Novedades del portal

Prácticas en empresas: qué hacer y qué evitar

¿Se acaba de graduar y está repasando una y otra vez los anuncios de empleo para dar el primer paso hacia una carrera de éxito? ¿Le preocupa no tener la experiencia necesaria para empezar? Las prácticas en el extranjero pueden ser la solución.  
 
El encontrar empleo puede ser un reto en el mejor de los casos, pero sobre todo cuando uno acaba de graduarse y carece de experiencia. Para conseguir un empleo se precisa experiencia, y para tener ésta hace falta un empleo… Solución: las prácticas.
 
Las prácticas en empresas pueden ofrecerle exactamente lo que están buscando los directivos de las empresas europeas, a saber, confianza, trabajo en equipo, automotivación, trabajo en red y aptitudes de presentación, sin olvidar –claro está- la experiencia. Pueden ofrecerle una útil oportunidad de trabajar en red y asegurarle que su CV no tenga “huecos” indeseados. Todos los instrumentos para ayudarle a subir los primeros peldaños en la escala del mercado de trabajo.
 
Son muchas las organizaciones que ofrecen prácticas para recién graduados. Si lo que busca es tener algo de experiencia en el extranjero, la página web
Eurodissée (Eurodisea; lea nuestro artículo: Dos opciones para iniciar tu experiencia en Europa) contiene algunas oportunidades de empleo y prácticas para jóvenes de 18 a 30 años, por períodos comprendidos entre tres y siete meses. Y, por supuesto, siempre puede ponerse en contacto con su consejero EURES local.
 
Pero espere: antes de aceptar un trabajo en prácticas, hay que tener en cuenta ciertas cosas. Aunque las prácticas pueden tener beneficios obvios, a menudo no está el lucro económico entre ellos. Si bien muchas empresas consideran las prácticas como una manera de encontrar y contratar talentos nuevos, otras pueden no ser tan obsequiosas. Algunas experiencias de prácticas pueden dejar en los jóvenes una sensación de haber sido mal pagados (o impagados sin más), haber trabajado en exceso o, incluso, de haber sido explotados. “Cuando están bien equilibradas, las prácticas pueden ser una relación profesional perfecta –una situación de beneficio para todos. Pero cuidado con las empresas que le consideran sólo como “un par de manos extra”. Su meta debe ser aprender cosas nuevas y mejorar las que ya sabe. Si esto no pasa, las prácticas no son útiles”,–dice Diane Carvalho de Eurodyssée.
Pero no se desanime ante las empresas sin escrúpulos… Las prácticas pueden ser una experiencia enriquecedora que puede darle un primer estímulo. Sólo tiene que hacer algunos preparativos previos, antes de aceptar unas prácticas. La siguiente lista puede ayudarle a hacer una elección correcta:
 
Qué hacer y evitar a la hora de buscar unas prácticas
 
QUÉ HACER:
-       Mantener una actitud abierta al solicitar prácticas y echar las redes lo más lejos que se pueda, para obtener el mayor número de ofertas posible.
-       Investigar un poco sobre la empresa/organización a la que opta, para asegurarse de haber hecho una buena elección.
-       asegurarse de que la carta de motivación y el CV son relevantes para la empresa.
-       averiguar si la empresa tiene una política de contratar a los trabajadores en prácticas al final de éstas.
-       Fijar metas claras con el empresario para asegurarse de sacar el mayor provecho de su experiencia.
 
QUÉ EVITAR:
 
-       Centrarse solo en un país –en otros países puede haber más oportunidades en su campo.
-       Desanimarse en razón de la lengua o cultura. Es más fácil de lo que parece.
-       Seguir un plan rígido; es mejor ser flexible y adaptarse a lo que hay.
-       Desanimarse ante los fracasos –antes de recibir una oferta, hay que enviar muchas solicitudes.
-       Sólo interesarse por empresas multinacionales; las empresas de tamaño intermedio o pequeño también pueden ofrecer prácticas.
 
 
Más información:
Visite la página Web Eurodisea para obtener más información.
 
 
 
Buscar un empleo en la Base de datos de empleo EURES

« Volver