Novedades del portal


Leonardo, EURES y yo: una asociación perfecta

Julia Rozet, de 28 años, francesa, asistió a la Jornada Europea del Empleo celebrada en su localidad, Burdeos, en 2007, sin tener claro lo que estaba buscando, pero en busca de una oportunidad para vivir otra cultura, con un marco laboral diferente. Siempre le había atraído la cultura española, así que cuando supo de un proyecto Leonardo da Vinci en un centro de investigación cultural en Sevilla, España, le pareció perfecto. La Comisión Europea estableció el proyecto Leonardo con el objetivo de fomentar oportunidades internacionales en el ámbito de la formación profesional; los proyectos abarcan iniciativas desde en pequeñas empresas particulares hasta en grandes conglomerados internacionales.

Con su Master en promoción del patrimonio y desarrollo local, y sus tres años de experiencia profesional en este campo, Julia encajaba perfectamente con el perfil deseado, y no tardó en presentar su candidatura: que fue aceptada. «Cuando se me ofreció esta oportunidad, la acepté con los brazos abiertos,» exclama. «Creo que me seleccionaron por mi historial académico y profesional, por una parte, pero también por mi flexibilidad: sé adaptarme rápidamente a nuevas situaciones y estaba preparada para aceptar un reto nuevo, diferente.»

Julia vivió en Sevilla durante el programa Leonardo entre enero y mayo de 2008, pero la aventura no acabó ahí. Volvió a España en junio, en busca de un empleo más estable, y le ofrecieron un nuevo proyecto en la empresa para la que había trabajado anteriormente. Julia permanecerá colaborando con el equipo de la empresa hasta finales de noviembre, investigando el patrimonio industrial de Andalucía, y trabajando en proyectos especializados en algunos museos de Sevilla.

Por ejemplo, actualmente trabaja en un programa organizado por el museo arqueológico destinado a los niños, y que pretende enseñarles cómo era la vida en época romana, implicándoles con objetos arqueológicos de la vida cotidiana. «No creo que todo el mundo quisiera estar en mi situación, siempre con contratos temporales, pero realmente disfruto de mi trabajo - y me viene bien mientras decido cuáles son los pasos que quiero dar a continuación en el ámbito profesional.» Decida lo que decida, Julia no tiene dudas de que su deseo es quedarse en España, y sabe que su Consejero EURES, Catherine Galharret, estará ahí para ayudarla a responder a toda duda que pueda presentársele.

Sevilla ha ofrecido a Julia una combinación de experiencias: además del trabajo interesante se ha implicado en la rica cultura local, y guarda buenos recuerdos de su experiencia en La Feria de Sevilla, donde lució el traje tradicional y aprendió a bailar sevillanas. También ha tenido ocasión de mejorar su español y de hacer muchos amigos de todo el mundo. «Aprendí español en el colegio y creo que me sedujo la cultura antes incluso de instalarme allí. En 2007, asistí a un curso de idiomas en el Instituto Cervantes, por lo que ya tenía una base sólida para cuando llegué aquí.»

«Pero esta es sólo mi historia; quizá inspire a otros a vivir las suyas propias. Todo el mundo alberga sus propios miedos y esperanzas al enfrentarse a un cambio de tal envergadura, pero yo estoy realmente contenta de haber aprovechado esta oportunidad: ha superado mis expectativas, que ya eran elevadas de por sí.»

« Volver