Novedades del portal

Cómo aprender un nuevo idioma brinda nuevas oportunidades

Las islas Åland, situadas en el Mar Báltico, son una región de Finlandia en las que se habla principalmente sueco. El archipiélago goza de una tasa de paro relativamente baja y una economía saludable, lo que significa que siempre hay trabajo para personas cualificadas provenientes de otros países de Europa que buscan trabajo.

Suzanne Sjölund, consejera EURES en las islas Åland decidió aprovechar esta situación y ponerse en contacto con Rainer Schwenke, jefe de Schwedenkontor (www. schwedenkontor.de), a través de un colega de EURES en Suecia. Schwedenkontor es una academia de idiomas con sede en Greifswald (Alemania) que trabaja en estrecha colaboración con la oficina pública local de empleo. Especializada en idiomas escandinavos, el objetivo de la academia es enviar a Suecia (o a zonas en las que se habla sueco), Noruega y Dinamarca a desempleados alemanes cualificados que buscan trabajo.

La tasa de paro en la región de Greifswald es bastante alta por lo que resulta necesario buscar oportunidades para quienes buscan trabajo. El plan consistía en que Schwedenkontor encontraría a alemanes que buscan trabajo y están dispuestos a aprender sueco, y EURES empleadores en las islas Åland que quisieran ofrecer prácticas de hasta seis semanas con la perspectiva de un contrato a largo plazo. De esta forma, quienes buscan trabajo tendrán la oportunidad de adquirir experiencia práctica y mejorar sus conocimientos de sueco mientras que los empleadores se beneficiarán de tener empleados alemanes motivados y cualificados. La única condición era que los empleadores debían ofrecer alojamiento para facilitar el traslado de los trabajadores.

Al comienzo de la cooperación Schwenke recibió una invitación para visitar las islas Åland y conocer a Suzanne y a 20 empleadores. Suzanne nos explica que sólo se invitó a los empleadores que necesitaban personal, y que, por lo tanto, podían ofrecer contratos indefinido. «Queríamos asegurarnos de que no se iba a abusar de quienes buscan trabajo», nos explica. «Por supuesto, en último término siempre es el empleador quien, una vez terminadas las prácticas, decide si ofrecer a la persona en cuestión un contrato indefinido o no».

Al principio, participaron en esta iniciativa seis empleadores que ofrecían puestos de lo más dispares: desde camioneros, pasando por fontaneros hasta mecánicos. Concluidas las prácticas, cinco participantes recibieron otras tantas ofertas de trabajo y cuatro se quedaron a vivir en las islas. Desde entonces, más empleadores han decidido participar en la iniciativa y la cooperación con Schwedenkontor aún continúa. Huelga decir que los cuatro aprendices del principio han corrido la voz ya que varias personas que buscan trabajo se han puesto en contacto directamente con Suzanne para informarse de las oportunidades laborales que ofrecen las islas. En unos años, entre ocho y diez trabajadores alemanes en paro han encontrado trabajo en las islas Åland gracias a esta iniciativa de cooperación.

« Volver