá siendo insuficiente hasta que podamos articular el protocolo. Eso pasa por un proceso de formación, de acompañamiento de los funcionarios, para que no reproduzcan los patrones, estereotipos y los estigmas de una sociedad patriarcalizada al interior del sistema penitenciario. Aún es insuficiente, pero vamos por el camino correcto. El haber generado este espacio alertó sobre otras cosas que nosotros podíamos hacer, como por ejemplo, la decisión de pasar a la población trans a los centros que se identifiquen mejor con su expresión/identidad de género. También ha habido cursos de formación, charlas y eventos puntuales de acompañamiento de la población LGTB, así como también de la labor que hacen los funcionarios. Es interesante, porque uno piensa que los cambios culturales preceden a los cambios jurídicos y a veces, no necesariamente es así; que son los cambios jurídicos los que empujan los culturales. De todas maneras, esto debe ir de la mano de un cambio cultural, pero si se logra montar estructuras fuertes, que sean vigilantes y que empujen estos cambios, creo que hace más difícil volver atrás”.